Colombia se destaca y Bogotá quiere ser líder

Año tras año el país se consolida como destino de eventos de carácter internacional y está en permanente búsqueda de negocios de este tipo.

Corferias - Bogotá

Archivo Particular

Corferias - Bogotá

Empresas
POR:
septiembre 21 de 2015 - 03:41 p.m.
2015-09-21

De acuerdo con la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (Icca, por su sigla en inglés), año tras año Colombia mejora su imagen internacional como destino para realizar eventos de gran magnitud.

De hecho, ubica a Colombia como el tercer país de Suramérica con mayor número de eventos realizados, y a Bogotá como la primera ciudad de este en aportar a esta cifra; le siguen Cartagena y Medellín, según el ranking del 2014. 

“Colombia tiene hoy un panorama totalmente distinto al de hace 10 años, cuando había que rogar para que vinieran a conocer y escucharan lo que sucedía en Colombia. Hoy es distinto, la gente quiere saber del país, quieren saber por qué todo el mundo quiere venir. Eso ya es un avance muy grande, no solo en eventos sino en general, en términos de país, en términos de turismo”, comenta Sandra García, directora del Greater Bogotá Convention Bureau.

 Según esta entidad, entre el 2010 y el 2014, una muestra representativa de esta realidad se ve reflejada en los 68.617 extranjeros que participaron de alguno de los congresos o convenciones que esta organización apoyó; y entre el 2015 y el 2018 ya está confirmada la llegada de 27.400 asistentes internacionales a este tipo de eventos, cifra que va en aumento.

 Y es que hay motivos por los cuales ser optimistas. Por ejemplo, luego de competir con Dubai, Bali, Yokohama y Ciudad del Cabo, Bogotá acaba de ser elegida como sede del Congreso Mundial de Neurocirugía (WFMS, por su sigla en inglés) del 2021. Sí, dentro de seis años, por lo que el país debe estar siempre a la vanguardia porque así como hay sedes que se definen de un año para otro, hay otros que se hace con mayor antelación.

 El año próximo, en el 2016, Bogotá recibirá también la Cumbre Mundial de Gobiernos Locales (CGLU); y será la sede del One Young World 2017, el evento más importante a nivel mundial de liderazgo juvenil, Bogotá fue candidata junto a Paris, Belgrado y La Haya. Precisamente, en agosto pasado, tres personas de la organización estuvieron en la capital, por primera vez, para conocerla y constatar que reúne las condiciones para ser la anfitriona.

Y es que la capital colombiana es la única ciudad de América Latina que forma parte de la red de las 12 ciudades top del mundo, las mejores para hospedar eventos. “Bogotá es la única ciudad latinoamericana que pertenece de a la red ‘Best Cities’. Y no es solo Bogotá, somos Colombia porque no hay otra ciudad, no hay otro país de América Latina”, enfatiza García.

 

Unión, la estrategia

 Para seguir afianzando a Bogotá como ciudad sede de congresos y convenciones, Cotelco, Procolombia, la Cámara de Comercio de Bogotá y el Greater Bogotá Convention Bureau se unieron para conformar una sola fuerza que permita lograr este propósito.

 Portafolio habló con la directora del Greater Bogotá Convention Bureaupara conocer los objetivos de esta estrategia.

 

¿Qué llevó a estas cinco entidades a unirse?

La industria de los eventos no es solo una ramificación del turismo, es una industria multimillonaria y los países desarrollados que han entendido su valor económico la trabajan y se toman un pedazo de ese pastel del negocio mundial, y lo que queremos nosotros en Bogotá es también entrar y tomarnos un pedazo de ese pastel.

 Si se miran las cifras, el aporte que hace la industria de los eventos al PIB de muchos países es muy grande, del 3, 4, 5 por ciento y hay países donde es del 10 por ciento, porque han trabajado en ese tema; y nosotros queremos aportarle a Bogotá en su desarrollo económico, social y cultural a través de esta industria.

 

¿De dónde nació la idea?

El Greater Bogotá Convention Bureau lidera la estrategia de promoción internacional de la ciudad como sede de eventos y se convierte en el escenario de articulación público-privada, porque cuando vamos a buscar ser la sede de un evento, necesitamos demostrarles a los que toman la decisión, inversionistas y líderes de opinión, que somos una ciudad unida en un propósito.

 Entonces el Boureau tuvo una responsabilidad muy grande para lograr esos consensos, pero lo más maravilloso es que hemos encontrado el eco que necesitamos.

 

¿Qué estrategias están implementando, o están en camino de hacerlo, para lograr estos objetivos para la capital?

 En la industria de los eventos hay muchos frentes que atacar y cada entidad ejerce un rol distinto, y eso alimenta una estrategia muy contundente. El primer frente de acción es reconocer, y no solo Bogotá sino todo el país, que esta industria es muy importante, porque así será más fácil que todos trabajemos por ese propósito, que incluye hacer que la gente entienda ese valor, no solo económico sino también el valor transformador que tiene, por eso estamos desarrollando estrategias de comunicación, de socialización, de medición de impacto y documentos donde demostramos, con cifras e información cualitativa, toda la trascendencia que tiene.

 El segundo es generar articulación institucional. Ponernos de acuerdo, establecer prioridades, renunciar a los egos y darle protagonismo a la ciudad.

El tercero es fortalecer la oferta. Tenemos empresas con unos estándares de calidad muy altos, por lo que estamos generando espacios para charlas de turismo de eventos, donde la industria puede escuchar a los que están en ese mundo, que miran los destinos, que toman las decisiones, para saber qué debemos mejorar en servicios, calidad, estandarización de procesos, entre otros.

 

¿Y cómo estamos en competitividad?

Ese es el cuarto frente. Para ser más competitivos debemos traer eventos que le sirvan a la ciudad, porque estos son potenciadores, los que asisten a ellos son personas que toman decisiones, que hacen inversiones, que hacen negocios, gente especializada en un sector, y debemos usar eso a nuestro favor.

 El quinto frente es generar apropiación de la ciudad. Todas las entidades trabajamos en eso y la Cámara de Comercio de Bogotá hace un trabajo muy juicioso para que la gente entienda que esta ciudad es de todos y que hay que pasar de la queja a la acción, y que a pesar de los problemas, Bogotá es nuestra y somos nosotros quienes podemos realmente aportar en el cambio que se necesita. En la medida que esto se dé, todo lo demás se va a potenciar.

Todos estos aspectos están acompañados de la estrategia de promoción internacional que cada entidad lidera desde su rol, haciendo una divulgación muy fuerte y presencia en los espacios mundiales donde Bogotá debe estar presente. El Bureau está siendo muy activo en ese trabajo para hacer que Bogotá brille más.

 

¿Puede el cambio actual del dólar en Colombia afectar para que el país no sea visible, ante quienes toman las decisiones, para tenerlo en cuenta como sede de eventos?

Aun cuando el tema de visibilidad de un destino no depende exclusivamente del dólar y está muy ligado a la estrategia de promoción que desarrollen las entidades y los gobiernos locales y regionales, existen varios escenarios que no podemos dejar de lado:

 En el caso de los organizadores de congresos, convenciones y viajes de incentivo, así como también de hoteles radicados en el país, cuya operación tenga un enfoque principalmente internacional, el beneficio del incremento en el valor de la divisa es evidente, si consideramos esta actividad como una exportación de servicios.

 Sin embargo, Colombia no es el único país de la región que está sufriendo el tema de la devaluación de su moneda, y es aquí cuando a nuestra industria se le dificulta concretar negocios, pues bajo este escenario las empresas empiezan a recortar sus gastos, siendo los temas de promoción (entre ellos los eventos) los más afectados.

No obstante lo anterior, siempre los momentos de crisis son buenos para comenzar a sembrar la inquietud sobre nuevas opciones todavía no exploradas, como es el caso de Bogotá, que empieza a ser considerada en mercados que antes no lo hacían. Lo cual se convierte en una  gran oportunidad, ya que el resultado de la captación de un evento es a mediano y largo plazo.

MARTHA DONNY MOSQUERA

Periodista Temas Especiales