‘Creo que desistiremos de la exploración en el Tolima’

La empresaria asegura que en esta zona del país la oposición de la comunidad hace imposible concretar proyectos mineros. Los planes de crecimiento de la firma se enfocan en Nicaragua y Perú.

Beatriz Uribe, presidenta de Mineros S.A.

Luis Lizarazo

Beatriz Uribe, presidenta de Mineros S.A.

Empresas
POR:
agosto 03 de 2014 - 11:36 p.m.
2014-08-03

El entorno del país para hacer negocios mineros en este momento no es el más amable, incluso hay quienes lo califican de hostil.

Aunque no es el caso concreto de la presidenta de Mineros S.A., Beatriz Uribe, la mujer que lidera la empresa más grande de minería de oro en el país no oculta su preocupación ante las barreras que existen en Colombia para el desarrollo de la industria.

Estas barreras van desde la lentitud del trámite de las licencias y concesiones, hasta la oposición abierta de comunidades enteras, consultas previas y, cómo no, el conflicto armado que aún hace imposible el ingreso de las empresas a algunas zonas del país.

Uribe no culpa al Gobierno; admite que el problema es muy difícil de manejar. Sin embargo, sostiene que para blindar a la empresa es necesario fortalecer la presencia en el exterior.

Estaban pendientes de unos proyectos de exploración en Tolima y el Sur de Bolívar. ¿Se ha podido avanzar en ellos?

No se ha podido avanzar. El Tolima se ha vuelto una zona prácticamente imposible para adelantar proyectos mineros. Tenemos algunas actividades de exploración en el norte del departamento y creo que vamos a desistir de ellas rápidamente por los problemas con las comunidades, con las autoridades, y los permisos ambientales que no andan.

¿A qué se debe esto?

Tolima parece que tomó una decisión no escrita de no permitir minería en su territorio y mientras no haya una autoridad que ejerza, que haga respetar el derecho que tenemos las empresas de hacer esas actividades va a ser muy difícil. Ahí está la muestra de la Colosa.

Y en el Sur de Bolívar...

El Sur de Bolívar, donde tenemos también unas áreas muy interesantes, es una zona donde no se puede entrar. Tenemos la esperanza de que las negociaciones de paz hagan que no haya territorios vedados en el país porque creemos que es una zona que tiene una riqueza importante, es uno de nuestros seguros para el futuro.

¿Han sentido este año el impacto de los atentados?

Este año ha estado más calmado. Nosotros tenemos más operaciones en zonas de influencia de las Farc que del Eln. Pero no podemos ir allá a trabajar a hacer exploración, esperemos que cuando firmen la paz con el Eln podamos ir a hacer minería en el Sur de Bolívar.

¿La respuesta a este freno en las operaciones en Colombia es aumentar la inversión en Perú y Nicaragua?

Exactamente.

¿Ha avanzado algo la exploración en Perú?

No, en Perú seguimos en la búsqueda de proyectos, estamos poniendo todos los esfuerzos de recursos humanos y financieros este año.

Y Nicaragua...

En Nicaragua tenemos expectativas de que va a ser un proyecto importante porque tiene muchas áreas por explorar. Estamos dedicados básicamente a mejorar lo que ya hay para que la operación que hoy está sea muy eficiente y empezar a hacer ya prospección futura para esa inversión. También seguimos buscando otros proyectos en América Latina, buscamos específicamente empresas que estén en operación o proyectos que estén en etapa de factibilidad; ya dejamos de apostarle a las primeras etapas de exploración.

¿Alguna negociación concreta?

No, estamos mirando algunas cosas, pero no hay nada avanzado en este momento.

¿No le frustra un poco que, siendo tan alto el potencial geológico de Colombia, tengan que buscar el crecimiento en otros países y no se pueda hacer esa inversión aquí?

Es muy frustrante. En Colombia, en 25 años, no ha habido un proyecto nuevo, lo último que se inauguró en minería fue Cerrejón y de resto no ha salido ni un solo proyecto minero importante. Hay en ciernes dos o tres proyectos: unos más avanzados y otros, como La Colosa, con problemas con temas ambientales o de comunidades; y también proyectos pequeños y medianos que están todos atracados en el mismo sitio, es muy frustrante.

Si Colombia va a tomar la decisión de que prefiere el pasto verde a la minería, pues es una decisión que debería tomar abiertamente; un país como Costa Rica tomó esa decisión, listo. Pero lo que es muy difícil para las empresas es no tener esa definición, invertir recursos que en minería son de altísimo riesgo financiero, para después no tener claridad en las reglas de juego.

‘MINERÍA ILEGAL ES INCONTROLABLE’

Otro de los grandes problemas para la operación de la compañía está en la minería ilegal que se realiza en sus títulos.

De acuerdo con la presidenta de la empresa, los amparos administrativos, que son la herramienta legal que tienen las empresas para que se ordenen los operativos para sacar a los mineros ilegales de los títulos no funcionan.

“Llevamos doce o catorce años poniendo amparos administrativos por ocupaciones en áreas nuestras, hacen gestiones, de pronto aparece la fuerza pública y ‘judicializan’ a 2 o 4 mineros, pero a los ocho días están montando otra vez su entable”, explica Uribe.

La empresaria señaló que muchas medidas que se toman en contra la minería ilegal, como el control a la maquinaria pesada, termina afectando más a las empresas legales que a los ilegales.

En cuanto a la minería artesanal, la empresaria asegura que el modelo que se está implementando para que las empresas apoyen a los mineros para que mejoren sus prácticas sí funciona.

De hecho, Mineros S.A. ya adelanta un proyecto para ceder algunas áreas a mineros artesanales que operan en sus títulos, para que se organicen grupos y que ejerzan su actividad siguiendo las normas medioambientales y sociales del Estado.

Nohora Celedón

Economía y Negocios