Hoy no es necesario sembrar más arroz en el país: Fedearroz

El gremio arrocero indicó que hay total abastecimiento del cereal. Se plantarían las mismas 570.000 hectáreas del año pasado.

Arroz

En Colombia predominan dos grandes categorías en el cultivo del arroz: mecanizado y manual.

Archivo particular

POR:
Portafolio
marzo 06 de 2017 - 11:08 p.m.
2017-03-06

Con el fin de salvaguardar el bolsillo de los agricultores, el gerente de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), Rafael Hernández, está recorriendo el país pidiendo que no crezcan más las áreas de cultivo este año.

Según el dirigente gremial, las razones principales están en que el país arrocero logró satisfacer la demanda interna, a lo que se suman las importaciones del cereal. Por ahora, al país solo se le cuentan las 98.442 toneladas de arroz blanco que llegan por el TLC con los Estados Unidos.

También destacó que cada vez la productividad de los cultivos aumenta más, lo que quiere decir más arroz por unidad de superficie.


Esto –destacó– se ha logrado con la puesta en marcha del Programa de Adopción Masiva de Tecnología (Amtec).

Como resultado de esa operación, los rendimientos en los cultivos de arroz han aumentado entre una y dos toneladas por hectárea, con una disminución del 34 por ciento en los costos de producción con respecto a lotes tradicionales.

Así las cosas, el dirigente gremial espera que este año se siembren las mismas 570.000 hectáreas del año pasado, pues una más incrementaría la oferta y, por ende, traería sobreoferta y baja en los precios de compra.

Según Hernández , en el Casanare, departamento con mayor área cultivada de arroz en el país, se sembraron el año pasado un total de 139.000 hectáreas y lo recomendable para el 2017 es que no sobrepasen las 130.000.

Por otra parte, en el Meta se sembraron cerca de 83.000 hectáreas, y se recomienda en el 2017 no sembrar más de 60.000.

“Esto lo hacemos porque queremos que se conserven los niveles de ingreso para los productores. Si aumenta el área va aumentar la producción y se generará una sobreoferta que es negativa para el precio”, concluyó el gerente de Fedearroz en su visita a las áreas arroceras.

Ahora, como alternativa está la exportación del cereal, pero, como se sabe, el mundo posee suficientes inventarios del cereal y una oferta adicional tendría como consecuencia la merma en el precio global.

Con la tecnología Amtec se estima que en no menos de dos años el total del país arrocero la habrá adoptado y se produciría arroz a los estándares internacionales.

“La sobreoferta es negativa para nuestro gremio”

En entrevista con Portafolio, Rafael Hernández indicó que el país tiene un abasto suficiente para tres meses.

Esto quiere decir que en el caso hipotético de que se cerraran las fronteras y no se llegara a cosechar un solo kilo, las reservas de este cereal alcanzan para tres meses de abastecimiento de la población.

El sector arrocero le cumplió al Gobierno en la meta de crecimiento del área y en esa nos quedaremos por ahora. Los excedentes pesan sobre la rentabilidad de los agricultores”, dijo el dirigente gremial.

Es muy difícil decirles a los agricultores que tienen su finca en producción que dejen de sembrar; más bien, el mensaje es para ese finquero que está pensando en que la panacea es cosechar arroz en este momento, porque no es cierto”.

“Entrar más gente a que siembre arroz, a que aumente el área, va a incrementar las producción y va a aumentar la oferta, lo que se traduce, casi que de forma inmediata, en que esa sobreoferta es negativa para el precio”.

“Por ahora, el precio de compra de la carga, en el departamento del Meta está en unos 124.000 pesos. Un precio menor es nocivo porque empieza a ponerse en duda la rentabilidad del cultivo”, concluyó el gerente de Fedearroz.

Siga bajando para encontrar más contenido