Cambiar de trabajo será más difícil en el 2016

Análisis de Hay Group a la luz de los aumentos del 2015 dice que las adversidades de la actividad económica se notan en el plano del talento humano. El panorama no es fácil para el año que viene.

Salario

Archivo particular

Salario

Empresas
POR:
julio 18 de 2015 - 03:18 p.m.
2015-07-18

Cambiar de puesto o ascender dentro de la organización, con una mejora de los ingresos salariales, es una aspiración que siempre está presente, pero que por estos días es mejor barajar con cautela.

La coyuntura económica adversa del país que se refleja en las empresas no está llegando a la esfera del recurso humano.

Así lo concluye un reporte de la firma Hay Group que indagó entre varias compañías, nacionales y extranjeras, sobre el incremento salarial que aplicaron a sus nóminas a lo largo de este 2015.

Estos porcentajes se apartan del incremento del salario mínimo que decreta el Gobierno al comienzo de año, ya que muchas organizaciones toman las decisiones de aumento basadas en sus políticas particulares y en distintos lapsos de tiempo.

Si bien hay un aumento general, varios sectores muestran reducciones frente a las alzas salariales del 2014 para ejecutivos, profesionales y altos directivos.

Esto, para el análisis, coincide con la coyuntura de cada una de las actividades económicas objeto de la investigación.

Felipe Duque, consultor de Hay Group, dice que el 2015 ha sido un año diferente en términos de expectativas de crecimiento para la mayoría de los sectores en Colombia y eso ha llevado a que “las empresas estén buscando más una afinación entre sus costos y sus resultados. No estamos en un escenario de altos presupuestos, ni de altos resultados”.

En el consolidado, el reporte que es referente para que las compañías empiecen a analizar los planes del 2016 en esta materia se ve cómo en el 2015 los aumentos rondaron 4,45 por ciento, cuando en el 2014 estuvieron sobre 4,15 por ciento.

Duque atribuye el aumento a una mayor inflación, principalmente.

Para el experto, a excepción del sector financiero, que sigue con resultados favorables, recurrentes, a los demás no necesariamente les va mal pero sí tienen un panorama distinto al que podían tener hace unos ocho meses. (Ver gráfico anexo).

Las empresas de petróleo y gas son las que han mostrado los cambios más significativos en materia de incrementos y eso también se refleja en términos salariales.

Desde el último trimestre del año pasado, cuando comenzó la desaceleración del precio del petróleo y el incremento del precio del dólar, el panorama cambió.

Para Duque, el mercado salarial tiene una dinámica directamente proporcional a la movilidad de la gente y a la situación de los negocios.

Así que en la medida en que se reduce la inversión o las empresas están en una posición de expectativa, es factible que la gente no se mueva de una compañía a otra y que los salarios se vean impactados, agrega.

El analista explica que no es raro encontrar compañías cazatalentos que hoy en día reconocen dificultades para movilizar talento entre compañías.

“Hasta este año, el movimiento de la curva salarial estaba dos puntos por encima de la inflación, pero este año es muy poco probable que eso pase”, pronostica Felipe Duque.

En materia de promoción dentro de las propias organizaciones las cosas tampoco son sencillas.

“No hay tanta posibilidad de cambiar o de ascender dentro de las compañías porque lo primero que hacen las organizaciones es congelar la nómina. Hay que mantener el negocio como está y hay que ser rentables”, señala el consultor de Hay Group.

Tampoco hay que descartar que en el actual escenario adverso de la economía del país, firmas de sectores afectados y con menor rentabilidad en sus negocios opten por hacer reestructuraciones organizacionales que impacten directamente en la estabilidad laboral del empleado.

EL ANÁLISIS POR SECTORES

La industria puede volverse de moda y demandar una mayor fuerza productiva. Por eso, aumentó los salarios este año.

En la revisión por sectores, Hay Group llama la atención especialmente sobre el caso de petróleo y gas.

El incremento del 2015 es de 4,3 por ciento, cuando el año pasado fue de 5,3 por ciento. De esta manera, se situó por debajo del resto de sectores, cuando por años estuvo muy por encima en medio de una intensa movilidad de recurso humano por el dinamismo de la inversión extranjera y local.

Hasta hace un año, petróleo estaba un 33 por ciento encima de la línea central de todos los mercados, destaca el consultor Felipe Duque.

“Seguramente, las empresas que siguen en el país son las grandes, las que tienen el músculo financiero para aguantar este momento del precio del petróleo y están a la espera de una estabilización. Ahí, la permanencia laboral va a estar más limitada”, dice Duque.

Por otro lado, el financiero, es uno de los sectores que muestra mejor rentabilidad hoy y que tiene más disponibilidad de talento, a diferencia de lo que puede pasar en campos como el del petróleo. En esta actividad los aumentos salariales pasaron de 4,10 a 4,55 por ciento.

En minería el alza fue de 3,8 por ciento en el 2014 y para este año la mediana es de 4,9 por ciento.

En este campo, pese a que no tiene el mejor momento en materia de cotizaciones no se han reducido en la misma proporción que el petróleo.

“Es un sector al que el Gobierno le ha apostado con una política integral para desarrollarlo. Todavía hay una competitividad adecuada y se prepara para producir más”, considera el experto.

En el sector industrial se pasa de un alza salarial de 4,09 por ciento a 4,30 por ciento en el 2015.

A su juicio, “esta es una actividad que genera muchos empleos y puede volverse de moda. Creo que en la medida que despegue gracias a las exportaciones, se requiere mayor capacidad productiva y en esa medida más personal”.

En materia de seguros también se detecta un mayor crecimiento de los salarios, de 3,8 por ciento a 4,6 por ciento entre un año y otro.

En seguros individuales hay unas posibilidades importantes. Las aseguradoras necesitan personal especializado y no existe una formación específica en ese campo. Por esa razón, la competitividad por gente hace que los salarios, en un buen escenario, tiendan a estar al alza.

Constanza Gómez G.

Economía y Negocios