Bogotá, la ciudad de negocios con los hoteles más baratos de América Latina

Sus precios en establecimientos tres, cuatro y cinco estrellas son más bajos que los de Buenos Aires, Lima, São Paulo, Ciudad de México y Santiago.

El proyecto está ubicado en el Centro Internacional de Bogotá.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
mayo 20 de 2016 - 02:22 p.m.
2016-05-20

Bogotá es la ciudad latinoamericana de negocios más económica para hospedarse en hoteles tres, cuatro y cinco estrellas.

Así lo evidenció el último estudio del buscador de viajes Kayak. Para tener una idea de cuánto pagan los consumidores con alto poder adquisitivo por hoteles de cinco estrellas, realizó una comparación que arrojó los siguientes resultados:

Bogotá: US$164
Buenos Aires: US$184
Lima: US$194
São Paulo: US$196
Ciudad de México: US$199
Santiago: US$213

De cara a las principales ciudades estadounidenses o del Reino Unido, las capitales latinoamericanas son por lo menos un 50 % más baratas. Por ejemplo, en Nueva York un hotel de lujo cuesta 484, dólares y en Londres 406, dólares. En Bogotá, un alojamiento de la misma categoría puede costar $164 dólares, una diferencia de más del 190 %.

En cuanto a los hoteles de 4 estrellas, el escenario es el mismo para Bogotá, pero comparte su posición como destino más económico con Buenos Aires.

Bogotá: US$89
Buenos Aires: US$89
São Paulo: US$95
Ciudad de México: US$117
Santiago: US$144
Lima: US$154

Entre las opciones de hoteles más económicos, los de 3 estrellas, el panorama cambia, aunque Bogotá sigue siendo la ciudad más asequible:

Bogotá: US$58
São Paulo: US$72
Buenos Aires: US$73
Ciudad de México: US$74
Lima: US$83
Santiago: US$89

De acuerdo a la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, los datos consolidados de la industria hotelera han venido mostrando un importante crecimiento, que indica tasas de ocupación mayores al 50 %. Sin embargo, la Asociación también señala la necesidad de continuar los esfuerzos por reducir el impacto de posibles efectos negativos para el sector hotelero, como lo son la informalidad o la incapacidad de cumplir con los requisitos mínimos de seguridad para el huésped.