La compañía caleña JGB le apuesta al cuidado personal

Está engrosando su portafolio de productos e incursionando en nuevos segmentos de negocio. Durante este año, destinará US$ 30 millones a innovar y adecuar su planta para ser más eficiente.

Cerca de 1.000 personas trabajan para esta organización en la actualidad.

Archivo Portafolio.co

Cerca de 1.000 personas trabajan para esta organización en la actualidad.

POR:
febrero 07 de 2014 - 01:10 a.m.
2014-02-07

En una economía cada vez más abierta, JGB aprendió a reinventarse para competir ‘de tú a tú’ con las multinacionales que llegan a participar en el mercado local.

Aunque mantenerse vigente por casi 80 años no ha sido una tarea sencilla, la diversificación del negocio y la innovación han sido sus caballitos de batalla para lograrlo.

Siguiendo esta política, la compañía de origen caleño alista un plan que la llevará a engrosar su portafolio de 200 referencias con al menos 7 novedades, y a hacer de su producción un proceso más eficiente.

Todo, con el objetivo de incrementar sus ventas en al menos 15 por ciento este año y de fortalecer su presencia en los 7 negocios que tiene en la actualidad.

En el momento, las ventas de JGB se concentran principalmente en productos nutricionales, como Tarrito Rojo, que representan el 35 por ciento de las mismas, y las unidades de cuidado oral y aseo del hogar, que tienen una participación de 20 por ciento cada una.

Sin embargo, la compañía quiere fortalecerse en el negocio de cuidado personal, donde cuenta con marcas como los preservativos Mystic y el removedor de esmalte Suavisol.

Mauricio Alford, director general de la empresa, aspira a que, fortaleciendo su presencia y agregando nuevas líneas de negocio, las ventas de la misma lleguen a aportar el 30 por ciento de sus ingresos en el mediano plazo.

“Vamos a lanzar productos que pueden hacer parte de nuestras unidades de negocio, pero en categorías donde no estamos. Por ejemplo, en este momento estamos lanzando enjuagues bucales”, señaló.

Eso sí, para JGB diversificarse no implica dejar a un lado la innovación en marcas emblema de la compañía como Tarrito Rojo.

De hecho, y bajo la premisa de reinventar un sello con alta recordación, la firma lanzó recientemente una versión en tabletas de este producto.

“Este es un ejemplo de buscar nuevas formas de consumo en marcas que son muy fuertes. En este caso, lo que buscamos es que algunos consumidores que no tienen tiempo de preparación en la mañana puedan tomar el mismo producto en una tableta”, explicó el directivo.

EXPLORANDO LA REGIÓN

En cuanto a las inversiones, Alford anunció que destinarán alrededor de 30 millones de dólares para hacer de su locación en Cali una fábrica más eficiente, modernizar a JGB e impulsar la innovación.

Así las cosas, planean traer equipos para fabricar los nuevos productos que, además, ayuden a mejorar sus volúmenes de producción, pues actualmente ocupan el 60 por ciento de su capacidad.

“Estamos siendo muy cuidadosos en que esa nueva maquinaria no tenga un impacto sobre nuestro grupo de trabajadores. En la medida en que tengamos más productos, podremos mantener nuestro volumen de personas, pero involucrando nuevas tecnologías”, aclaró.

De acuerdo con las últimas cifras disponibles de la Superintendencia de Sociedades, al cierre del 2012 JGB reportó ingresos operacionales por 151.306 millones de pesos, una cifra que, de acuerdo con las estimaciones de la empresa, se incrementó cerca de 3 por ciento al cierre del 2013 debido, principalmente, a que era un año de reajuste para la firma en medio de un incremento notable de la competencia en varias de sus unidades de negocio.

En los próximos 5 años, esta organización tiene entre sus planes fortalecer las exportaciones, pues aunque actualmente vende al extranjero parte de la producción, el porcentaje es poco representativo.

“Tenemos que empezar por los mercados de la región, porque JGB está muy arraigada en el corazón de los colombianos y sus colonias serían nuestra puerta de entrada (...) Nos interesan países como Venezuela, que en algún momento tiene que dar un viraje; Ecuador; Perú; algunos países de Centroamérica, y México incluido”, finalizó Alford.

CASI OCHO DÉCADAS EN CONSTRUCCIÓN

Los inicios de JGB se remontan a 1935, cuando Jorge Garcés Borrero fundó en Cali un laboratorio para producir y comercializar las medicinas que su padre había desarrollado en su farmacia. Con los años, la empresa se fue diversificando alrededor del negocio farmacéutico hasta llegar a las unidades de negocio que la componen actualmente.

Según expresó Alford, su éxito y recordación han hecho que más de una vez diversas empresas de sus ramas intentaran comprarla pero, pese a los acercamientos, los accionistas han decidido mantener el control de la misma.

Cristina Bustamante

cribus@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido