China y Colombia avanzan en definición de normas sanitarias

El país asiático es el mayor importador de soya del mundo, al igual que de aceite de palma y frutas frescas como piña, pera, cítricos, fresas, banano y vegetales.

Empresas
POR:
octubre 15 de 2012 - 11:08 p.m.
2012-10-15

“Todos los días es tarde, cuando se trata de definir los protocolos sanitarios para conseguir el acceso real de los productos agropecuarios a cualquier mercado”.

Así lo señaló a Portafolio María Cristina Torres Villamil, subgerenta de regulación sanitaria del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), al señalar que el país avanza en la definición del estatus sanitario con la entidad homóloga de china, el AQSIQ.

“Este es un paso muy importante para que el país concrete, aún sin Tratado de Libre Comercio, sus posibilidades de ingresar al mercado más grande del mundo”, dijo la funcionaria.

Aseguró que en estos momentos el país tiene 112 registros agropecuarios aprobados, y el próximo paso es trabajar en la definición de los protocolos para productos de los sectores avícola y porcícola, que tienen grandes oportunidades en el mercado de 1.300 millones de habitantes.

“Debemos ponernos de acuerdo con los productores nacionales para saber exactamente cuáles son las partidas arancelarias en las que tienen interés, para trabajar con las autoridades chinas en sus exigencias sanitarias, las cuales no van más allá que las establecidas en los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio”, dijo la subgerenta del ICA.

Los avances en esta materia solo serán posibles si los empresarios rurales aplican prácticas debidas en el manejo sanitario de sus cultivos y en las actividades pecuarias, a fin de garantizar que los productos están libres de plagas y enfermedades, y que no ponen en riesgo la sanidad de las naciones que realizan las importaciones. “Es común ver que en el mundo se ofrecen largas listas de negocios con productos agropecuarios, sin que se haga una revisión de las verdaderas posibilidades sanitarias de Colombia.

En la actualidad, el país requiere de ajustes de los sectores productivo y exportador para lograr el cumplimiento de los requisitos de exportación al mercado chino y a otras naciones.

EL ACUERDO PREVIO ES UN PASO CLAVE PARA EL ACCESO REAL AL MERCADO ASIÁTICO

La existencia de 112 protocolos para productos agropecuarios colombianos que podrían ingresar al mercado chino constituye un avance para el proceso de negociación del tratado de libre comercio que está pendiente de iniciar.

La negociación de un acuerdo comercial con China tiene como objetivo ponerse a tono con lo realizado por otros socios comerciales de Colombia, que ya tienen tratados de libre comercio con China, tales como Perú, Costa Rica y Chile, mientras que México y Mercosur avanzan en la negociación.

El ICA considera que avanzar en la definición de protocolos fitosanitarios con China, sin que existan tratados comerciales de por medio, es un paso clave.

PRODUCTOS DEL AGRO NACIONAL QUE COMPRAN LOS ASIÁTICOS

A pesar de que el ingreso de productos agropecuarios colombianos al mercado chino es aún insignificante, la relación comercial con ese país no es del todo nueva.

De acuerdo con las cifras reportadas por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), en la actualidad, el país exporta a ese mercado 62 productos del campo, liderados por café y rosas frescas.

Pero además de estas partidas, Colombia coloca cueros y pieles enteras, glicerol, ‘linters’ de algodón, peces ornamentales, subproductos de pescado y de ganado bovino.

En busca del objetivo de abrir acceso a nuevos productos colombianos, el ICA y Ceniagua lograron hace un mes la admisibilidad sanitaria de larvas de camarón que comenzaron a ser exportadas desde Cartagena hacia Hong Kong, con el estricto cumplimiento de los requisitos sanitarios.

El primer despacho se hizo de manera exitosa, a pesar de las dificultades logísticas que significó la travesía, por tratarse de animales vivos, en agua de mar, que realizaron la ruta Cartagena, Bogotá, Fráncfort y Hong Kong, en territorio asiático.

En contraste, Colombia compra en el mercado chino cerca de 210 productos, entre frescos, derivados y agroindustriales, tales como plaguicidas químicos de uso agrícola, que alcanzan más de 40 por ciento de su participación, seguido de ajo, maní, fríjol, filetes de pescado congelado, jaibas y calamares.