Un colombiano se luce en Nueva York con la fiducia

Mercado inmobiliario, con una nueva entrada. La gente del común también hace parte de los grandes negocios en Manhattan.

Rodrigo Niño, presidente de Prodigy Network.

Archivo particular

Rodrigo Niño, presidente de Prodigy Network.

Empresas
POR:
octubre 23 de 2014 - 05:27 a.m.
2014-10-23

El corazón financiero de los Estados Unidos está en constante renovación, no es solo la Zona Cero, es casi todo Manhattan y allí los competidores son todos de las grandes ligas y con mucho músculo financiero pues los trabajos y los terrenos no son baratos.

En ese mercado Prodigy Network, compañía colombiana con sede en Nueva York, se metió para abrir a la mayoría de personas la posibilidad de invertir en ese mercado sin necesidad de tener millones de dólares para acceder a una parte de la propiedad.

El secreto del bogotano Rodrigo Niño, presidente de Prodigy Network, fue simplemente exportar la figura colombiana de la fiducia (financiación colectiva) en la que a un gran proyecto puede entrar cualquier persona comprando un derecho que le entrega propiedad proporcional a la inversión y a la renta del activo y que allí se conoce como crowdfunding.

En este caso Prodigy se ha dedicado a la fiducia inmobiliaria, comprando activos en Manhattan, luego los remodela y amplía para diferentes usos o para la venta. El modelo de la compañía ha sido exitoso, prueba de ello es que en sus proyectos hay financiación de entidades como el Deutsche Bank, el Banco Imperial de Comercio Canadiense (CIBC por sus siglas en inglés) y el Bank of America.

Los recursos que ha obtenido para sus proyectos ya superan los 500 millones de dólares y ya hay varios cerrados.

Hoy, por ejemplo, el proyecto AKA, con un costo de 120 millones de dólares y fue financiado por un préstamo senior de $ 72,5 millones, $ 16.5 millones de capital institucional, y $ 31 millones de capital de inversores ubicados en seis países diferentes, incluyendo Estados Unidos inversores acreditados.

AKA, una división de Korman Communities, es una innovadora y creciente colección de residencias de lujo con servicio en los principales sectores urbanos. El proyecto es un edificio de 17 pisos que entrará al servicio en el 2015.

Después de cerrar AKA Wall Street , ahora manejan el desarrollo del 17John. Inversores acreditados pueden comprar los REP (Participación Real Estate) en 17John y comprar en los rendimientos operativos del proyecto y la apreciación de capital. Los derechos se venden en 50.000 dólares cada uno.

17John está situado junto al nuevo Centro de Fulton, el tercer mayor centro de transporte en Manhattan, después de Grand Central y Penn Station y a una cuadra del nuevo World Trade Center. 17John es una residencia de estadías prolongadas, diseñado para atender el crecimiento en el distrito financiero, incluidos el nuevo desarrollo, los minoristas de lujo y restaurantes están abiertos en la zona. “Lo que hacemos es simplemente darle acceso a los grandes negocios a los ciudadanos del común, que de otra forma no podrían entrar porque en su mayoría son negocios que superan los cien millones de dólares”, señala Rodrigo Niño.

UN CAMBIO ABRIÓ LAS PUERTAS

Un cambio en la legislación estadounidense le permitió a Niño llevar esta idea de Bogotá a Nueva York en el 2013 (antes no estaba permitido), y aunque hoy hay otras dos compañías que siguen sus pasos, la suya es la más grande. Su portafolio supera los 450 millones de dólares.

Rodrigo Niño está convencido de que esto es solo el comienzo. “Estamos es ante una revolución. Vamos a migrar a una economía del crowd, donde todo se hará de una manera diferente. Gracias a la tecnología y a los cambios en los marcos legales como el que sucedió en Estados Unidos, los grupos de inversionistas asociados de todo el mundo pueden llegar a los enclaves de concentración de riqueza que antes eran privilegio de los grandes capitales. El negocio inmobiliario es solo uno de esos enclaves, pero hay muchos más, así que las posibilidades son ilimitadas. Esto se va a replicar en todas las industrias y va a cambiar el modelo económico hacia lo que yo llamo la economía del crowd”.