ChemChina sale a buscar la
plata para pagar por Syngenta

No todo el dinero en efectivo lo tienen los chinos para pagar por el
negocio más grande registrado hasta ahora en el sector agrícola mundial. 

Michel Demaré, presidente de Syngenta.

Michel Demaré, presidente de Syngenta.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
febrero 29 de 2016 - 07:42 p.m.
2016-02-29

La compañía China National Chemical salió esta semana a buscar un crédito por 35.000 millones de dólares para pagar lo ofrecido por la multinacional europea Syngenta.

Se calcula que, de resultar, sería la operación financiera más grande para la compra de una empresa por parte de los chinos.

ChemChina, que tiene su oficina principal en Beijing, contrató a China Citic Bank International para la coordinación de un préstamo por 15.000 millones de dólares que esa misma empresa garantizaría.

Es probable que este crédito –que organiza Citic Bank– sea sindicado, es decir, en el que participen varios bancos asiáticos.

Esta semana, se reunirán con varios bancos para lograr otro préstamo por 20.000 millones, “que tomaría Syngenta y no tendría garantía de ChemChina, según una declaración del 25 de febrero difundida por correo electrónico”, dijo un cable de la agencia de noticias Bloomberg.

Vale la pena recordar que ChemChina acordó, a comienzos de febrero, la compra de Syngenta por 43.000 millones de dólares, una transacción que la convertirá en la mayor proveedora del mundo de plaguicidas y otros insumos agrícolas, como semillas.

“El préstamo planeado eclipsa el financiamiento externo previo para adquisiciones de compañías chinas y podría impulsar temores respecto del endeudamiento de las empresas del país en su intento de comprar tecnología extranjera”, dijo el cable de Bloomberg.

Así fue la puja por la empresa

El pasado 3 de febrero, Syngenta anunció que ChemChina ofreció comprar la empresa, pagando 465 dólares por acción ordinaria, más un dividendo especial, condicionado al cierre de la operación.

“Además, los accionistas de Syngenta recibirán el dividendo ordinario propuesto, en mayo de 2016.

“La dirección actual de Syngenta continuará dirigiendo la empresa”.

“Tras el cierre, un Consejo de Administración de diez miembros será presidido por Ren Jianxin, presidente de ChemChina, e incluirá a cuatro de los miembros actuales del Consejo de Syngenta”, dijo la empresa en un comunicado oficial.

Previamente, durante todo el 2015 Syngenta estuvo ‘en la mira’ de la estadounidense Monsanto, cuyo negocio ofertado (frustrado) fue por 47.000 millones de dólares, 4.000 millones más de lo que pagará ChemChina por hacerse a la europea; al parecer, había muchas dudas acerca de si fuese avalado por las autoridades regulatorias.

43
mil 
millones de dólares es lo que pagarán los chinos
por la multinacional agrícola europea.


Syngenta rechazó esta oferta argumentando que podía ‘crear valor’ por su propia cuenta, es decir, sin pasar a manos de Monsanto. Sin embargo, a finales de octubre –tras ese no rotundo– se dio la renuncia sorpresiva del CEO de Syngenta, Michael Mack, quien salió de la compañía de forma intempestiva.

También, quedaron atrás otros negocios fallidos, sumados a anuncios y especulaciones que tuvieron a Syngenta de moda durante el último año y medio, como una posible fusión con Basf o con la china Adama (antes Makhteshim Agan Industries).

Adama fue comprada por ChemChina en el 2011; desde el 2006 ha comprado no menos de siete empresas.

Los resultados del 2015

El año pasado, Syngenta alcanzó ventas por 13.400 millones de dólares.

“Esta cifra marcó un crecimiento del uno por ciento (a tasa de cambio constante), con una reducción de dos por ciento en volumen de ventas y un incremento de precios de 3 por ciento”, dijo en su reporte oficial.

Según el informe, el ingreso neto de la compañía fue de 1.340 millones de dólares.
Asimismo, las ventas integradas (semillas y plaguicidas) crecieron en un dos por ciento, excluyendo glifosato y un efecto de cambio en los términos de ventas en Brasil.

Las ventas reportadas cayeron 11 por ciento, debido al fortalecimiento del dólar estadounidense.

“En los últimos dos años Syngenta ha enfrentado no solo bajos precios de los cultivos sino también la volatilidad de los mercados emergentes, además de los movimientos (revaluaciones) masivas de las monedas”, concluyó el informe.

En el 2014, el 75 por ciento de los ingresos de la empresa fueron por la venta de plaguicidas, seguido por el de semillas.

En las cuentas de varios analistas del mercado agrícola mundial, Syngenta tiene hoy el 20 por ciento del mercado de plaguicidas y el 8 por ciento de las ventas de semillas.

Syngenta nació en el año 2000, como resultado de la fusión de las compañías Novartis y Astra–Zeneca.

Syngenta seguiría igual

“Con la realización de esta oferta, ChemChina reconoce la calidad y el potencial del negocio Syngenta. Con ello se incluye una investigación (I+D ) y un proceso de fabricación. La transacción minimiza la intervención operacional; está enfocada en el crecimiento global, concretamente en China y en otros mercados emergentes, y permite la inversión a largo plazo en innovación.

“Syngenta seguirá siendo Syngenta y su sede seguirá en Suiza, lo cual refleja el atractivo de este país como ubicación corporativa”, afirmó
Michel Demaré, presidente de la empresa.