Cultura organizacional es el ADN empresarial

Su impacto puede ser la diferencia entre el éxito de la empresa y el compromiso de los empleados.

POR:
octubre 26 de 2012 - 10:51 p.m.
2012-10-26

Si existe un aspecto que identifique a una empresa, cuáles son sus principios, objetivos y destino, ese es la cultura organizacional.

En ciertas palabras es su ADN, su esencia primaria y fundamental, que le imprimirá valor a la marca, productos y servicios frente a clientes, proveedores y relacionados.

Por ello es tan importante que en un mundo globalizado y lleno de opciones como el actual se construyan estructuras gerenciales y administrativas con un alto conocimiento acerca de la cultura organizacional, puesto que en cualquier factor de cambio que se desee implementar son los empleados los integrantes y participantes activos de la gestión.

Ahora bien, ese conocimiento de la cultura debe ser transversal, tanto los empleados como los directivos deben conocer la cultura como directriz de la organización y las subculturas que existen al interior de los grupos de trabajo.

Cada empresa debe saber cuál es la cultura que se vive y existe dentro de su organización.

A partir de esto, para establecer una verdadera cultura que redunde en un desarrollo laboral integral se debe levantar una caracterización de la cultura organizacional dentro de los lineamientos metodológicos y de los vínculos que existen hacia una cultura explicita o humanitaria.

COMO PRINCIPIO

La cultura organizacional ha sido un tema muy trabajado en los análisis y los departamentos de recursos humanos.

Para algunos, de gran importancia; para otros, algo que ya ha ido perdiendo relevancia, y para otros, uno que está sobrevalorado, que no trasciende demasiado y en el que no hay que invertir más de lo necesario.

Sin embargo, algunos estudios sobre el tema revelan que, pese a sus detractores, es la clave para el éxito y el crecimiento equitativo de las compañías.

Algunos resultados de dichos estudios dibujan empresas donde, en momentos de crisis, la cultura organizacional es lo primero se descuida y que pasa a un segundo plano, sin ver que mientras ella se mantenga y se fortalezca, esta se convierte en una estrategia muy eficaz, y la mejor herramienta para retener a los empleados estrella y para engrandecer su compromiso.

Por el contrario, algunas firmas dejan que la cultura pierda valor, arruinando la moral de los empleados y su productividad.

Otras, a diferencia de las anteriores, buscan empoderarla, haciendo que los trabajadores se sientan cada vez más orgullosos de permanecer en ellas, pese a las adversidades.

Siga bajando para encontrar más contenido