Chilena Ripley anuncia que tendrá banco en Colombia

El gerente de la cadena, Lázaro Calderón, dice que su compañía de financiamiento se transformará.

La cadena de tiendas, además de traer su tarjeta de crédito, tendrá su propio banco.

Archivo Portafolio.co

La cadena de tiendas, además de traer su tarjeta de crédito, tendrá su propio banco.

POR:
octubre 23 de 2012 - 11:52 p.m.
2012-10-23

Santiago Lázaro Calderón, como gerente general de Ripley y miembro de la familia controladora de esta multitienda, está, entre otras, en la carrera del arribo a Colombia, el tercer mercado en el que la marca desembarca, detrás de Chile y Perú.

El directivo afirma que estudian iniciar un plan en 2015 para abrir cinco locales más en Colombia, adicionales a los que se prevén en 2013 y 2014.

También anticipa que la compañía de financiamiento que crearán en Colombia se convertirá después en banco.

A la pregunta de ¿cómo se inició en los negocios?, responde: “Yo partí en 1983 barriendo, y me tocaba hacer el turno de abrir y cerrar.

Tenía que cuadrar caja ¡a mano! Recuerdo que había tres tiendas: Bandera 637, Huérfanos 967 y San Diego 200. Con mis hermanos, todos, en el servicio militar.

Nos tocó esa parte del rigor, dejando cosas de lado”, indica el líder ejecutivo de la multitienda, afanado ahora con el arribo a Colombia.

“Es parte de un plan estratégico que se apoya en el eje Pacífico”, precisa.

El proyecto global de negocios privilegia tres mercados, que suman 90 millones de habitantes, de los cuales 50 millones los aportará el país cafetero.

“El día de mañana, Colombia puede ser el país número uno de Ripley”, anticipa Calderón.

Ripley está desembarcando en Colombia, un mercado que atrae al retail chileno desde hace años y cuyo interés no amaina, como quedó demostrado con la compra de Carrefour por parte de Cencosud.

En Colombia, la tienda ya tiene contratos firmados para abrir 10 tiendas, que incluyen acuerdos con operadores locales como Grupo Éxito e Inversiones La 14.

Pero en el plan a 2015 tiene contemplado sumar otros cinco nuevos proyectos, explica Lázaro Calderón.

“Son conversaciones que estamos sosteniendo y que deberíamos llegar a concretarlas. Estamos evaluando un pool de tiendas para llegar a definir cuáles son las cinco que vamos a elegir”, dice Calderón sobre estas tiendas adicionales en camino.

Aunque prefiere no profundizar en las ubicaciones, sí indica que pueden incluir ciudades distintas a las que contemplan los acuerdos ya firmados, con los que ya tiene asegurado su arribo a Bogotá, Bucaramanga, Barranquilla, Villavicencio, Neiva y Envigado (Medellín).

“No hemos llegado ni a Cali ni a Pasto”, afirma Calderón, quien revela que también este arribo irá acompañado del negocio financiero, que partirá con la tarjeta y los créditos, bajo la sociedad Ripley Compañía de Financiamiento, pero que a mediano plazo será banco.

“Vamos a migrar a banco después de un periodo que estimamos va a ser del orden de dos a tres años para hacer los trámites”.

El grupo ya presentó solicitud de apertura de una compañía de financiamiento ante la Superintendencia Financiera de Colombia.

El plan Eje Pacífico, como lo llaman, se enfoca en una población de 90 millones de habitantes entre Chile, Perú y Colombia.

Contempla 1.008 millones de dólares de inversión al 2015, de los cuales 350 millones de dólares corresponden a inversión pura y dura, mientras el diferencial concierne a capital de trabajo para los distintos mercados.

CONCENTRADOS EN CONSOLIDAR EL NEGOCIO EN COLOMBIA

El trabajo ahora es lograr altos estándares de eficiencia en el mercado al que entran.

A las preguntas de ¿cuándo viene el cuarto mercado? ¿siguen las conversaciones en México con el grupo Palacio de Hierro, del grupo Bal?, Calderón responde: “Una vez que estemos asentados en Colombia, que sea una realidad y lleguemos a los niveles de eficiencia que pretendemos, podremos pensar en otro mercado, que hay muchos que nos gustan.

Pero hasta que eso no termine, no creo que sea prudente generar alguna distracción... una vez que avancemos en Colombia podríamos empezar a pensar, por qué no, en México. Tenemos extraordinarias relaciones con el grupo Bal”.

Finalmente, se refiere al mercado brasileño: “Para poder dar una opinión con sustento, habría que hacer un análisis más profundo (...) Después de que estemos solidificados en Colombia, pensaremos en otras alternativas.

La prudencia también invita”.

Para Colombia la compañía estima inversiones del orden de los 130 millones de dólares, en dos años. La cifra es similar a la que invertirá en Perú, en igual lapso.

Siga bajando para encontrar más contenido