‘En concesiones viales hay
un gran espacio para crecer’

Mauricio Ossa, presidente de Odinsa, explicó que el arranque de proyectos de 4G será estratégico para la consolidación de la compañía.

Mauricio Ossa, presidente de Odinsa.

Mauricio Ossa, presidente de Odinsa.

Empresas
POR:
Portafolio
marzo 21 de 2016 - 10:49 p.m.
2016-03-21

Después de que se concretó la toma de control accionario de Odinsa por parte del Grupo Argos, el nuevo grupo directivo de la compañía constructora –que está en seis países y en sectores como concesiones viales, energía, aeropuertos y puertos– está terminando de pulir los detalles de negocios como el arranque de las concesiones viales de cuarta generación, el cual será trascendental para el crecimiento de la empresa.

Mauricio Ossa Echeverri, presidente del Grupo Odinsa, aseguró que después de haber visto un destacado incremento en la utilidad neta de la compañía durante el 2015, se vislumbra un 2016 bastante optimista por cuenta de billonarios proyectos que comenzarán su etapa preliminar de ejecución.

“Tenemos mucha expectativa en cuanto a las vías de cuarta generación. Estamos en las últimas etapas de cada proyecto”, manifestó el Presidente de Odinsa, quien recordó que la compañía forma parte de iniciativas como Pacífico 2 (de la primera ola 4G), Vías del Nus (o Magdalena 1) y Autopistas del Llano (llamada también Malla Vial del Meta).

“En las concesiones viales hay un espacio enorme para crecer, no solo en Colombia sino en la región. Lo mismo ocurre en la línea de negocio de los aeropuertos”, aseguró Ossa, al tiempo que recordó que el Grupo Argos tiene un 54,75 por ciento de la compañía que preside, lo cual lo convierte en el accionista mayoritario.

Al referirse a los contratos de las concesiones viales de cuarta generación, el Presidente de Odinsa señaló que estos son saludables “en términos de costos, de tasas internas de retorno y de las regiones en las que están localizados”.

Pero más allá de esas condiciones, afirmó que la llegada del Grupo Argos a Odinsa está generando un músculo financiero adicional que será estratégico para el desarrollo de nuevas oportunidades de negocio en el campo de la infraestructura.

En cuanto a los proyectos en mención, recordó Ossa, estos están en una etapa de “maduración” ya que se están comprando predios, tramitando licencias y llevando hacia adelante la etapa preoperativa. “No vemos ningún riesgo para estos”.

Agregó que aunque se han visto en Colombia algunos cuellos de botella en la expedición de licencias ambientales, el Estado se ha ocupado de agilizar ese tipo de decisiones a diferencia de lo que sucedía hasta hace pocos años.

Gustavo Ordóñez Salazar, vicepresidente de Concesiones Viales del Grupo Odinsa, indicó que la Ley de Infraestructura permitió a la compañía mucha más agilidad para salvar en corto tiempo los problemas que puedan generarse en la ejecución de los proyectos. “Tenemos un marco contractual que nos permite delimitar las obligaciones del concesionario para obtener licencias, hacer consultas previas, etc”.

Expectativas frente a aeropuertos de Odinsa

Más allá del negocio de las concesiones viales de Odinsa (que también está presente en República Dominicana y Aruba), la consolidación del aeropuerto El Dorado de Bogotá es uno de los principales objetivos hacia el futuro.

“Las cifras de pasajeros en El Dorado son relativamente sostenibles. Esta terminal fue premiada por ‘Sky Track’, que la eligió como aeropuerto de 4 de 5 estrellas. Es el mejor de América Latina. Confiamos en que el desempeño del aeropuerto El Dorado se va a mantener. Las cifras de enero y febrero (del 2016) muestran que es estable”, manifestó Ossa.

Recordó que en el 2015 el principal aeropuerto de Colombia estuvo en capacidad de movilizar 30,2 millones de viajeros y agregó que la actual terminal no es pequeña para la ciudad de hoy. “Se han acometido una serie de obras voluntarias para ampliar su capacidad en las plataformas de pasajeros. El próximo año se entregarán 15”.

Pero con miras hacia el futuro, el Grupo Odinsa ha venido analizando cómo puede llevarse la capacidad de El Dorado a 60 millones de pasajeros al año durante las próximas décadas.

Otro activo que tiene la empresa es el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito el cual está en capacidad de mover hasta 7 millones de viajeros en un año. Según Ossa, allí todavía no se han hecho necesarias nuevas ampliaciones, pese a que hay disponibilidad de terrenos para realizarlas. “En la región se abrirán más posibilidades para incursionar en otros países. Incluso en Colombia hay campo. Pero esto hay que empezar a evaluarlo”.

‘UN 2015 DE RESULTADOS EXTRAORDINARIOS’

Durante la Asamblea General del Grupo Odinsa, fueron expuestos los resultados financieros que el conglomerado obtuvo durante el 2015. Para el Presidente de la firma, estos fueron “extraordinarios en todos los rubros”.

Por ejemplo, detalló, los ingresos presentaron un aumento del 16 por ciento frente al 2014, ubicándose en $902.000 millones. “La utilidad neta se ubicó en $133.000 millones, lo que representó un aumento de 56 por ciento frente al año anterior. Eso da cuenta de la solidez de la empresa. Además, presentamos una nueva imagen corporativa que refleje el nuevo momento de Odinsa, la llegada de Argos y la proyección nacional e internacional”.

Por otra parte, el vicepresidente financiero de la compañía, Pablo Arroyave Fernández, detalló que la utilidad operativa registrada en el 2015 fue del orden de $272.000 millones, lo cual representó un repunte del 39 por ciento frente al 2014. Asimismo, el Ebitda de Odinsa totalizó los $292.000 millones, lo cual se traduce en un incremento del 50 por ciento frente al 2014.

“Odinsa tiene inversiones en el exterior: dos generadoras de energía, una en Panamá y otra en Chile. Un par de concesiones en República Dominicana y otra en Aruba. Eso trasladado a pesos colombianos es favorable”, agregó el Vicepresidente Financiero quien recordó que otro de los activos importantes de la organización son las Autopistas del Café.

Odinsa no pagará dividendos

El presidente de Odinsa, Mauricio Ossa, contó que en la Asamblea General de la compañía, se acordó que pensando en el fortalecimiento de la compañía en la actual coyuntura no se pagarán dividendos a los accionistas. “Hay que terminar de materializar las 4G, hay posibilidades en las que decidiremos si se puede invertir y también, fortalecer la flexibilidad financiera para tener capaciad de reacción”, explicó.