‘Que los colombianos me adoren, es mi mayor riqueza’

El dinámico crecimiento de la marca Arturo Calle completa más 27 años desde cuando empezó su expansión por las ciudades del país.

Arturo Calle dialoga con Ricardo Ávila, director de Portafolio, sobre su gestión empresarial.

Archivo particular

Arturo Calle dialoga con Ricardo Ávila, director de Portafolio, sobre su gestión empresarial.

Empresas
POR:
noviembre 27 de 2014 - 12:39 a.m.
2014-11-27

El éxito de la marca Arturo Calle comenzó en el mercado bogotano, cuando decidió pasar de tener almacenes que tenían entre 60 a 100 metros cuadrados a un área de 500 a 2.000 metros, para ofrecer al público una mayor variedad de productos.

“Arturo Calle en ese momento cogió un gran mercado, porque la gente iba a un almacén donde se tenía una gran oferta, mientras que los demás no la poseían”, dijo el empresario Arturo Calle, creador de la marca con su mismo nombre, durante su intervención este miércoles en las Lecciones Empresariales de Portafolio.

Lo que hicimos fue utilizar la inteligencia normal que es la que requerimos los seres humanos, lo cual fue optado por los demás y por eso hoy se ven grandes compañías con unas áreas de servicio al público muy generosas.

El segundo éxito, es cuando ya teníamos este modelo de locales y nos preguntamos ¿y el resto del país qué? Por eso, decidimos ir a otras ciudades, Medellín fue la primera y adquirimos allí unos locales muy grandes, porque me dije ¡a dónde mis paisanos, yo entro por lo alto o no entró¡ porque yo no les voy a dar papaya para que comiencen a burlarse diciendo ¡Este es el Arturo Calle que llegó a Medellín¡

Por eso, cogí el primer día y les abrí 5 almacenes y fue un éxito rotundo.

Me quieren mucho y tengo una gran clientela, después pasamos al resto del país, hoy cubrimos casi la totalidad de Colombia menos Tunja, en donde ya me matriculé como boyacense y me dieron cedula de allí. Después de Tunja, me falta Sincelejo en donde nos están desarrollando un centro comercial.

Lo cierto es que “estamos ubicados en las capitales importantes del país y en las medianas. La marca es conocida por 45 millones de colombianos, quienes me adoran y, esa es mi mayor riqueza que no cambio por el oro del mundo”, comentó el directivo empresarial.

El primer almacén de formato grande que abrió Arturo Calle, fue en la calle 122, en Bogotá, eso hace unos 25 años, pero el crecimiento fuerte de la compañía viene desde hace unos 27 años para acá cuando se expandió por el resto del país y cambio a este concepto.

A Medellín llegamos hace unos 15 años, después fue Cali, excelente en una época, “no me tocó allí el boom fuerte del narcotráfico y yo me ofendí por eso, porque hubiera ganado mucho, pero que tristeza uno ganar plata indirectamente sin tener la culpa, pero con dinero mal habido”, observo Calle.

Reconoció que cerró dos almacenes que tenía en la carrera 10, en Bogotá porque el sector cambio, se volvió inseguro y la marca ya no puede estar en un sitio popular. El otro que clausuró fue el de Santa Bárbara, porque el espacio era muy pequeño.

Admitió, que como la marca debía explorar mercados foráneos lo está haciendo en sociedad con un aliado estratégico como es el Grupo Motta, que tiene un reconocimiento amplio en Centroamérica

“En este momento tenemos 5 almacenes en el exterior y venimos estudiando la posibilidad de abrir dos más en Centroamérica. Además, estamos en conversaciones con Perú, Ecuador y Chile, no sé si los vamos abrir con la familia Motta, que tiene muchos nexos con desarrolladores de centros comerciales en estos lugares”, precisó Calle.

Especificó, que el 65% de la producción de sus prendas es nacional, prueba de ello son los más de tres mil trabajadores que tiene la empresa y el 35% restante se hace con materia prima importada.