‘En Colombia, el Gobierno y el negocio están alineados’

Aunque se necesita tiempo para migrar a sistemas de pago electrónicos, una de las ventajas del país es que tanto el Gobierno como el sector privado tienen como estrategia común la reducción del efectivo, señala Gary Flood, presidente de Productos y Soluciones Globales de MasterCard.

Gary Flood, presidente de Productos y Soluciones Globales de MasterCard.

Portafolio / Mauricio Moreno

Gary Flood, presidente de Productos y Soluciones Globales de MasterCard.

Empresas
POR:
agosto 23 de 2015 - 11:39 p.m.
2015-08-23

En Colombia, tanto el Gobierno como el sector privado están alineados en la estrategia de reducir el uso del efectivo, lo cual se convierte en un atractivo para las redes de pago.

Esta es una de las motivaciones para empresas como MasterCard, que está trabajando para ofrecer soluciones a consumidores y ampliar la aceptación de los medios de pago en el comercio.

A pesar de la desaceleración de la economía, mantienen su plan de crecimiento, en el que no descartan adquisiciones, según Gary Flood, presidente de Productos y Soluciones Globales de MasterCard, quien habló con Portafolio.

¿Cuál es su visión sobre Colombia?

Representa muchas oportunidades que vale la pena destacar. Trabajamos conjuntamente con gobiernos alrededor del mundo buscando sustituir el efectivo por pagos electrónicos. En Colombia hay un gobierno interesado en desplazar el efectivo, que busca una economía más transparente y eso es una oportunidad, porque el Gobierno y el negocio están alineados.

Para el consumidor hay muchas maneras de distribuir una gran variedad de productos. Los productos débito moverán más transacciones de cajeros electrónicos o puntos de venta. Ahora es cuestión de entender cómo trabajar ambas cosas al tiempo y ver cómo podemos ayudar.

¿Qué planes tienen en el mercado colombiano?

Estamos tratando de entender lo que es importante para consumidores y los comercios y nos aseguramos de materializarlo en nuestra operación. Creo que establecemos mejor que cualquiera una conexión entre compradores y vendedores. Quiero ser capaz de lograr que las compras y ventas sean de manera eficiente, lo cual significa que lo digital tendrá un papel muy importante en esa transición. Otro tema clave es la aceptación, donde hay grandes oportunidades.

Hay cerca de un millón y medio de locales de comercios hoy en día y tal vez hay entre 200.000 y 300.000 puntos de aceptación. Quizás podrían llegar a 750.000 en el mediano plazo.

¿Cuáles son los obstáculos para masificar los pagos digitales?

Eso lleva tiempo porque hay muchas partes involucradas. Están los bancos, los comercios, las compañías de tecnología. Todos nos tenemos que unir para ver cómo lo hacemos. Si las personas tienen la capacidad de utilizar un dispositivo, ya sea un teléfono o un pedazo de plástico es solo una parte, también se necesita aceptación del comerciante, que los adquirientes y los bancos estén alineados con los comercios, así se obtiene el ecosistema completo. Creo que ese tipo de cosas tomarán tiempo, pero estamos trabajando en ello.

Evidentemente la estrategia toma tiempo, pero ¿tenemos los estímulos para desarrollar el mercado?

He podido ver que existe un estímulo estupendo aquí, que es que el gobierno quiere reducir el uso del efectivo. Con eso y un diálogo abierto con la industria, se puede realizar más rápido. Pienso que la otra oportunidad es el sistema de tránsito, los taxis. Esto representa un terreno estupendo porque es de uso cotidiano, no es un uso periódico, de manera que cuando se puede trabajar en eso, la adopción va a ser más acelerada.

Asobancaria dijo recientemente que se necesitan estímulos fiscales para desarrollar los medios de pago. ¿Está de acuerdo?

Creo que el sistema se debe volver lo más eficiente posible y que sea algo que los consumidores quieran usar. Así, en consecuencia, se mira la estructura fiscal completa y se pregunta qué está motivando a los consumidores a utilizar qué, y qué está motivando a los comercios a hacer qué. Algo que he aprendido es que las mejores personas para realizarlo son las personas locales, en contraposición a algún compañero de Nueva York que venga y diga que cree saber cuál es la mejor forma de hacerlo. Pero creo que si no existe una alineación entre la estructura fiscal y las motivaciones con relación a lo que se quiere, el desarrollo se va a volver lento.

¿Cómo los ha afectado la desaceleración en América Latina?

Es algo con lo que debemos lidiar; estamos presentes en 210 países y territorios, así que muchas veces el enfriamiento de una región se compensa con el crecimiento económico de otra. El otro aspecto es que la conversión de pagos en cheque y efectivo a pagos electrónicos continúa a pesar de la desaceleración. Y la tercera dimensión es obtener más negocios.

Ustedes han estado activos en materia de adquisiciones. ¿Siguen buscando oportunidades? ¿En qué sectores?

Las que mejor encajen con nuestra estrategia. Estamos buscando crecer a lo largo de los ámbitos débito, crédito, comercial y prepago. Lo que significa que estamos buscando hacer el trabajo de la manera más efectiva y si no incluye fusiones y adquisiciones no importa, pero esa podría ser una mejor manera de hacerlo.