Carlos Ardila Lülle, un líder del empresariado nacional

Inversiones estratégicas, expansión y crecimiento sostenido son la característica de sus compañías.

Carlos Ardila Lülle, un líder del empresariado nacional

Archivo Portafolio.co

Carlos Ardila Lülle, un líder del empresariado nacional

POR:
mayo 30 de 2013 - 10:09 p.m.
2013-05-30

Las personas cercanas a Carlos Ardila Lülle afirman que no cambia su vida en Colombia por ningún lugar del mundo. Contrario a esa actitud, en el campo de los negocios, el empresario nunca ha asumido zonas de confort. Por el contrario, ha sido arriesgado y, finalmente, exitoso. Por algo completa casi seis décadas asumiendo roles protagónicos en las diferentes industrias de la producción nacional, en las que sus inversiones han incursionado y sus empresas se han caracterizado por asumir liderazgo e innovar. Esto explica que sea un punto de referencia y se mantenga en la preferencia de otros empresarios del país, quienes ven en Ardila Lülle un faro, una luz a seguir, guardando las debidas proporciones, pues aparecer en la lista de los billonarios del mundo que hace la revista Forbes , no es una misión sencilla. Esta publicación señala que el industrial colombiano, próximo a cumplir 83 años de edad, tiene una fortuna cercana a los 5.400 millones de dólares, y lo ubica en la casilla 225 a nivel global. Sobresalir al mejor nivel en el mundo de los negocios no ha sido fácil y le tomó tiempo. Su historia de éxito tuvo la cuota inicial cuando Ardila Lülle, hace cerca de 60 años, trabajando para la empresa de refrescos de su suegro, tuvo la brillante idea de crear una bebida con sabor a manzana y chispeante, que sin tomarse mucho tiempo, empezó a venderse más que las demás. Hoy, esa gaseosa a base de manzana hace parte del extenso portafolio de productos de Postobón S.A., el fabricante de refrescos más grande del país con ventas anuales cercanas a los 1.100 millones de dólares. Jugos Hit y productos de PepsiCo Inc también funcionan bajo esta sombrilla. El ingeniero santandereano, además, es socio mayoritario del productor más grande de azúcar de Colombia, Incauca S.A., y tiene inversiones en embalaje de vidrio y metal, en medios de comunicación, y en concesionarios de autos. Algunos analistas opinan que, en los últimos cinco años, la fortuna de Ardila Lülle se ha incrementado gracias a la dinámica de la economía colombiana, pues el hecho de que crezca a una tasa promedio anual de 4 por ciento ha generado un aumento en los ingresos de los hogares, que toca al mercado nacional de refrescos, que desde entonces ha protagonizado un repunte de 70 por ciento. Un ‘pulpo’ inversionista Además de dominar el mercado de refrescos en el país, y la industria azucarera, los tentáculos de Ardila Lülle lo han llevado a gestar compañías como Iberoamericana de Plásticos S.A., donde el multimillonario produce sus propias botellas de vidrio, tapas metálicas y cajones de plástico para las bebidas Postobón. También tiene inversiones conjuntas en envasado en Colombia con Perrysburg, Owens-Illinois Inc. con sede en Ohio y Crown Holdings Inc. de Filadelfia. En conjunto, estas inversiones le generan 700 millones de dólares en ingresos anuales. En medios de comunicación también completa una larga trayectoria. Es dueño del Canal RCN, que produce y comercializa noticieros, telenovelas y realities . En radio desarrolla una estrategia similar en Radio Cadena Nacional S.A. Sus empresas de medios tuvieron ventas por 400 millones de dólares el año pasado y están valorizadas en unos 600 millones de dólares. Como si lo anterior fuera poco, tiene una cadena de concesionarios de automóviles, Distribuidora Los Coches La Sabana S.A., que deja utilidades anuales del orden de 3 millones de dólares. Se necesita una chequera robusta para liderar la estrategia de expansión en todos estos exitosos negocios. Los analistas dicen que, probablemente, este industrial maneja una cartera de inversión de US$700 millones. Gracias a esto, llegó al mundo del fútbol, pero no solo como patrocinador de los torneos profesionales del país, sino adquiriendo al equipo Atlético Nacional. Ese ‘buen ojo’ para los negocios ha sido la costante que lo ha llevado a tener acciones en Coltejer, Sonolux o Avianca entre otras firmas, y la sagacidad para salir a tiempo de inversiones que le generan riesgo. Carlos Ardila Lülle reparte su tiempo entre Bogotá, Medellín y sus otras casas en el país. “Lo que nunca haré es irme del país”, dijo Ardila a una revista económica en el año 2000, quizá su última entrevista. “Creo en mi país y mi pueblo”, dijo. Hoy, los empresarios creen en él.

Siga bajando para encontrar más contenido