Carlos Enrique Moreno y su lista de aprendizajes

El Presidente de la Organización Corona compartió sus experiencias en Lecciones Empresariales.

Ricardo Ávila, director de Portafolio, conversa con el presidente del Grupo Corona, Carlos Enrique Moreno.

Ricardo Ávila, director de Portafolio, conversa con el presidente del Grupo Corona, Carlos Enrique Moreno.

Rodrigo Sepúlveda

Empresas
POR:
Portafolio
mayo 01 de 2016 - 05:46 p.m.
2016-05-01

Los pasos que ha dado en el mundo empresarial el ejecutivo Carlos Enrique Moreno Mejía, actual presidente del Grupo Corona, están marcados por los aprendizajes y los buenos recuerdos de quienes lo han rodeado.

El deseo de aprender, la curiosidad, el gusto por la macroeconomía, el aprecio por el talento humano, por el país y por su familia también han estado presentes en su trayectoria.

En diálogo con el director de Portafolio, Ricardo Ávila, el empresario habló de su experiencia en el sector público y privado, en el evento Lecciones Empresariales en la sede de Egresados de la Universidad de los Andes Uniandinos, en Bogotá.

Moreno, natural de Medellín, es ingeniero mecánica de la Universidad Pontificia Bolivariana, con especializaciones en administración de negocios de Xavier University, economía de Notre Dame y gerencia avanzada en Harvard University.

De sus primeros pinos laborales, mencionó su paso como asistente en la Gobernación de Antioquia. Luego pasó a ser vicepresidente de Planeación de Holasa. Allí, recuerda al empresario mexicano Benito Zapata, a quien dice que le aprendió sobre la ‘aritmérica del negocio’

“Aprendí muy rápidamente que los negocios tienen una aritmética detrás. Uno tiene que saber dónde el negocio hace la plata”.

También tiene presente a Nicanor Restrepo, fallecido, y su vinculación al Sindicato Antioqueño que tuvo dos momentos. Uno, como gerente de Planeación en la compañía Suramericana de Seguros de 1981 a 1985.

Y el segundo, después de su vinculación a Holasa, cuando se fue a la presidencia de Calzado Grulla por invitación de Restrepo. El reto era superar el momento complejo que vivía.

Lo primero que hizo fue montar un departamento de diseño de calzado. “No hay un tema más importante que desarrollar productos”, resaltó.

Eso, más una reconversión tecnológica y una reducción de costos permitió la recuperación del negocio en año y medio. En Grulla tuvo otra lección de vida: la contabilidad tiene que ser sagrada y tienen que cuadrar todas las cuentas.

Posteriormente, Moreno aceptó la gerencia de Empresas Públicas de Medellín en donde, dice, valoró la importancia de tomar decisiones con pleno conocimiento de los temas.

Igual, señala, esa entidad a la que dirigió entre 1990 y 1992 fue un escenario ideal para su pasión por aprender. La diversidad de temas le permitió decirle a sus colaboradores “me ofrezco a que ustedes me enseñen”.

Después de EPM, Santiago Mejía Olarte lo invitó a trabajar en Colombiana de Comercio, Corbeta, lo que se convierte en la incursión de Moreno en el comercio. Con maletín en mano, recorrió Bogotá, aprendió de ventas y comercializó galletas y hasta telas. Asegura que esa es de las mejores experiencias que ha tenido. “Le cogí una afición enfermiza al comercio”, reconoce.

Luego se vinculó al proceso de conceptualización y la creación de Alkosto, pionero en el modelo mayorista y de grandes superficie. Del empresario Santiago Mejía dice que aprendió que para vender bien el secreto está en ‘comprar bien’.

Con humor recuerda también que decía que “negocio que durante varios años dé perdida, a la larga es un mal negocio”.

EN CORONA

De Corbeta salió y se dedicó a negocios familiares por unos años, y luego volvió a la empresa privada, esta vez a Homecenter, en el 2001. Ya existía la cadena pero con cinco tiendas. Cuando asumió la gerencia de Sodimac Colombia las cuentas de la empresa no eran las mejores. Y logró superar el mal momento con varias estrategias: fijar precios del mercado, cumplir con las cantidades suficientes y ofrecer el surtido completo.

Luego vino el formato Constructor al lado de Homecenter, fórmula ganadora en tres años y con crecimientos superiores al 20 por ciento. El 51 por ciento del negocio es de Corona y el resto es de Sodimac Chile. Este logro también generó la llegada de Falabella al país.

La planeación estratégica y la valoración de las relaciones que aplica Corona ha sido fundamental en el éxito de esa cadena y cd toda la organización.

Tras 10 años en Homecenter, en julio del 2011 fue nombrado presidente de Corona. Se encontró un bajo crecimiento, de 2 por ciento, en el negocio industrial. Con ese panorama, lideró una reorganización con seis unidades estratégicas de negocios.

También dio un giro a la oferta hacia productos aspiracionales. El año pasado Corona creció 23 por ciento. La empresa también ha diseñado unos 500 proyectos de transformación productiva, la mayoría ya ejecutados, que le han abierto las puertas a la innovación.

Hoy la compañía cuenta con 19 plantas en Colombia, tres en Estados Unidos, tres en Centroamérica, 3 en México y una en Brasil. Tiene 14.000 empleados.

Moreno dice, al repasar su trayectoria, que la pasión por aprender, el cariño genuino por sus trabajadores, el temor a quedar- se obsoleto, la humildad, la claridad en los valores y el reconocimiento de las equivocaciones para superarlas son las condiciones de un empresario que se propone hacer crecer a una compañía.