'Hay mercado para que D1 crezca de manera muy agresiva'

El principal accionista de la cadena dice que los clientes responden a la fórmula de precios bajos y calidad de productos. 

D1

D1 completará 565 tiendas al cierre de este año.

Archivo

Empresas
POR:
Portafolio
diciembre 15 de 2016 - 09:34 p.m.
2016-12-15

Valorem, del Grupo Santo Domingo, principal accionista de la cadena D1, está satisfecha con lo alcanzado hasta el momento: la expansión ha sido acelerada y sus ventas este año doblarán las del año pasado, gracias a la respuesta de los consumidores.

En crecimiento de locales falta mucho, dice el presidente de la compañía Carlos Arturo Londoño, quien explicó a Portafolio los avances y retos de la marca señalada por los expertos como un fenómeno del comercio al por menor.

¿Cómo ha crecido D1?

En Tunja se inauguró la tienda 500. La apertura fue exitosa y es un gran logro de la organización. Teníamos 415 a 31 de diciembre del 2015, y sumamos 135 aperturas a noviembre del 2016. Además, esperamos abrir 15 más antes de terminar el año.

¿Qué proyecciones manejan?

Para el año entrante estamos pensando en crecer con más de 200.

¿Qué zonas faltan?

Todas porque es que esta es una compañía muy nueva. Estamos ubicados en Bogotá pero falta muchísimo. Nos falta conquistar todo, creo que donde estamos más consolidados es en Antioquia. La presencia que tenemos allá es muy importante, somos muy reconocidos pero, de resto, estamos prácticamente empezando.

¿Para cuándo proyectan utilidades?

Tenemos regionales, y cada una opera como una empresa independiente. Ya tienen prácticamente punto de equilibrio en sus resultados. Cuando se suma el ‘back office’ todavía se ve algún déficit, pero todo eso se va a ver en los resultados que se presenten del cierre del año.

De todas maneras, cada vez, cada año, los ingresos han crecido exponencialmente. El año pasado, cerramos con 1,1 billones de pesos y este año vamos cerrar con cerca de 2,2 billones de pesos. Crecemos tanto porque el modelo ha tenido muy buena aceptación y la gente puede tener la seguridad de que los precios que manejamos son los mismos. No tenemos diferenciales, es estándar a nivel nacional. La calidad es igual en todas partes. Tenemos, 5.000 empleados, en promedio 6 a 8 personas por tienda.

¿La desaceleración afecta?

Lo que pesa es que esto funciona con ‘vacas flacas’ y con ‘vacas gordas’. Es un tema que pega al bolsillo y a la persona del común. En crisis, D1 es el sitio ideal porque es el más barato, y en épocas en que no hay crisis permite ahorrar al gastar menos. La diferencia que nuestros productos exclusivos pueden tener frente a la competencia que ofrece muchos más, puede ser de 30 y 40 por ciento. Entonces sí es algo que es muy barato y, además de buena calidad la fórmula es ganadora y a todos les gusta.

¿Le han hecho mella a las tiendas de barrio?

La verdad, no sé. Es probable, pero es difícil medirlo. Desde luego, es parte de la competencia.

¿Crecer por adquisiciones es una opción para la cadena?

Nos podemos considerar como únicos y comprar a otros es hacer una combinación. A eso no nos meteríamos.

¿D1 tiene recursos suficientes para la expansión?

Con las capitalizaciones que se han hecho al negocio consideramos que tiene suficientes recursos para seguir desarrollándose en Colombia.

¿Exportarían el modelo?

No. En este momento estamos muy concentrados en Colombia, tenemos demasiado trabajo aquí con el plan de expansión. Tenemos que estar muy sólidos acá y hay mercado para que sigamos creciendo de una manera muy agresiva.

¿Por qué Valorem decide entrar a este negocio, teniendo en cuenta que el perfil de sus inversiones ha sido en otros sectores?


Uno de nuestros principios es entrar en negocios disruptivos. Cuando nos presentaron la idea sabíamos que era un negocio muy joven e incipiente, pero veíamos que era una cosa distinta a lo que tenía el mercado y encajaba dentro de nuestra filosofía. Por eso fue que nos metimos en D1.

¿Y cuál es la historia de la llegada de Valorem a la cadena?


Los accionistas de nuestra competencia actual, Justo & Bueno, implementaron el modelo de ‘Hard Discount’ en Colombia. Eso fue en el 2009. La cadena entró en operación en el 2010 y la llegada de Valorem fue en el 2011, por invitación de ellos porque buscaban un socio local y necesitaban también capital.

Tenía ya 60 tiendas, todas concentradas entre Medellín y algo en la zona cafetera. Hoy, Valorem tiene el 60 por ciento y hay otros dos accionistas, cada uno con el 20 por ciento.

¿Cuál es la diferencia legal con los dueños de Justo & Bueno?

Existen unas diferencias que se están dirimiendo en la Superindustria. Por tratarse de un proceso con reserva no puedo referirme al mismo.