Denuncian presión indebida en intermediación de seguros

Gremio del sector dice que se estaría violando la libre competencia y reclama acciones de autoridades. Empresas señaladas responden.

EPM

EPM dice que sus seguros los contrata por licitación y que no impone aseguradoras. La semana pasada informó la recuperación de $ 239.000 millones por el daño en la represa Guatapé.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
noviembre 28 de 2016 - 10:16 p.m.
2016-11-28

Un número grande de empresas, entre ellas importantes compañías públicas y privadas que facturan billones de pesos, estarían condicionando la adjudicación de obras a que los contratistas adquieran los seguros de responsabilidad civil y las pólizas de cumplimiento con corredores de seguros y agencias designadas por ellas.

La Agremiación Nacional de Asesores de Seguros (Anase), que cuenta con más de mil afiliados, asegura que ha recopilado por lo menos 200 casos en los cuales se incurre en esta conducta que para ellos es irregular y atenta contra la libre competencia.

Así, de acuerdo con Anase, ese negocio, que, según afirma, mueve más de medio billón de pesos, se ha concentrado en un 40% en un puñado de firmas, mientras que en el sector hay 32 corredores (vigilados por la Superfinanciera) y más de 20.000 intermediarios de otras categorías.

“Están obligando a nuestros clientes a tomar las pólizas de seguros con unas empresas, sacándonos a nosotros del mercado”, se queja Adriana Pérez, gerente de Avante Asesores de Seguros e integrante de la junta directiva de Anase.

Añade que la práctica lleva bastante tiempo y su gremio se conformó hace tres años buscando contrarrestarla.

Pérez sostiene que muchos de sus clientes han tramitado pólizas con corredores o agencias de cabecera, pero al presentarlas donde los contratantes se las devuelven por no proceder de quien ellos imponen.

Según Fernando Mckallister, otro miembro de la junta de Anase, la Ley 45 de 1990 y el decreto 663 de 1993, que regulan la actividad financiera, señalan que en Colombia ninguna entidad pública o privada puede obligar a tomar una póliza con quien no se quiera. Agrega que, no obstante, los contratantes se apoyan en una circular de la Superintendencia Financiera que estipula la libertad de tomadores (los que pagan las primas por la póliza) y asegurados para definir ellos mismos quién los protegerá y a través de quién quieren generar este vínculo, con el argumento de que son ellos los que reciben la indemnización en caso de un siniestro.

“Al final del texto dicen: la empresa contrató todos sus seguros a través de tal intermediario (el corredor o la agencia). Diríjase a él para tomar las pólizas”, añade el directivo gremial. Para Anase eso es inexplicable y pide que se investigue si existen casos en los cuales se devuelve la comisión de venta “por debajo de la mesa”, algo que es ilegal.

También, rechaza la llamada Póliza Matriz de Grandes Beneficiarios, que han institucionalizado grandes empresas. Se trata de un formato hecho a la medida de cada una, donde figuran las condiciones expresas para la póliza. “A una entidad privada o particular lo que le debe interesar es que su patrimonio esté respaldado oportunamente y que se cumplan con los requisitos, como que la póliza tenga cumplimiento, estabilidad, calidad… y cualquier compañía de seguros en Colombia puede respaldar ese contrato”, apunta Pérez.

La otra posible irregularidad, según Mckallister, es que al concentrar todas las pólizas con un solo asegurador se genere una presión sobre este para que en caso de una reclamación pague sin derecho a apelar, a riesgo de que si no lo hace, le quiten un negocio millonario a futuro.

“Desaparece el derecho de defensa, porque no todos los incumplimientos son por cuenta del contratista, sino eventualmente puede haber fallas del contratante. Por ejemplo, ante el compromiso de construir una cerca en un periodo de tiempo determinado que no se cumple, puede ser que haya inconvenientes como que un parqueadero en uso estorbe, pero aun así la única salida de la aseguradora es pagar”, dice Mckallister.

Anase afirma que se ha quejado ante Fasecolda, el gremio asegurador, así como ante las autoridades y no ha obtenido una respuesta adecuada.

El superintendente delegado para Protección de la Competencia, de la Superintendencia de Industria y Comercio, Jorge Enrique Sánchez, aseguró que no hay ninguna denuncia al respecto. No obstante, aclaró que no necesariamente una exclusividad en proveedores implica una práctica contra la libre competencia, lo cual depende de si hay una conducta cartelista o de abuso de posición dominante.

“Nosotros no nos queremos pronunciar al respecto, porque creemos que no es de nuestra competencia”, dijo un vocero de Fasecolda ante una llamada de Portafolio.

La Superfinanciera sostiene que no ha recibido ninguna queja formal al respecto.

Mientras tanto, algunas de las firmas mencionadas por Anase, defendieron su esquema de contratación de seguros.

EMPRESAS SEÑALADAS RESPONDEN

EPM defendió la Póliza Matriz que aplica desde el 2013 como una forma de estandarizar su protección dada la magnitud de los activos que involucran los contratos. Además, quiere evitar que las pólizas no cubran lo que EPM exige, que ocurran falsificaciones o fraudes.

Según el gerente de Gestión Integral de Riesgos, Sergio Toro, a los corredores no les paga comisión sino honorarios y, en todo caso, es el contratista el que elige entre varias opciones.

ETB asegura que con la Poliza Matriz evita “discusiones y dilaciones al momento de reclamar los siniestros o ver reducidas las indemnizaciones” y amplía la protección a multas y cláusulas penales.