Canadienses tumban negocio de EEB en Perú

En compra de Isagén, empresa dice que Superintendente que puso condiciones no sabe sobre el sector eléctrico.

Las inversiones incluían la compra del 23,61 por ciento la firma Transportadora de Gas del Perú

Archivo Portafolio.co

Las inversiones incluían la compra del 23,61 por ciento la firma Transportadora de Gas del Perú

POR:
febrero 21 de 2014 - 04:43 p.m.
2014-02-21

El primer gran anuncio de un negocio en el año, las adquisiciones por 650 millones de dólares que alcanzó a acordar en Perú el grupo de la Empresa de Energía de Bogotá, a través de la Transportadora de Gas Internacional (TGI), quedó frustrado.

Carmen Corporation, accionista de las empresas en las que iba a entrar la Energía de Bogotá, hizo, a última hora, uso de su derecho preferente e igualó la oferta del grupo colombiano.

En enero, la Energía de Bogotá había acordado la compra del 23,6 por ciento de Transportadora de Gas del Perú S.A. (TGP) y el 100 por ciento de Compañía Operadora del Gas del Amazonas (Coga).

El acuerdo dependía de que uno de los accionistas actuales hiciera o no uso del derecho preferente de adquisición, lo que finalmente, y sobre el plazo, hizo Carmen Corporation.

Esta última es propiedad del fondo de pensiones canadiense Canada Pension Plan Investment Board.

Este traspié se suma a las condiciones que puso la Superintendencia de Industria y Comercio a la EEB en caso de que gane la subasta por el 57 por ciento de Isagén.

Sobre este punto, la EEB radicó ayer un recurso de reposición contra esa decisión, calificando las condiciones como exorbitantes y sin precedentes “que aplican inclusive si la posición a la que aspirara EEB en Isagén fuera minoritaria”.

La compañía calificó como desafortunados los argumentos jurídicos, los estudios económicos y los cálculos en que se basó el Superintendente ad hoc, Luis Guillermo Vélez, toda vez que muestran un desconocimiento básico del mercado de energía y de la regulación de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg).

“La nueva posición conceptual que sobre el control negativo y veto que valientemente implementa el Superintendente ad hoc, además de ser novedosa y sorpresiva, se basó en interpretaciones foráneas no aplicables al contexto colombiano, que ponen en riesgo el mercado energético del país en el futuro, al igual que la realización de inversiones, adquisiciones e integraciones en cualquier sector de la economía colombiana”, aseguró la firma en un comunicado.

Expertos aseguran que si la interpretación queda en firme, habría que obligar a otros agentes del sector a salir de inversiones.

Siga bajando para encontrar más contenido