Cerro Matoso está obligada a
reestructurarse para sobrevivir

Su presidente afirma que no cree que South32 esté dispuesto a
sostener operaciones que pierdan plata. Reducirá fuerza laboral en 18 %.

“Cuando un país realmente quiere que se haga minería y está convencido que es un buen negocio, hay una verdadera disposición del Estado a que funcione”, dice Ricardo Gaviria.

“Cuando un país realmente quiere que se haga minería y está convencido que es un buen negocio, hay una verdadera disposición del Estado a que funcione”, dice Ricardo Gaviria.

Archivo particular

Empresas
POR:
Pedro Vargas Núñez
febrero 25 de 2016 - 09:13 p.m.
2016-02-25

La reestructuración de las operaciones en Cerro Matoso para reducir costos y hacer viable la compañía comenzó hace dos años, afirma Ricardo Gaviria Jansa, presidente de Cerro Matoso, dueña del único yacimiento de níquel en el país.

Ahora debe buscar que el negocio genere un “flujo de caja positivo” o se corre el riesgo que la empresa deje de operar.

¿Cómo va a ser esa reestructuración ordenada desde Australia por South32?

Desde principios de 2014 se comenzó un proceso de restructuración de costos para que el negocio tuviera un flujo de caja positivo. Revisamos temas de contratos, procesos internos, de simplificación, procesos que llevaban muchos años.

Teníamos 2.500 personas entre contratistas y empleados directos para llegar a los 1.600 actuales, de los cuales unos 900 son empleados directos. Las reducciones de ahora serán mucho menores.

Sin embargo, este año fiscal, a junio de 2016, también vamos a terminar con un flujo de caja negativo importante.

¿En la parte administrativa cómo va a ser?

La injerencia de la oficina de Australia es mucho más fuerte porque allá se van a centralizar muchas cosas y vamos a tener mucha ayuda en compras, suministros, contratación, etc. Nosotros quedamos a cargo de la operación.

¿Y en la parte operativa?


Se va a volver más ligera para que se acomode a las realidades del mercado. No podemos estar esperando a que el precio del níquel suba porque no está bajo nuestro control.

Estamos alistando una estructura de costos para que podamos tener un flujo de caja positivo para el año fiscal 2017.

El tema no es solo de costos, hay un tema importante de producción, hace 15 años Cerro Matoso producía alrededor de 50.000 toneladas y para este año esperamos 36.800. Y nos vamos a estabilizar hasta terminar contrato en el 2029 a unas 33.000 toneladas.
Otro problema es que antes la tierra tenía un tres por ciento de níquel, ahora solo 1,5 por ciento porque la calidad del yacimiento va disminuyendo.

8.6
dólares
cuesta la tonelada de níquel hoy.


¿A cuál es el precio mínimo que pueden explotar sin caer en pérdidas?

Hoy le estamos apuntando a que logremos generar flujo de caja positivo cuando los precios internacionales estén a 3,50 dólares la libra de níquel, ahora lo estamos haciendo a 3,80 dólares.

Tenemos que asegurar que generemos un flujo de caja positivo en los próximos tres o cuatro años a pesar de los precios bajos.

¿Qué pasaría si no sucede?

Lo debemos alcanzar, lo vamos a hacer, tenemos unas iniciativas grandes para lograr desde la base reducción de costos. Si no lo hacemos la viabilidad de este negocio es bastante baja.

Estamos ante una situación donde unos dueños que es South32 no tienen el músculo financiero de BHP Billiton, y ellos no creo que estén dispuestos a sostener operaciones que pierden plata o no generan flujos de caja positivos.

Los negocios se montan para que den dinero, no para que pidan plata.

“El Estado y el país en general no tienen una política y disposición a querer ser un país minero”.

COMPARTIR EN TWITTER


¿Ve el riesgo de que no puedan cumplir la meta y el negocio no sea viable?

Sí, y los accionistas y la junta directiva pueden decir señoras y señores no estamos dispuestos a seguir soportando este negocio y tenemos que suspender las operaciones, eso es posible, como en cualquier otro negocio. Uno monta un negocio y si no da plata, tengo que cerrarlo. Pero como administradores de este negocio es nuestra responsabilidad seguir tomando todas las medidas a pesar de que sean difíciles o dolorosas para que los accionistas no se vean obligados a tomar esa decisión.

¿Cuánto ahorrarán con esta reestructuración?

No es solo la parte laboral; en el tema de energía, carbón y gas, que es el 40 por ciento de nuestra estructura de costos, tenemos que ser más eficientes.

También estamos renegociando con contratistas, proveedores de servicios para bajar contratos de suministros, es una iniciativa integral, en todos los elementos de la estructura de costos: fijos, variables, la parte de contratos, uso eficiente de los recursos de energía. Tenemos que ahorrar unos 50 millones de dólares anuales y ser sostenibles en el tiempo.

¿Eso quiere decir que las posibilidades de explotar La Esmeralda son pocas?

Las inversiones en La Esmeralda son del orden de 17 millones de dólares y además, hay varios elementos para embarcarse en ese proyecto.

Hay que resolver un tema con la Agencia Nacional Minera, de un cambio en la fórmula de las regalías y un pago retroactivo de 40 millones de dólares.

Si el negocio no está generando caja, es muy difícil meterse en la inversión.

Lo otro, es la negociación con el sindicato. Tenemos que asegurarnos de una negociación responsable donde todos tenemos que poner para que Cerro Matoso tenga futuro, que no tenemos ninguna huelga.

Después de solucionar eso, vamos donde los accionistas a pedir aprobaciones para seguir adelante.

¿Cómo va la negociación con los trabajadores?

Ya firmamos un acta de garantías y hay algunos detalles para empezar la etapa de arreglo directo. Soy muy optimista, hay disposición de las partes que nos lleven donde todos queremos ir, asegurar que hacemos Cerro Matoso sostenible en el corto, mediano y largo plazo. Los trabajadores están conscientes de la situación que se vive.

Pedro Vargas Núñez
Subeditor Portafolio