Caprecom se liquidó y solo pagará  el 41% de sus deudas

Por venta de activos y los bonos de deuda que aprobó el Gobierno hay $565.000 millones, frente a lo que debe que suma $1 billón 568.000 millones.

Caprecom

Contra Caprecom hay en 1.273 procesos en el Contecioso Administrativo, porque como prestaba servicios de salud como IPS puede haber condenas por mala praxis.

Milton Díaz / Archivo Portafolio.co

POR:
Néstor Alonso López
febrero 05 de 2017 - 06:49 p.m.
2017-02-05

Luego de la expectativa nacional en torno a cómo culminaría la liquidación de Caprecom, por las complejidades que esta involucraba, el agente especial designado por el Gobierno para esta misión, Felipe Negret, confirmó que el proceso se dio por cerrado el pasado 28 de enero.

Negret había hecho, entre otras, la liquidación del Seguro Social, que demoró dos años y les heredó sus afiliados a Colpensiones. En el caso de Caprecom tuvo el acompañamiento de la Fiduprevisora y del propio ministro de Salud, Alejandro Gaviria.

En un principio se llegó a hablar de deudas por 4,7 billones de pesos y 6.334 acreedores en la Caja Nacional de Previsión Social de Comunicaciones, pero fueron depuradas con la revisión factura a factura (fueron 4,5 millones y medio de documentos de este tipo) hasta quedar en $747.000 millones reconocidos. En la apelación los reclamantes lograron subir a 1 billón 568.000 millones el reconocimiento.

Sin embargo, al finalizar la liquidación la perspectiva de pago solo llega al 41%, es decir 565.000 millones de pesos.


Los recursos provienen de la venta de activos y de “hasta 500.000 millones de pesos” que, a través de la Ley 1771 del 2015, el Gobierno determinó que se apropiaran para facilitar la solución de uno de los problemas más grandes que afectaron al sistema de salud en el país.

El mismo 27 de enero el Ministerio de Protección Social expidió el Decreto 141 en el cual determina la emisión de títulos de tesorería (TES) por ese último valor mencionado.
“Son títulos de largo plazo muy apetecidos en el mercado, que en el momento en que se negocien van a dar una cifra superior”, afirmó Negret.

A monetizar los TES

Ahora, la Fiduprevisora pasará a negociarlos en su mesa de dinero. Otro paso que culminaría a más tardar la próxima semana es el envío de información de la Dian sobre los acreedores aceptados que tengan saldos pendientes por impuestos, pues estos se descontarían. De manera que la entrega efectiva se haría la última semana de febrero.
El equipo liquidador recibió de Caprecom 39 inmuebles valorados en 76.476 millones de pesos y otros bienes (entre ellos clínicas) por 166.350 millones, que se vendieron en subasta pública.

En total por ese concepto fueron unos 242.800 millones de pesos. No obstante, 183.000 millones fueron al Fosyga, que tenía una prelación que no lo obligaba a ‘hacer fila’ con los demás acreedores.

Tanto los bienes que faltan por vender, cuyo valor no es representativo, como lo que se recupere de los títulos judiciales (estos surgen de embargos a la entidad) por 23.000 millones de pesos pasarán a una fiducia dentro de la Fiduprevisora para ser entregados a los acreedores.

La norma manda que se paguen primero las acreencias laborales (130 reclamaciones por $7.261 millones reconocidos). Luego irían las 1.568 IPS por 1 billón 259.000 millones. Así las cosas, las clínicas y hospitales serían las mayores beneficiadas con la liquidación, pues recibirían más de medio billón de pesos, pero también las máximas damnificadas, porque solo recuperarán el 44,4% de lo que Caprecom les adeudaba. La administración de impuestos y otros acreedores clasificados en los últimos puestos de prioridad fueron menos afortunados, porque no habrá ni un peso para ellos.

Esta liquidación nos hace sentir orgullosos y es la prueba principal de que llevamos lo mejor del sector público al privado y lo mejor del sector privado al público”, aseguró la presidenta de la Fiduprevisora, Sandra Gómez.

En diciembre del 2015 el Gobierno dio un año para la liquidación y un logro destacado por Negret fue hacerlo en el plazo establecido, pues aunque la fecha oficial fue el 27 de enero, desde finales de diciembre ya todo estaba listo y solo se aplazó porque era necesario apropiar los recursos en la vigencia del 2017.

Además, resaltó la aplicación de un plan consensuado para la salida de los empleados de Caprecom y los ahorros que se tuvieron en la liquidación. Se presupuestaba que costaría $272.000 millones y valió 167.000 millones, incluyendo 64.000 millones del plan de retiro voluntario y 11.000 millones que encontró su equipo por órdenes de prestación de servicios que no se habían pagado y que tuvo que asumir.

‘Perlas’ para investigar


Al llegar el equipo liquidador halló contratos de prestación de servicios sin liquidar por los años 2013 a 2015 que originaron un pasivo superior a 43.000 millones de pesos.
Al preguntarle a Negret si alrededor del tema se puede pensar que hubo corrupción, responde:

Yo lo llamaría omisión al deber y desgreño administrativo”, aunque aclara que serán la Procuraduría, Fiscalía y Contraloría las que califiquen la conducta que se pudo haber presentado. Las copias de los documentos sobre el tema ya fueron compulsadas a esos organismos de control.

Néstor Alonso López
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido