Davivienda colocó $400.000 millones en bonos

Estos títulos tienen un plazo de 10 años y tuvieron una tasa de corte de 4,14 por ciento efectivo anual más inflación.

El mercado de capitales permite obtener grandes volúmenes de recursos a plazos más amplios.

Archivo particular

El mercado de capitales permite obtener grandes volúmenes de recursos a plazos más amplios.

Empresas
POR:
mayo 14 de 2015 - 01:54 a.m.
2015-05-14

El banco Davivienda salió este miércoles por segunda vez en este año al mercado de capitales, en busca de recursos de financiamiento.

En una subasta realizada en la Bolsa de Colombia, la entidad financiera colocó bonos subordinados por 400.000 millones de pesos.

Si bien la oferta inicial planteaba la emisión de 300.000 millones de pesos, la demanda de los inversionistas sobrepasó los 560.000 millones de pesos, con lo cual se adjudicaron 100.000 millones más.

Estos títulos tienen un plazo de 10 años y tuvieron una tasa de corte de 4,14 por ciento efectivo anual más inflación.

Davivienda ya había realizado una operación similar en febrero de este año, cuando emitió 700.000 millones de pesos en bonos ordinarios.

Así, las emisiones de deuda corporativa en lo corrido de este año ya sobrepasaron los 3,88 billones de pesos, según datos de la Bolsa de Colombia.

Y el apetito de los inversionistas se ha mantenido, pues las operaciones realizadas han recibido una demanda por más de 6,8 billones de pesos.

En total, han sido siete los emisores que en el 2015 han obtenido recursos utilizando este mecanismo de financiación.

Del monto colocado, 1,95 billones de pesos corresponden a deuda del sector financiero, proveniente de procesos realizados por Davivienda, Banco Popular y Leasing Bancolombia.

El segundo mayor emisor ha sido el sector público, pues hay 1,13 billones de pesos que son las colocaciones de bonos de deuda pública ejecutadas por Empresas Públicas de Medellín e ISA.

Los 800.000 millones de pesos restantes son de empresas relacionadas con el sector energético, como la Organización Terpel y Promigas.

Aunque hay una amplia distribución de plazos de las obligaciones, el rango está entre 2 y 20 años, aunque el grueso se concentra en recursos pagaderos a una década.

Esto, si se tiene en cuenta que las emisiones no son solo para el fondeo de proyectos, sino para refinanciar deudas a mayores plazos.

En cuanto a los intereses, la gran mayoría están atados a la inflación, y solo dos han sido a tasa fija.