Esta cadena de tiendas de café espera crecer 20 % este año

Tres años después de la llegada de la centroamericana Mesofoods como accionista, la cadena se ha concentrado en la expansión y es la primera en puntos de venta. Invertirá $5.000 millones.

La internacionalización está en la mira, pero el mercado local es prioridad.

Archivo

La internacionalización está en la mira, pero el mercado local es prioridad.

Empresas
POR:
julio 06 de 2015 - 01:13 a.m.
2015-07-06

En tres años, la cadena OMA ha pasado de 140 a 250 puntos al cierre del primer semestre y espera abrir otros 20 en lo que resta del 2015.

El crecimiento acelerado, que la deja al borde de duplicar la operación, ha sido de la mano de Mesofoods, la firma de inversionistas que entró a la empresa colombiana.

Francisco Paz, vicepresidente financiero y de tecnología de la compañía explica la estrategia que ha seguido la marca para mantener el primer lugar entre las cadenas de café, por número de ventas.

Hoy tiene 230 barras de café y 20 restaurantes.

Paz advierte un crecimiento importante en este último formato, dado que cuando llegó el nuevo accionista operaban 11 restaurantes y no se inauguraban locales hacía mucho tiempo. Así que, dice, abrir 8 en tres años es una muestra de la relevancia que se le ha dado a ese modelo de negocio, que busca ser un representante de la imagen que aspira a tener OMA.

“Cuando llegamos OMA tenía un total de 140 puntos de venta y ahora son 250. Casi que los hemos duplicado. Hemos abierto a razón de 35 a 40 por año. Para este semestre está pendiente la apertura de 20 puntos, más que todo barras, y unos 2 a 3 restaurantes”, señaló el ejecutivo.

El 70 por ciento de los puntos de servicios están en Bogotá, aunque tiene una presencia significativa a nivel nacional.

Por ejemplo, está en Medellín, Barranquilla, Cali, Villavicencio, Bucaramanga y Pereira, así como en poblaciones como Fusagasugá.

En cuanto a la oferta de las tiendas, trabaja para actualizar su menú y está en proceso de darle un mayor alcance a las bebidas frías. Francisco Paz señala que, actualmente, la empresa no ve viable la posibilidad de expansión por franquicias, sino que explora un modelo para que el administrador de la tienda tenga un mayor protagonismo en el manejo del punto de venta con un plan de incentivos por ventas.

“La visión de OMA es tener la mejor experiencia de café en Colombia para el consumidor y hacer esto transformando la vida de nuestros 1.800 colaboradores, de nuestro entorno, y hacerlo de la forma más eficiente posible”, dice el directivo.

EXPORTACIONES Y MODERNIZACIÓN

Al lado de las barras y los restaurantes, la compañía maneja el negocio de producción y comercialización de café empacado, una oferta que tiene como atractivo promover la marca en la casa o en el trabajo, en escenarios distintos al punto de venta.

Adicionalmente, el café que produce lo exporta a 12 países: Chile, Panamá, Uruguay, México, Aruba, Estados Unidos, Bolivia, Alemania, China, Taiwán, Turquía y Reino Unido.

En total, OMA espera crecer 20 por ciento este año. Su facturación en el 2014 fue de 120.000 millones de pesos.

Respecto a los planes de internacionalización, si bien la compañía considera países vecinos como Perú o Chile, cree que todavía hay mucho por hacer en el mercado local.

Sobre el aporte que el nuevo accionista ha hecho a la compañía que nació en 1971 en Bogotá, Paz advierte que, para empezar, Mesofoods se encontró con una empresa exitosa pionera en muchas áreas.

“Creo que el ingreso de un nuevo accionista a la empresa ha hecho un alto en el camino para revisar la estrategia y encontrar las avenidas para llegar al mejor crecimiento. Se hizo una inyección de capital importante para crecer y se ha visto. También se reforzaron las cosas que se hacían bien”, comenta.

En el proceso de posicionamiento en el país, Mesofoods también se hizo a la cadena Presto, que hoy tiene en operación 150 locales.

El manejo de las marcas le ha implicado hacer una reingeniería interna con dependencias que trabajen para las cadenas de su propiedad. Ese es el caso de mercadeo y experiencia y de servicios compartidos.

A medida que la compañía ha crecido, surgen necesidades para ejercer más control y tomar mejores decisiones. En general, la marca tiene para este año inversiones por 5.000 millones de pesos, de los cuales 800 millones están encaminados al mejoramiento tecnológico.

Últimamente, modernizó su unidad de empacado con la introducción de unos módulos de manufactura y logística. Esto, en alianza con la firma colombiana Digital Ware, le permitió integrar todos sus procesos de producción y costos, y así cumplir con estándares de calidad.

Igualmente, con el mismo aliado tecnológico, modernizó sus equipos en los puntos de venta, con lo cual pudo pasar de cajas registradoras que operaban en buena parte de los locales a modernas terminales, que hasta centralizan los pedidos y permiten un mejor servicio al cliente.

En ese camino de modernización, el plan de fidelización de OMA es otro tema que se analiza en la agenda.

Constanza Gómez G.

Economía y Negocios