Ley de licores dispararía el contrabando
y afectaría a los negocios locales

Fenalco se sumó a las críticas de los senadores Duque y Robledo en contra del proyecto y pidió que se deje el gravamen como está.

Un porcentaje alto de los ingresos en varios departamentos proviene de los licores.

Un porcentaje alto de los ingresos en varios departamentos proviene de los licores.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
mayo 23 de 2016 - 08:19 p.m.
2016-05-23

Fenalco, el gremio de los comerciantes, se unió este lunes a los críticos del proyecto de ley 152 que actualmente cursa en el Congreso para definir una nueva regla de cobro del impuesto a los licores y manejo del monopolio que poseen las regiones sobre ese mercado.

La semana pasada la mencionada norma pasó su segundo debate en la Cámara y está presta a seguir las dos discusiones que le corresponden en el Senado.

Lo más destacado del texto es que unifica el gravamen para todas las bebidas espirituosas, nacionales e importadas, en 220 pesos por cada grado de alcohol que tengan, más un 25 por ciento sobre el precio antes de que se les aplique esa carga.

Ese trato igualitario ha sido una de las recomendaciones realizadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde).

Mientras que los defensores han dicho que el proyecto apunta a frenar el contrabando y la ilegalidad en la introducción de licores, ayer en una audiencia que tuvo lugar en la Comisión Quinta del Senado, el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, dijo: “Todos los impuestos suben, nunca bajan. Al subir estos, baja la demanda, se dispara el contrabando, se dispara la ilegalidad, se dispara la falsificación y esto atenta contra la salud”. A renglón seguido, pidió que se deje el impuesto como está hoy día.

Por su parte, el senador Iván Duque Martínez, del Centro Democrático, afirmó que la iniciativa, como está formulada, adolece de grandes defectos, como el aumentar de manera generalizada las imposiciones económicas a los licores, con lo cual, dice, se generará más contrabando.
Apuntó que la mayor carga la asumirán los licores nacionales, con lo cual se afectan las finanzas de los departamentos.

El Gobierno ha afirmado que los ingresos de los departamentos aumentarán en un 20 por ciento al pasar de 1,3 billones a 1,7 billones de pesos por año.

“El 80 por ciento de los colombianos consume licores nacionales, tenemos más de seis o siete departamentos cuyas finanzas dependen más de un 30 por ciento de los ingresos de este impuesto. Entonces, al aumentar la carga tributaria en el licor nacional, se va a generar más incentivo en el licor adulterado y al contrabando, y esto es lo que tenemos que impedir”, anotó Duque. Por su parte, Jorge Enrique Robledo, el senador del Polo que citó la audiencia, fue explícito en su propuesta de que se archive y que se redacte otra que subsane los problemas del sector.

Por el contrario, el director de la Federación de Departamentos, Amilkar Acosta, ripostó que no le queda claro por qué el proyecto de ley 152 afecta a las licoreras y sostuvo que una botella de licor importado paga igual que una botella de aguardiente, lo cual es una queja recurrente de los productores nacionales.

Finalmente, el Presidente de la Asociación Colombiana de Industrias Licoreras (ACIL) se manifestó en contra de la manera como se ejerce el monopolio de licores.