¿Qué compra quien se quede con Isagén?

Además de las siete plantas de generación de energía y un diversificado portafolio de activos, la compañía ha mostrado buenos resultados financieros. Según el último informe de las 2.000 empresas más grandes del país, Isagén obtuvo $2,3 billones en ventas durante el 2014.

¿Qué compra quien se quede con Isagén?

Archivo Portafolio

¿Qué compra quien se quede con Isagén?

Empresas
POR:
mayo 14 de 2015 - 09:38 p.m.
2015-05-14

Una decisión del Consejo de Estado tiene en vilo la venta del 57,61% de Isagén, que posee la Nación, y que inicialmente estaba programada para el 19 de mayo. 

El Gobierno espera obtener con esta venta entre 5,3 y 9,3 billones de pesos, que serían invertidos en proyectos de vías de cuarta generación.

Pero ¿qué se lleva la compañía que mejor oferta haga?, ¿por qué esta subasta es considerada como el negocio más importante del año?, ¿por qué muchas personas se han opuesto a la operación?, ¿pierde el país?, ¿gana el país?...

De lo que no hay duda es pase lo que pase esta venta marcará un hito en los negocios más recientes en la historia de Colombia. En este especial le contamos todo lo que debe saber sobre esta sonada subasta.

‘LA JOYA DE LA CORONA’

Isagén está dedicada al desarrollo de proyectos de producción y comercialización de energía eléctrica. Para ello cuenta con siete centrales de generación, seis de origen hidráulico y una de origen térmico.

Además, atiende clientes comercializadores que suministran energía al mercado regulado. La compañía presta atención local en Bogotá, Cali, Barranquilla y Medellín, donde está ubicada su sede principal.

También es uno de los principales agentes de la Bolsa de Energía y es el representante de la interconexión eléctrica con Venezuela a través del circuito Cuestecitas-Cuatricentenario, que brinda una capacidad adicional de 150 megavatios a la compañía.

La empresa brinda a sus clientes un portafolio de energéticos integrados por la electricidad y el gas, y una gama de servicios de mantenimiento, expansión energética y eficiencia energética, los cuales presta por medio de una red de socios tecnológicos, a la cual ha vinculado a más de 20 de las más prestigiosas firmas nacionales de ingeniería.

A parte de su fuerte y diversificado portafolio de activos, los resultados financieros muestran utilidades crecientes en los últimos años, que reflejan una alta liquidez, flujo de caja y una sólida posición competitiva como activo financiero con proyección internacional.

Según el último informe de las 2.000 empresas más grandes del país, que entregó la Superintendencia de Sociedades esta semana, Isagén obtuvo $2,3 billones en ventas durante el 2014.   

Eso sin contar con el ambicioso plan de expansión que tiene como objetivo duplicar la capacidad de generación de energía actual en el mediano plazo.

Sin embargo, la ‘joya de la corona’ de la compañía es Hidrosogamoso.

Esta central, que utiliza las aguas del río Sogamoso en la generación de energía eléctrica, aspira generar el 8,3 por ciento de la energía que consumen los colombianos en un año.

Se trata de una presa de 190 metros de altura y una casa de máquinas subterránea con las tres unidades de generación más grandes de Colombia.

Esta central puede generar en promedio anual unos 5.056 GWh-año.

La Central está ubicada en Santander, en el cañón donde el río Sogamoso cruza la Serranía de La Paz, 75 kilómetros aguas arriba de su desembocadura en el río Magdalena y 62 kilómetros aguas abajo de la confluencia de los ríos Suárez y Chicamocha.

Pero, ¿por qué si el negocio pinta tan bien el Gobierno lo quiere vender?

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ha dicho que “en el proceso de fortalecimiento futuro la compañía no requiere a la Nación entre sus accionistas”.

Por su parte, la Contraloría cree que las alternativas viables para obtener recursos a corto plazo que permitan financiar concesiones viales son muy escasas e Isagén puede ser una solución.

No obstante, la entidad de control advierte que de cerrarse el negocio se debe realizar un fortalecimiento de la regulación para evitar, entre otras cosas, que se afecte la estructura tarifaria, que controlarán empresas privadas y que le podría restar competitividad al país con respecto a otros países de Latinoamérica (Vea también: Los pro y los contra de la venta de Isagén, según la Contraloría).

Sin duda, para el mejor postor, quien se quede con las acciones que hoy tiene la Nación, este será su ‘negociazo’ del 2015.

Javier Acosta
Portafolio.co