En Betania se reducirá la piscicultura

Se haría un nuevo aforo del embalse, mientras que se trasladará una parte a estanques en tierra.

Se estableció un plazo de 6 meses para retirar la infraestructura excedente de cada piscícola.

Archivo particular

Se estableció un plazo de 6 meses para retirar la infraestructura excedente de cada piscícola.

Empresas
POR:
mayo 24 de 2015 - 11:52 p.m.
2015-05-24

Tras una nueva inspección realizada a las explotaciones acuícolas de la represa de Betania (Huila) en la que se verificó que reducción en la mortalidad de peces, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) levantó la restricción que prohibía la siembra de alevinos (peces en su estado joven) en la represa.

La medida, que en su momento suspendía la siembra de alevinos en los recintos de jaulas y jaulones en la represa, fue adoptada como medida de salubridad ante la presencia de una bacteria que tenía infestada una gran parte de los aparejos utilizados en las labores.

Ahora, tras al levante de las restricción, la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap) pidió a los empresarios comenzar a trasladar parte de su producción a estanques en tierra, proceso que deberá hacerse en tres meses

Entre las razones, indicó Otto Polanco, director de la Aunap, está la sobrecarga que ha tenido Betania en los últimos años, pues –al parecer en un acto irresponsable– los empresarios no respetaron el límite de 22.000 toneladas de producción anual de carne y se llegó a más de 57.000 toneladas.

Ahora, se ha comentado extraoficialmente, que el volumen podría ser mayor al reportado, lo que ocasionó un daño ambiental que solo se reparará con la restricción a las 22.000 toneladas anotadas.

Sin embargo, este volumen de producción será motivo de estudio por parte de una consultoría externa que hará las evaluaciones del caso y dará una nueva cifra de capacidad.

Otra de las exigencias de la autoridad será el cambio de los diferentes aparejos utilizados, pues, al parecer, no se les dio mantenimiento, lo que ocasionó la proliferación de la bacteria.

Para esto, están evaluándose cuáles son los materiales y nuevos insumos que deban utilizarse para las labores.

En las zonas aledañas a Betania se supo que los afectados no están de acuerdo con las medidas tomadas por la Aunap, en beneficio de la acuicultura y del cuerpo de agua, por lo que estarían gestando un paro o manifestación en contra de las disposiciones.

Al ser consultado acerca de esto, Polanco indicó que su trabajo consiste en hacer cumplir las leyes que sobre acuicultura y pesca extractiva existen en Colombia, por lo que prefiere sujetarse a la ley antes que ser tolerante con el daño ambiental evidente que se causó en la represa.

Vale la pena señalar que los mismos piscicultores destacaron las labores de prevención y control que tomaron las autoridades.

“El levantamiento de la veda es un alivio, no solo para los cultivadores sino para toda la cadena.

“Por lo menos 700 familias que dependen de esta industria estaban al borde de la crisis”, dijo Efrén Tovar, presidente de Asopishuila.

“La crisis dejó lecciones; la primera, la naturaleza reaccionó ante los desmanes. La superproducción fue una de las causas, además de otros factores, que crearon las condiciones para que la bacteria pudiera propagarse”, concluyó el dirigente gremial.

Acerca del tema, el Director de la Aunap indicó que este daño ambiental fue culpa de todos los actores de la cadena piscícola, desde las propias autoridades hasta los 76 empresarios que tienen sus permisos para el uso del cuerpo de agua.

El asunto del daño es de tal gravedad que llamó la atención de la Procuraduría General de la Nación, entidad de control que está vigilando los 57 procesos abiertos por las autoridades a los piscicultores; incluso, la Fiscalía General de la Nación también los estudia, analizando la posibilidad de demandas penales.

Por ahora, no se reveló cuándo se sabrá de las sanciones, pero los procesos, al parecer, están en su etapa final.

Por último, se hará una mesa de trabajo en la que participarán las asociaciones piscícolas y la entidad medioambiental del Huila (CAM), con el fin de establecer un trabajo mancomunado y buscar un mejor manejo del embalse.

“La articulación de las entidades y los piscicultores es la mejor estrategia para mejorar el embalse y así cumplir con esta actividad en la región; la trasparencia en nuestra gestión es el objetivo para que esto no vuelva a ocurrir”, concluyó Otto Polanco.

POR FALTA DE HIGIENE SE IMPUSO LA VEDA

La represa se cerró a las nuevas siembras debido a la muerte de no menos de 150 toneladas de peces, infestados por una bacteria.

Por esto, el ICA obligó a los empresarios piscícolas a recolectar y destruir la mortandad y, como medida de higiene, les exigió la desinfección de las mallas de las jaulas y jaulones, con productos debidamente aprobados por el ICA.

Según la entidad de vigilancia y control de la sanidad agropecuaria, por lo menos el 30 por ciento de los peces de la represa murieron por la bacteria.

Juan C. Domínguez

Economía y Negocios