Constructores de vivienda, blindados con la preventa

Aunque las obras de estrato alto se inician solo cuando se vende el 60 por ciento y en los rangos medios, al negociar el 50 por ciento, muchos desarrolladores prefieren un porcentaje mayor.

Constructores de vivienda, blindados con la preventa

Archivo Portafolio

Constructores de vivienda, blindados con la preventa

Empresas
POR:
agosto 19 de 2015 - 01:44 a.m.
2015-08-19

En junio pasado, 79,4 por ciento de las viviendas ofertadas en el país se habían vendido antes de iniciar construcción.

Esto significa que lograron un punto de equilibrio muy por encima del que normalmente exigen los constructores: 60 por ciento, en promedio.

Estos datos de Coordenada Urbana, área que pertenece al departamento de estudios económicos de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), reflejan “la ‘buena salud’ del sector edificador”.

Según Carlos Alberto Barberi, presidente de Prabyc Ingenieros, “en los proyectos de estratos altos, con el 60 por ciento de las ventas, el constructor tiene asegurado el desembolso; incluso, en los rangos medios seguimos manejando el 50 por ciento, sin que esto represente ningún riesgo”.

Por eso, para el directivo el dato de Camacol, es una demostración de cómo se aprendieron las lecciones de la crisis de finales de los noventa.

Para la presidenta de Camacol, Sandra Forero, esto también es una medida de control del riesgo comercial para los proyectos.

La directiva va más allá y agrega que este indicador se ha incrementado durante los últimos años, pasando de 64,1 por ciento en el promedio doce meses a junio del 2009, a 74,1 por ciento en el 2015, lo que da cuenta de lo moderados que son los constructores y de la importancia de la fase de preventa, con miras a evitar una acumulación del inventario.

RITMO MODERADO 

Jaime Corral, gerente de la firma Tasar, que se encarga de hacer avalúos en el sector inmobiliario, asegura que el mercado se está moviendo lentamente pero con cautela.

El directivo considera que el caso de Bogotá es muy particular. “Allí, la disminución de proyectos ha sido notoria y de participar con 60 por ciento de las ventas del país ha pasado a 40 por ciento, pero con la preventa aún como mecanismo de negocio”.

Corral agrega que caso contrario es el del resto del país que reporta un buen desempeño, especialmente donde están llegando los programas del Gobierno.

Jorge Enrique Gómez, presidente de la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá, coincide en la preocupación que genera la situación de la capital, pero asegura que al haber menos rotación la proyección más alta en el porcentaje de la venta sobre planos es una buena alternativa.

Federico Estrada, presidente de la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín, también reconoce que, definitivamente, la figura fue uno de los principales aprendizajes.

En ese sentido, lo que hemos visto es que tanto entidades financieras y desarrolladores inmobiliarios la siguen usando para contrarrestar el riesgo.

Por ejemplo, en el caso de Medellín, en los últimos meses se ha afianzado bastante, especialmente por los buenos resultados en ventas. De hecho, en la capital de Antioquia, los siete primeros meses del año crecieron 36 por ciento y las transacciones sobre planos fueron claves en esta dinámica.

UNA LECCIÓN DE LA CRISIS DE LOS 90

Para el Presidente de la firma Prabyc Ingenieros, la puesta en marcha de la preventa fue uno de los aprendizajes de la crisis de finales de los 90. “Ahora –advierte el directivo–, solo se inicia obra cuando hay certeza de que el punto de equilibrio se ha logrado”. El presidente de la Lonja de Propiedad raíz de Bogotá, Jorge Enrique Gómez, coincide con esta apreciación y considera sano que para evitar inconvenientes los desarrolladores suban unos puntos más el porcentaje de esta variable. “Son más cautelosos y esto también incluye a las entidades bancarias, que mueven muchas hipotecas”.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios