‘Colombia tiene una gran oportunidad en turismo’

Dólar y seguridad están alineados con el sector, afirma Juan Londoño, gerente de División Turística de Constructora Bolívar y de Tiempo Compartido. 

Juan Luis Londoño Osorio

Juan Luis Londoño Osorio, gerente de la División Turística de Constructora Bolívar y presidente de la Asociación de Empresas de Tiempo Compartido.

Empresas
POR:
Portafolio
abril 04 de 2016 - 06:46 p.m.
2016-04-04

El tiempo compartido se desarrolló hace 40 años enfocado en las familias, para que compraran un espacio para sus vacaciones; luego nacieron las compañías de intercambio, para no pasar vacaciones en el sitio.

Este tipo de servicios hoteleros se desarrolló principalmente en Estados Unidos y en México, especialmente en la zona de Cancún.

El modelo ha venido evolucionando. Inicialmente las familias o las personas compraban una participación en el hotel, con escritura pública, con asignación de semana fija, y luego se pasó al mecanismo de derechos fiduciarios y semana flotante.

También surgió el sistema de puntos, de tal manera que el dueño los usaba de acuerdo con su conveniencia.

Hoy, en Estados Unidos hay cerca de 10 millones de propietarios, mientras que en Colombia hay alrededor de 140.000 familias propietarias de tiempo compartido.

Y en territorio estadounidense hay cerca de 2.000 resorts y 200.000 unidades de tiempo compartido. En México, este negocio aporta cerca del 8 por ciento del Producto Interno Bruto de ese país.

Juan Luis Londoño Osorio, gerente de la división de Turismo de Constructora Bolívar y presidente de la Asociación Colombiana de Tiempo Compartido, habló con Portafolio sobre el tema.

¿Cómo está el modelo de tiempo compartido en Colombia?

No solamente está bien, sino que tiene un gran potencial de crecimiento en el país. Este es un esquema complementario para la hotelería y otra forma de tomar vacaciones.

En Colombia el tiempo compartido viene creciendo a través de firmas muy serias como Decameron On Vacation , Zuana, Explorer Club (GHL), entre otros.

¿Quiénes toman servicios de tiempo compartido?

Las familias de clase media que tienen cierta capacidad de pago, pero que requieren comodidad para un buen número de personas.

¿Cuáles son las modalidades de tiempo compartido?

Básicamente hay dos modalidades. Una es la compra en una propiedad, de un derecho de por vida a tomar una semana o más tiempo, anual, de vacaciones en un hotel resort.
Hoy se hace a través de un derecho fiduciario, heredable por parte de la familia.

Este periodo puede ser rotable en diferentes meses del año y distintos sitios, es decir, el propietario puede tomarlo en otro hotel que tenga las mismas especificaciones.

En el mundo, las grandes cadenas están vinculadas a tiempo compartido, tales como Marriott, Disney, Hyatt, Intercontinental y Starwood, entre otras.

¿Cuál es la segunda modalidad?

Es la venta de puntos que un cliente compra y se los puede gastar en cualquier temporada del año, haciendo la reserva, y escogiendo el sitio que quiera. Una vez gastados los puntos, el usuario debe comprar otros si requiere otras vacaciones para el año siguiente o hacer uso de los que tenga acumulados. En temporadas altas se requieren más puntos que en las bajas. La ventaja es que puede conseguir una muy buena tarifa. En este caso no se adquiere un activo, como sucede con la compra a perpetuidad del derecho fiduciario.

¿En el caso de derecho a perpetuidad, el dueño puede arrendarlo, cederlo o venderlo?

Claro que sí. Puede hacer lo que quiera con ello. Incluso, lo puede entregar a la cadena de intercambio para que se lo cambie por otro sitio del mundo. Esto es común en Orlando, Cancún, Cartagena y el Caribe.

¿Se están explorando nuevas modalidades de tiempo compartido?

Sí. Nosotros, es decir, Constructora Bolívar, tiene un proyecto en Anapoima, Cundinamarca, que construyó 69 casas grandes, divididas en cuatro partes. Los clientes compran uno o más derechos. La novedad es que es una casa de recreo.
Se trata de una inversión de 300 millones de pesos y también es a perpetuidad. El proyecto se llama Gran Reserva de Anapoima. Los 274 derechos ya se vendieron.

¿Cómo ve el negocio hotelero en Colombia?

El sector va bien. El impulso dado por el Gobierno a la infraestructura hotelera fue definitivo. El potencial que tiene el país en términos de turismo es enorme.

Desde luego se requiere seguridad, pero creo que el país va en esa línea de mejorar la seguridad, y los resultados van a ser muy importantes. Hay que frenar la informalidad y la ‘parahotelería’. Este es un problema que se ha venido complicando.

¿Qué opinión tiene de Airbnb?

Eso está creciendo mucho. Se volvió mundial. Se trata de una ‘parahotelería’ que tiene que ser controlada y formalizada. Yo creo que igual que Uber, para el usuario es conveniente, pero en condiciones diferentes. Por ahora, esto solo lo combatimos con mejor servicio.

HAY ESPACIO PARA MÁS HOTELES

¿Usted cree que la oferta hotelera colombiana está tocando techo?

No. Yo creo que aún hay déficit de hotelería en varias ciudades. Aún hay espacio para nuevos hoteles, pero los inversionistas deben hacer los estudios de mercado respectivos para saber dónde llegar.

Veo que hay muchos sitios turísticos en donde aún se requieren hoteles y otros lugares que pueden convertirse en nuevos destinos.

El dólar y la paz son un gran dinamizador del sector, y ambas variables están mejorando en Colombia. Tenemos una gran oportunidad y hay que aprovecharla.