Casi la mitad de la contaminación que se produce en el país, proviene del altiplano Cundiboyacense

A través de una campaña con la CAR, varias compañías de Cundinamarca y Bogotá, buscarán disminuir hasta en un 20% las emisiones de gases invernadero.

Contaminación

Archivo Portafolio.co

Archivo Portafolio.co

Empresas
POR:
MARÍA CAMILA GONZÁLEZ
febrero 20 de 2017 - 09:34 a.m.
2017-02-20

Casi la mitad de la contaminación que se produce en el país, proviene del altiplano Cundiboyacense, especialmente de las empresas que operan allí.

Ante eso, más de 100 firmas ya se vincularon en un proyecto que busca mejorar sus procesos productivos y con eso, reducir hasta en un 20% la producción de gases invernaderos en Cundinamarca y Bogotá.

Se trata de un plan, formulado en conjunto con la Corporación Autónoma Regional (CAR), la Corporación Ambiental Empresarial (Caem) y patrocinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), que quiere vincular a más de 800 empresas ubicadas en dichos territorios y acompañarlos en un proceso de transformación productiva para que sean más eficientes en términos energéticos y así, reduzcan su huella de carbono.

“Cundinamarca participa con el 45% de la emisión de gases invernaderos de Bogotá región, lo que implica un largo trabajo por delante, como también muchas oportunidades de mejoramiento”, dijo Fabiola Suárez, directora de Caem y quien se encarga de liderar junto con la CAR, la reconversión de las organizaciones.

Bogotá y Cundinamarca representan el 27,9% del PIB nacional, el cual concentró en promedio US$91.929 millones durante el periodo del 2009-2013.

(Lea: La contaminación es una amenaza invisible para el cerebro). 

Principalmente, la generación de gases invernadero se produce en cuatro corredores industriales en la capital: el de la Calle 80, el del norte, el de Soacha y el de la Calle 13. Los cuatros son absolutamente complejos porque todos tienen una diversidad de industrias. Entonces, como hay grandes empresas, hay muchas mipymes que tienen poca capacidad de inversión y son limitadas en el cumplimiento de la norma”, comentó Nestor Franco, director de la CAR.

Dichas zonas, se caracteriza por el desarrollo de cinco sectores económicos, los cuales impulsan el crecimiento económico nacional anual del 3,9%, y que corresponden a industria, comercio, servicios, agrícola y minería.

El programa, que se formuló bajo el acuerdo de la Cop21 en el que 195 países del mundo se comprometieron a reducir sus niveles de contaminación a través de distintas iniciativas, tiene el apoyo del Pnud con más de un millón de dólares, además de una acompañamiento a la hora de ejecutar la iniciativa.

“Vemos un gran número de oportunidades para que las empresas empiecen sus procesos de reconversión tecnológica. De hecho, ya logramos que 100 nuevas empresas se vincularan en menos de seis meses, además de otras 300 que han venido trabajado con nosotros en la medición de huella de carbono”, agregó Suárez.

La CAR, por su parte, también tiene dos tareas en esta batalla contra la contaminación.
Una es ejercer como autoridad que vela porque las normas ambientales se cumplan y la otra es seguir propiciando alianzas, como la que tiene con Caem hace varios años, y generar “espacios de concertación para que más empresas se unan a la tarea de reducir los gases de efecto invernadero en un 20% de aquí a 2030. “Con esa meta, parecería que tenemos mucho tiempo para lograrlo. Pero no es así, porque son procesos que requieren grandes inversiones y cambios en la estructura de la empresa”, apuntó Franco.

Ante estos posibles obstáculos, Suárez agrega que las empresas que ya están en el proyecto –grandes y mipymes– se les ofrecen alternativas de financiación para que las modificaciones que tengan que hacer a su organización no sean inaccesibles.

REDUCIR EL 20% DE LAS EMISIONES 

De acuerdo con Fabiola, Suárez la idea es que en cuatro años más de 300 empresas se vinculen al proyecto con lo que se reduciría la emisión de más de 50.000 toneladas de CO2. “Esperamos también replicar el modelo en otras regiones del país como los Santanderes o la costa. Queremos que el país vea que sí es posible”, concluyó Suárez.

LADRILLERAS, EJEMPLO DE RECONVERSIÓN 

Una de las industrias que más contaminan son las ladrilleras, pues la mayoría cuentan con hornos obsoletos que emiten millones de toneladas de Co2 al año.

Ante esto, 23 empresas colombianas se vincularon a una iniciativa que buscaba mejorar sus procesos productivos y el resultado superó las expectativas.

Dichas firmas incrementaron sus ingresos en casi 1,6 millones de dólares
y redujeron entre un 30 y 50% el consumo de combustible en sus actividades de producción.

María Camila González
marola@eltiempo.com