Casa de ‘El Padrino’, en venta por 2,89 millones de dólares

En la inmobiliaria definen su interior como “‘chic’ pero elegante” y tiene 580 metros cuadrados de superficie. Oportunidad para la comunidad cinéfila.

Casa de 'El Padrino'

Archivo

Casa de 'El Padrino'

Empresas
POR:
noviembre 14 de 2014 - 09:27 p.m.
2014-11-14

No es "una oferta que no podrá rechazar", pero la casa de Vito Corleone en el clásico del cine ‘The Godfather (‘El Padrino’) está a la venta por 2,89 millones de dólares, con el indudable valor añadido para la comunidad cinéfila.

En la página web de la inmobiliaria Connie Profaci puede verse la mansión en la que Marlon Brando, en la piel de Don Vito Corleone, acariciaba a su gato en los primeros minutos de ‘The Godfather’ y celebraba la boda de su hija Connie.

Esta mansión no era un decorado, sino que existe de verdad, fue construida en 1930 en el 110 de Longfellow Avenue, en Staten Island (Nueva York) y está a la venta.

En la inmobiliaria definen su interior como “‘chic’ pero elegante” y tiene 580 metros cuadrados de superficie, aunque reconocen que intramuros no se rodó ninguna escena, sino que solo se filmaron exteriores de la fachada y se utilizó el terreno, de 2.200 metros cuadrados.

Con estilo Tudor, cinco habitaciones y siete baños, no está exactamente como cuando Francis Ford Coppola rodó la película en 1972, sino que tiene algunos lujos renovados en 2012 como una cocina gourmet, una sala de juegos en el sótano, un gimnasio y hasta una piscina con agua salada.

Además, muchas de las habitaciones han sido decoradas con motivos infantiles, lejos de la temática mafiosa del filme, y el anuncio asume que es apta para una ‘famiglia’, pues destaca que hay muchos colegios en los alrededores.

En 2013, otra de las casas de la película, la mansión de 29 dormitorios donde un rival de Corleone despertaba con una cabeza de caballo en su cama, se alquiló por 600.000 dólares al mes, esta vez en Beverly Hills, en Los Ángeles (California), convirtiéndose en la casa de alquiler más cara de Estados Unidos.

La casa había pertenecido al magnate de la comunicación William Randolph Hearst y también había servido de escenario para otras películas como ‘The Bodyguard’.

EFE

@Portafolio.co