Colombia tiene 4,5 millones de micronegocios funcionando

Más de 1,2 millones de estos llevan cerca de 10 años de labores. Las viviendas, las calles y los carros particulares son los domicilios. El 20 por ciento de los que atienden tienen carrera universitaria.

Empresas
POR:
diciembre 16 de 2014 - 02:44 a.m.
2014-12-16

Desde la actividad económica que genera la tienda que se abre en una vivienda, para satisfacer las necesidades del vecindario, hasta quien utiliza su automóvil para la venta de merengón o lencería ya fueron censadas por el Dane.

Se trata de los clasificados como micronegocios que hacen entre una y hasta 10 personas, de los cuales el Dane identificó 4,5 millones funcionando en el país.

La medición la hizo la entidad en el periodo abril a diciembre de 2013, informe que publicó el fin de semana pasado.

En general, la gente se ocupa en todos los sectores económicos, por lo que la entidad censó micronegocios en comercio, construcción, hoteles, restaurantes, transporte, almacenamiento, comunicaciones, actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, educación y servicios sociales en salud y actividades de asociaciones culturales y deportivas.

En cuanto a su ubicación, de los 4,5 millones de micronegocios, el 39,7 por ciento se ubica en la vivienda de habitación y el 69,5 por ciento ocupa a una sola persona.

En el total nacional, el 39,7 por ciento de ellos hacen parte del sector comercio, el 14,0 por ciento de la industria manufacturera, el 11,6 por ciento son de transporte, el 11,2 por ciento de educación, servicios sociales y de salud, y otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales, el 9,3 por ciento son hoteles, restaurantes, bares y similares, el 8,4 por ciento pertenece a las actividades inmobiliarias, empresariales, de alquiler y 5,7por ciento a construcción.

El sitio de trabajo más utilizado es la vivienda, con 39,7 por ciento; en segundo lugar están las unidades ubicadas en un local fijo, oficina o fábrica con un 29,4 por ciento; en tercer lugar se hallan sitios al descubierto con 10,4 por ciento, que corresponde en su mayoría a las actividades ambulantes o estacionarias; le sigue el comercio de puerta en puerta con un 9,1 por ciento y finamente se encuentra el uso de un vehículo, con 8,8 por ciento.

En cuanto al nivel educativo de los dependientes están casi a la par. En su mayoría, el 45,5 por ciento son personas que tienen el bachillerato completo, mientras que el 29 por ciento ha cursado la primaria.

Llama también la atención que el 20 por ciento de las personas que tienen micronegocios hayan cursado una carrera universitaria; apenas 4,6 por ciento no escolaridad.

La medición para la organización empresarial de los micronegocios arrojó que de los 4, 5 millones de negocios, solo el 1,1 por ciento son sociedades comerciales legalmente constituidas en limitadas, comanditarias, por acciones, SAS y cooperativas, entre otras.

El 25 por ciento son organizaciones unipersonales, mientras que el 72,6 no ha registrado sus negocios.

Por rangos de personal ocupado el 69,5 por ciento de los micronegocios está compuesto por una persona, el 23,9 por ciento tiene de 2 a 3 personas, y el 6,6 por ciento ocupa entre 4 y 10 personas.

El 32,6 por ciento de los micronegocios tienen más de 10 años funcionando.

LA 'TRADICIÓN' DE ESTAS ACTIVIDADES COMERCIALES 

Del total de negocios censados, 920.000 tienen por lo menos un año de haberse establecido, lo que podría interpretarse como personas que decidieron dejar de buscar un empleo formal; 315.000 iniciaron sus actividades en el sector comercio y 128.000 abrieron en los sectores restaurantes o bar, mientras que 104.000 se decidieron por fabricar productos (regularmente artesanías) y venderlas.

De los negocios que tienen más de 10 años, 623.000 están dedicados al comercio, 271.000 a las manufacturas y 118.000 a inmobiliaria; siguen 110.000 al transporte, 107.000 a la construcción y 96.000 a restaurantes.

Así las cosas, los resultados del censo del Dane indican que la actividad comercial, como cadena de intermediación de productos, es la actividad a la que más recurre quien decide montar un micronegocio.