Rubiales, el caso de éxito que acaba de cambiar de manos

El campo petrolero de Rubiales impulsó desarrollo de crudos pesados y aumento de la producción.

Durante el proceso de reestructuración, Pacific continúa con la explotación en Rubiales.

La explotación en campo Rubiales pasa a manos de Ecopetrol.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
julio 03 de 2016 - 11:06 a.m.
2016-07-03

Más allá de las polémicas de todo tipo que se generaron en los últimos años en el país por la presencia de la petrolera Pacific Rubiales, hoy Pacific E&P, en torno a la explotación del campo Rubiales (Meta), la finalización del contrato de asociación de esta firma con Ecopetrol es el hito más reciente de una historia de éxito, que no solo llevó a que el país incrementara sus reservas y la producción, sino que se logró luego de varios años en que el proyecto era casi inviable.

La Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) señala que aunque esta es hoy por hoy la principal zona de producción del país, cuando fue descubierto, en 1981, las condiciones económicas mundiales y locales, más la situación social del país, no hacían posible su explotación. 

En un artículo de la revista ACP Hidrocarburos, el gremio de los petroleros recuerda que entre el año del descubrimiento y el 2008, cuando inició la nueva historia del campo, la complejidad del yacimiento, los precios del crudo, las dificultades de acceso y la situación de inseguridad no hicieron posible su desarrollo.

Todo ello a pesar de que esta área es, hoy por hoy, la segunda más grande medida por petróleo en sitio o volumen total del yacimiento (4.800 millones de barriles, aunque no todo se puede extraer) y porque, principalmente, en ese entonces el país era completamente novato en los llamados crudos pesados, ya que la gran producción de los años precedentes y la época estuvo centrada en Caño Limón (Arauca) y posteriormente en el Casanare.

Si bien en el 2008 los precios del crudo rompieron marcas históricas, de casi 150 dólares por barril, el comienzo del desarrollo de Rubiales se dio en forma desde el 2009, año en que por la crisis financiera en Estados Unidos las cotizaciones se desplomaron hasta los 41 dólares por barril y fueron subiendo de forma progresiva.

Tras comenzar las primeras producciones, en el año 2000 el área registró 353 barriles por día, y para el año 2007 el nivel iba en 18.724 barriles diarios.

Ya en el 2008, un grupo de exempleados de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que salió del vecino país por presión del gobierno del expresidente Hugo Chávez, vio una oportunidad de desarrollo de crudos pesados en el país.

Según Pacific E&P, se identificó que, al estar ubicado cerca de la cuenca del Orinoco, tenía características geológicas similares a las acumulaciones encontradas en Venezuela, de las cuales se han extraído grandes cantidades de petróleo.

Adicionalmente, desde el 2003, tras la reforma energética y la creación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), el país mejoró su atractivo para la inversión, porque se cambió el contrato petrolero.

Astros alineados

Para Héctor Manosalva, vicepresidente de desarrollo y producción de Ecopetrol, alrededor del éxito de Rubiales hubo tres afortunadas coincidencias. La primera, haber tenido un activo con tamaño de reservas representativo, que si bien se descubrió en los años 80, fue puesto en producción a partir del año 2000.

En segundo lugar, que se aproximaran personas y una empresa como Pacific, con experiencia técnica para el manejo de activos de crudos pesados, a través de la administración y los técnicos que conforman la compañía, y particularmente a Meta Petroleum, filial que operaba el campo. 

Y el tercer aspecto, según el directivo, fue haber desarrollado una sociedad con Ecopetrol, en la que se juntaron las visiones técnicas y empresariales.

“Aprendimos mucho del desarrollo de activos, como los campos de Quifa y Rubiales, de la mano de Pacific”, reconoce Manosalva.

El campo Rubiales pasó de representar en el 2009 el 10,3 por ciento de la producción del país a ocupar, en el 2013, el 20,7 por ciento.

Durante los ocho años de operación se perforaron 1.196 pozos, se invirtieron 5.000 millones de dólares en exploración y producción, y esta última subió en más del 1.000 por ciento.

“Se aumentó el pago de regalías en 700 por ciento, se generaron 25.000 puestos de trabajo y se benefició a más de 22.000 habitantes de Puerto Gaitán”, indicó la compañía.

El plan social y ambiental que viene para el campo Rubiales

Ecopetrol implementará nuevas acciones para el manejo del agua y de la relación con las comunidades cercanas al campo Rubiales. En cuanto a lo primero, la compañía está haciendo la revisión técnica y económica del proyecto Agrocascada de Pacific E&P (sigue siendo su dueño) como alternativa para manejar los incrementos de agua asociada a la producción en los próximos años.

Hoy, de 3,4 millones de barriles diarios de agua que se producen, 300.000 se vierten al caño Rubiales y 3,1 millones se reinyectan en el campo. Además, Ecopetrol viene desarrollando el plan único de manejo de agua para el campo e hizo solicitud a las autoridades ambientales para ampliar la capacidad de vertimiento.

Y en el terreno social, de acuerdo con Héctor Manosalva, vicepresidente de desarrollo y producción de Ecopetrol, se identificaron los grupos de interés y se llevó a cabo un inventario de los compromisos que existen con las comunidades y que continuará desarrollando la Empresa Colombiana de Petróleos.

Además, la compañía implementará sus políticas de desarrollo social en la región y la forma de relacionarse con el entorno.

ÓMAR AHUMADA
Economía y Negocios