El bienestar de los empleados

Algunas organizaciones y corporaciones están concibiendo un nuevo enfoque frente a la Responsabilidad Social Empresarial, en el que los colaboradores no solo deben contar con un buen entorno laboral, también con acompañamiento desde la empresa para mejorar su vida familiar.

La Responsabilidad Social Empresarial que ve a los trabajadores como su mejor aliado, puede generar sociedades con los empleados

Archivo particular

La Responsabilidad Social Empresarial que ve a los trabajadores como su mejor aliado, puede generar sociedades con los empleados

Empresas
POR:
agosto 31 de 2014 - 10:51 p.m.
2014-08-31

Las inquietudes en empresas y en la academia sobre el estudio de las organizaciones ha evolucionado con respecto a la productividad, considerando cada vez más a los trabajadores como un aspecto de primera línea, sustancial y cada vez más protagónico en la efectiva eficiencia en las organizaciones.

Así, han surgido variados modelos organizacionales pendientes de obtener niveles de productividad más altos, generando novedades en el trabajador relacionadas con la motivación, los incentivos, la capacitación y la formación, entre otros.

De igual manera, la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) surge a finales de los años 50 y principios de los 60 en Estados Unidos, como una tendencia empresarial que busca hacer las cosas en los negocios de manera sostenible en lo ambiental, lo económico y lo social.

Pero la RSE ha pasado de ser un asunto novedoso a ser, en ya varios casos, un asunto mucho más profundo relacionado con la principal alianza que tienen las empresas en los diversos sectores que manejan: la alianza con sus trabajadores.

La Responsabilidad Social Empresarial como una estrategia de primera línea de las organizaciones incluye factores que van más allá de lo señalado en normas y en estatutos. La RSE avanza en cerrar brechas de inequidad, contribuir en el mejoramiento de la calidad de vida y aportar en el desarrollo humano de los trabajadores de las empresas.

Como ha señalado Fidel Duque Ramírez, filosofo conocedor del pensamiento de los orientales, respecto de las organizaciones, con amplia experiencia en manejo y evaluación de juntas directivas, “el desarrollo de las organizaciones es el desarrollo de las personas que allí trabajan”.

Los programas de Responsabilidad Social Empresarial orientados a los propios empleados son más que una oportunidad para mejorar la calidad de vida de los colaboradores e involucra el mejoramiento de su relacionamiento en diferentes entornos, no solo la empresa, sino un espacio primordial para el desarrollo de todos: la familia.

Valorar al trabajador, desde su bienestar, y promoverle capacidades no solo en su labor, sino también en el contacto con su entorno, incide directamente en su calidad de vida y, de esta manera, también en su productividad.

El trabajador se enfrenta en su vida familiar a situaciones de conflicto, de falta de diálogo con sus hijos adolescentes, a situaciones de violencia doméstica, separaciones y otras.

Estas situaciones suceden de la puerta para dentro de los hogares y son el origen -muchas veces- de otras situaciones de violencia e intolerancia en otros entornos de la vida del individuo. Y cuando surgen, y el trabajador no sabe manejarlas, baja su estado anímico, su motivación, su rendimiento, se distrae en sus actividades, manifiesta lentitud, se genera ausentismo, rotación o renuncias.

Entonces, la RSE, que ve a los trabajadores como el mayor aliado, puede generar alianzas con sus empleados y desarrollar planes de bienestar para el mejoramiento de las capacidades del trabajador orientadas a su relacionamiento para y dentro de su familia.

Estos procesos, aunque complejos de abordar, aciertan por su pertinencia. La sola oportunidad de poder dialogar sobre una dificultad con alguien que escuche y brinde una acertada orientación es una base sólida para el trabajador.

Ya existen en el país varios casos de empresas que prestan dentro de sus áreas de bienestar y relacionamiento con el trabajador, por ejemplo, servicios de psicología para trabajadores y sus familias.

Algunos ejemplos podrían ser, en el Grupo Bolívar, Davivienda, con su oficina de orientación de personal, que tiene una publicación en donde periódicamente brinda mensajes y consejos relacionados con temas como la adolescencia, la conformación de la familia, los riesgos en las viviendas, las adicciones, entre otros.

Otro caso es el Programa de Consejería Psicológica, el cual consiste en un acompañamiento con psicólogos, donde los colaboradores asisten y cuentan sus situaciones. El psicólogo hace un diagnostico y si se requiere tratamiento se define un programa al trabajador. También incluye charlas con las familias de los empleados sobre cómo estructurar una empresa, ventas, emprendimiento y acompañamiento en procesos de duelo con sesiones de terapia.

El Grupo Manuelita, por ejemplo, ha desarrollado y mantiene en la actualidad, en alianza con el ICBF, programas de atención a la familia específicamente para los hijos de menos de cinco años de los trabajadores como corteros de la caña de azúcar o trabajadores de palma de aceite, en el Valle del Cauca y el Meta, respectivamente.

Son muchos más ejemplos que pueden compartirse en sectores agroindustriales e industriales.

En todo caso, construir la alianza base con los trabajadores y fortalecerlos a ellos y a sus familias, con servicios psicosociales, transforma la calidad de vida de ellos y, por ende, las vivencias en positivas para su vida y la empresa.

La RSE, con su perspectiva social, es una oportunidad y también una alternativa para enfocar al desarrollo humano de los trabajadores dentro de las empresas.

RSE no solo es observar y aportar a la comunidad, sino aportar dentro de las organizaciones, empezando por el trabajador y su familia.

Estas estrategias dirigidas desde el más alto nivel de la organización, además de ser un valioso aporte para los colaboradores, tendrá excelentes resultados en el vínculo que se genera con sus principales aliados y la consolidación de una alianza que se fortalecerá con las nuevas capacidades con las que cuenta el trabajador para afrontar las situaciones cotidianas con su familia y la motivación con su quehacer diario y la organización en la cual labora.

Elvira Forero
Exdirectora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).