‘Calidad, conexión de los colombianos con el vino chileno’

Viña Montes de Chile tiene el cinco por ciento del mercado de exportación en el país austral. Vende a un centenar de naciones cerca de 650.000 cajas de 12 botellas cada una, por año. Desarrolla una viña en Argentina.

Aurelio Montes, cofundador de Viña Montes

Archivo particular

Aurelio Montes, cofundador de Viña Montes

Empresas
POR:
julio 24 de 2015 - 02:30 a.m.
2015-07-24

El desarrollo de su viña en Mendoza, Argentina, con su marca Kaiken es el desafío de Viña Montes de Chile.

Aurelio Montes, cofundador de la compañía, vendrá la próxima semana a Bogotá en calidad de invitado especial de la Feria Expovinos. Explica la importancia del mercado colombiano que, aunque pequeño, tiene potencial entre los 100 países en los que comercializa el portafolio.

El empresario dice que la fidelidad de los colombianos hacia el vino chileno, con el primer lugar de preferencia, radica en la calidad.

¿Cómo van los negocios?

La vida no es fácil para nadie. El mundo está difícil, pero la Viña Montes tiene su estabilidad en el mercado, tiene su prestigio, tiene sus seguidores. Así que estamos parejos. Nos gustaría ir mejor, siempre somos ambiciosos.

¿Qué novedades traerá a Expovinos que comienza la semana entrante?

Llevo dos cosas interesantes a los seminarios de Expovinos: un Sauvignon de zona fría y un Cinsault. También un vino ícono, Alpha M. Así que traemos dos novedades y un clásico.

¿Qué representa Colombia para la compañía?

Ha sido siempre para Chile muy potente. Lo hemos considerado casi como una parte de Chile, porque ha habido desde hace muchos años una cultura excelente en el colombiano para consumir vino, al lado de la gastronomía. Es un mercado muy potencial.

¿Qué peso tiene el país como mercado?

En Latinoamérica es el segundo país para nosotros. Está Brasil como número uno, dentro de nuestros mercados de exportación. Y tenemos una buena presencia en todo lo que tiene que ver con hoteles, restaurantes y catering. Nuestro importador es Doble Vía y ha hecho un buen manejo en esa área, estamos muy contentos.

¿Qué es Viña Montes?

Yo soy el principal accionista y presidente del directorio. Fue fundada en el año 1988, con tres socios más. Soy uno de los fundadores, el que lleva el nombre. Dos de los socios murieron muy tempranamente por enfermedad y el cuarto vendió sus acciones y se independizó.

Yo me quedé solo. En cuanto a producción, estamos en el Valle de Colchagua, uno de los más reconocidos. Vendemos cerca de 650.000 cajas de 12 botellas cada una, por año. Tenemos presencia en más de 100 países.

¿Del total de ventas cuánto corresponde a Colombia?

Para nosotros es importante, pero pequeño. Colombia representa del orden de las 12.000 cajas exportadas.

¿Y el crecimiento?

Se ha mantenido al ritmo del 10 por ciento al año.

Los estudios dicen que el vino chileno encabeza las preferencias en Colombia, ¿a qué lo atribuye?

Creo que hay dos factores importantes. Uno es la historia. Chile siempre tuvo a Colombia como un aliado en términos de mercado.

Hace muchos años que el país tiene una presencia importante y eso genera una fidelidad y un respeto del consumidor colombiano hacia nuestro vino.

Lo segundo es que no habría fidelidad ni ningún compromiso en favor del vino chileno, si la calidad no estuviese ahí. En ese sentido, el vino chileno tiene un nivel de calidad que no creo que en Estados Unidos, ni Europa se lo puede batir. La calidad que entrega Chile, por su nivel de precios, es lo mejor del mundo. Se suman estos dos efectos y eso hace que el mercado colombiano tenga tanto cariño por el vino chileno.

¿Cómo compite un viñedo joven con los más experimentados?

Cuando comenzamos en el año 88, el objetivo era producir vinos de calidad, cosa que en Chile no se hacía por el temor a los vinos de España, Francia e Italia. Pero nosotros no tuvimos el complejo y salimos al mercado a competir y plantamos valles que no se habían plantado.

Nuestra propuesta fue totalmente diferente y el mercado así lo percibió y lo recibió muy bien. Ya establecidos, competimos con las grandes viñas como Santa Rita, San Pedro y Santa Carolina.

¿Cómo están frente a esas marcas?

Representamos cerca del 5 por ciento del mercado de exportación.

¿Cómo es el consumo de vino en su país?

Hay una gran tradición del consumo de vinos. En Chile solían ser 50 litros per cápita hace 30 años atrás y hoy hemos bajado a 15.

Hay una baja importante por la competencia de bebidas como las cervezas y las no alcohólicas.

Pero la buena noticia es que el consumidor local ahora prefiere el vino de mejor calidad. Antes, consumía mucho de mala calidad.

¿Cuáles son los planes de negocios?

Estamos siempre preocupados por tener tasas de crecimiento racionales, no excesivas. Entre el 5 y10 por ciento nos gusta, porque mantenemos los estándares de calidad. Tenemos cubierto el mundo y ya son pocos los mercados que quedan por abordar.

Estamos empecinados en hacer crecer nuestra operación en Argentina. Tenemos la marca Kaiken, que creamos, y tenemos la energía puesta en que esa marca que hoy en día vende 200.000 cajas tome mayor velocidad y vuelo. Es producida en Mendoza. Colombia también lo tiene. Creemos que este proyecto tiene que desarrollarse más aun.

¿Cuál es el aporte a la economía chilena?

El vino está vendiendo del orden de los 2.000 millones de dólares en total al año y con esa cifra somos la quinta industria exportadora detrás del cobre, la madera, la fruta y el salmón. Es una industria que está dentro del ‘top’ 5.

Constanza Gómez G.

Economía y Negocios