¿Cómo diseñar un proyecto y lograr crédito?

Lograr el punto de equilibrio entre inversiones y ventas es un punto clave para asegurar la sostenibilidad empresarial y poder acceder financiación.

BBVA financiación
Empresas
POR:
Portafolio
septiembre 16 de 2016 - 09:51 a.m.
2016-09-16

Existen diferentes opciones de financiamiento para proyectos empresariales, que van desde las entidades financieras, hasta los fondos de inversión públicos y privados, a los que se puede acceder si se cuenta con un completo plan de negocios que deje ver la viabilidad financiera del proyecto.

Alrededor del 70 por ciento de las empresas que se crean anualmente en Colombia fracasan antes de los primeros cinco años de funcionamiento pues, según datos de Confecámaras, de 1.033.211 firmas que se crearon entre 2011 y 2015 en el país, se cancelaron 991.911 en ese mismo periodo. Esto se da porque las empresas no cuentan con los activos o las garantías que les permitan mantener una buena proyección del flujo de caja.

“Un menor valor de activos implica menos garantías y mayores restricciones para el acceso a financiamiento de inversiones en capital de trabajo, hecho que hace a las empresas más vulnerables ante las condiciones cambiantes del mercado”, señala Confecámaras. De ahí la importancia de crear un modelo de negocio sostenible, que permita llegar al punto de equilibrio entre los ingresos y los costos que se generan en la empresa, independientemente de si es un servicio o un producto.

Fabián Villarreal, director de Muysk (primer fabricante de platillos para batería en Colombia, ganador de seis premios de emprendimiento), afirma que el verdadero reto de un proyecto empresarial es contar con una excelente investigación de mercados, un desarrollo estratégico en el tema de marketing y comercial y una viabilidad financiera que maneje cifras adecuadas, tanto de inversión como de proyección.

“La base fundamental del plan de negocios es la investigación de mercados porque de ahí sale la amplitud y las oportunidades de una empresa, al tiempo que permite validar las condiciones y características, tanto del consumidor como de la competencia. Además, la investigación de mercados da paso al desarrollo de toda la parte estratégica, técnica y financiera”, explica Villarreal.

Sin embargo, para realizar esa investigación de mercados, el director de Muysk indica que es importante analizar no solo la información de la competencia o del mercado que se conoce, sino que se debe realizar un análisis desde la parte macroeconómica, es decir, de estadísticas e investigaciones presentadas por ejemplo por el Dane, así como otras a nivel internacional que permitan conocer el desarrollo y la tendencia del mercado, para momentos en que se requiera – por ejemplo – hacer uso de materias primas que se negocian a nivel mundial.

HAY QUE INVESTIGAR PRIMERO
Por su parte, la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) explica que “la investigación de mercados es una potente herramienta para que la empresa o el emprendedor, pueda establecer planes, políticas, estrategias y objetivos, según el enfoque que quiera darle al crecimiento del negocio”; para lo cual se deben tener en cuenta aspectos como el estudio del entorno, la definición del segmento del mercado y la relación con los competidores.

Pero además de la investigación de mercados, un proyecto que busque posterior financiación debe trabajar en el desarrollo estratégico, es decir aquellas actividades que están enfocadas a la creatividad y la búsqueda de los medios para darse a conocer, sin copiar necesariamente los métodos que tiene la competencia.

Sin embargo, la parte que finalmente da la viabilidad al proyecto es la parte financiera, donde se deben manejar cifras adecuadas, tal como menciona Villareal. “Primero se debe definir el costo total que va tener o desarrollar el producto o servicio, para luego determinar los costos que se requieren para hacer una inversión inicial. Esos son dos aspectos fundamentales a partir de los cuales se empieza a hacer el tema de proyecciones, basadas en el flujo de caja propuesto”.

Lo anterior quiere decir que se debe tener claro cómo va funcionar un negocio en mínimo cinco años de operación, los resultados que se esperan, la generación de activos y pasivos, los ingresos y egresos, el margen de rentabilidad y otras pruebas financieras que se integran en el llamado flujo de caja, el cual dará sostenibilidad al proyecto y con esto altas expectativas de financiación y menos riesgo.

OPCIONES DE FINANCIAMIENTO
Una vez se tiene la investigación de mercados, el desarrollo del producto o servicio y la viabilidad financiera en el mediano plazo, es recomendable resumir el plan de negocios por medio de una herramienta como el modelo Canvas, que permite a las personas tener una visualización del negocio y sus proyecciones, con lo cual se puede empezar a buscar financiación, con mayores probabilidades de conseguirla.

Existen diferentes opciones de financiamiento. Por una parte está el sector financiero, el cual a través de los bancos pone recursos para los proyectos de emprendimiento, cumpliendo una serie de requisitos y condiciones crediticias que varían de acuerdo con la entidad, el proyecto y las condiciones del mercado.

De otro lado están fondos públicos de financiación como Fondo Emprender o INNPulsa, Colciencias y el Ministerio de las TICs, para proyectos específicos de ciencia y tecnología, y otros como la Alcaldía Mayor de Bogotá y la Secretaría de Desarrollo Económico que cuentan con programas de ayuda al emprendimiento.

También están los fondos privados de inversión que apoyan los proyectos con recursos, que pueden ser condonables o no condonables, es decir que se pagan después de la utilización, o no se pagan si los resultados superan las expectativas iniciales. Esos fondos privados pueden ser de empresas o instituciones de educación superior.

Sin embargo, Confecámaras señala que “se deben implementar instrumentos de apoyo financiero para los emprendimientos más jóvenes, de menor tamaño y con potencial de crecimiento, con el fin de que estos puedan lograr mejoras en productividad, que permitan a estas empresas alcanzar un tamaño medio óptimo y mayores posibilidades de sostenimiento en el mercado”.