Costo del metro ya va en $ 10 billones

El cálculo inicial era de siete billones. Diseños definitivos son los más avanzados de la megaobra.

Estudios de geotecnia mostrando los diferentes tipos de suelos en obra del Metro.

Archivo EL TIEMPO

Estudios de geotecnia mostrando los diferentes tipos de suelos en obra del Metro.

Empresas
POR:
octubre 07 de 2014 - 03:45 p.m.
2014-10-07

La construcción de la primera línea del metro de Bogotá costará unos 10 billones de pesos aproximadamente, según los estudios finales de la megaobra. Esta cifra es distinta a la que arrojó un cálculo inicial en el 2011 –hecho por las firmas españolas Sener y Transporte Metropolitano de Barcelona (TMB )– que estimó los trabajos en unos 7 billones de pesos.

Los diseños definitivos, que serán presentados este martes en el auditorio Huitaca de la Alcaldía Mayor, son los más avanzados que hasta ahora se han hecho sobre esa megaobra en la ciudad, y son un paso crucial para concretar el futuro de ese sistema de transporte masivo.

En la larga historia del proyecto del metro para Bogotá –del que se viene hablando hace unos 60 años– el Distrito no contaba con unos insumos tan precisos como los que se darán a conocer este martes por parte del consorcio L1, integrado por las firmas españolas IDOM, Euroestudios y la colombiana Cano Jiménez.

¿POR QUÉ CUESTA MÁS?

El cambio en las cifras del costo de la obra obedece a que en esta oportunidad –a diferencia del diseño conceptual de Sener y TMB– se tuvieron en cuenta todos los detalles técnicos que implicará la construcción de la primera línea, que tendrá un recorrido de 26,5 kilómetros y que partirá del Portal de las Américas, en el suroccidente, y concluirá en la calle 127 con carrera 9.ª, en el norte.

Los trabajos del consorcio colombo-español, que tuvieron un costo aproximado de 70.000 millones de pesos, comenzaron a mediados del año pasado y en diferentes puntos de la ciudad se realizaron perforaciones.

Según explicó en su momento Félix Alonso, géologo de Euroestudios, el trabajo realizado en Bogotá consistió en determinar las características del suelo por donde se construirá la primera línea, que será subterránea en su totalidad, excepto los cuatro kilómetros finales en Bosa, donde quedarán los patios y talleres de los trenes.

El diseño final ya permitirá tener a la mano información relevante sobre cómo serán los túneles, las estaciones, los sistemas de comunicación y control, el tipo de trenes, el mantenimiento y la operación y la alimentación eléctrica de la primera línea. Además, uno de los productos que se entregarán en los estudios finales será un esquema de pliegos para abrir la licitación pública de la construcción, que sin duda puede ser la más grande adjudicada en la historia del país y que atraerá la atención de la ingeniería nacional y mundial por los costos del proyecto.

Según los estudios, la primera línea tendrá 28 estaciones intermodales, es decir, permitirán una conexión de los pasajeros con otros sistemas de transporte, como los buses, el SITP y TransMilenio. En total, la operación se realizará con 40 trenes.

El recorrido definido parte del Portal de Las Américas, llega al centro por la carrera 13, toma San Victorino y, en la calle 13 con carrera 13, se dirige al norte hasta llegar al parque de Lourdes. Desde allí, toma la 11 hacia el norte, pasa por el Cantón, y toma la 9.ª hasta la calle 127.

FALTA MUCHO POR RECORRER 

Pese a la divulgación de los estudios finales, aún falta un importante camino por recorrer para que el metro se convierta en realidad.

De hecho, la ciudad carece hoy de instituciones específicas para sacar adelante el proyecto, pues en el Concejo de Bogotá se hundió la creación de la Empresa Metro, clave para administrar los recursos y los detalles del megaproyecto.

La ausencia de estas entidades se sentirá cuando empiece a definirse la elaboración de los pliegos de la obra, una tarea que puede tardar hasta seis meses.

El Distrito debe decidir, por ejemplo, si en una misma licitación pública va a adjudicar la construcción del sistema masivo, el suministro de los trenes o el material rodante, y la operación, o si le apostará a licitaciones por separado.

Por otra parte, ya con los insumos definitivos sobre la obra, lo que viene en las próximas semanas es una discusión entre el Gobierno Nacional y el Distrito sobre la manera en que se financiará la construcción de la primera línea.

La Ley 310 de 1996, o más conocida como la ‘Ley de Metros’, establece que la Nación puede desembolsar hasta el 70 por ciento del valor de la obra y el Distrito aportaría el 30 por ciento restante.

Los resultados de esos diálogos deberán terminar con un documento Conpes, que será expedido por Planeación Nacional y que definirá en concreto la inversión del Gobierno en este sistema de transporte masivo.

En la ciudad también se ha presentado un debate sobre los costos de un kilómetro de metro frente al de TransMilenio.

Funcionarios del Distrito afirmaron que no se pueden comparar, pues se trata de proyectos distintos y depende de la clase de troncal o de metro que se construya.

Yesid Lancheros 

Redactor de EL TIEMPO