Deportes que enriquecen su vida laboral

El tenis, el squash y el golf no solo permiten estrechar relaciones y ‘cerrar negocios’ sino que aumentan las habilidades físicas y mentales.

Es clave consultar a un médico del deporte para determinar la mejor rutina.

Archivo particular

Es clave consultar a un médico del deporte para determinar la mejor rutina.

Empresas
POR:
junio 22 de 2015 - 03:12 a.m.
2015-06-22

Una motivación más tienen los ejecutivos para animarse a hacer ejercicio. No solo benefician a su corazón, pulmones, músculos y mente, sino también sus negocios.

Eso sí, hay que ser muy dedicados, disciplinados y constantes. Esto es dejar de ser deportistas de fin de semana y animarse a practicarlo “cinco o seis veces por semana, acompañado de una buena preparación física, que garantice un mejor desempeño en el deporte específico, un menor riesgo de lesión y mayor disfrute de la actividad”, dice el doctor Hernando Jaime González, médico del deporte.

Otro estímulo está relacionado con las actividades físicas y deportivas que más gustan a las personas que se mueven en el mundo de los negocios. El tenis, el golf y el squash hacen parte de ellas.

El squash, por ejemplo, es preferido por los ejecutivos jóvenes. Es considerado muy rápido y de gran exigencia física, así como de una habilidad extraordinaria, no solo para estar pendiente de la raqueta (diferente a la del tenis), sino de la pelota de goma, para evitar pegarle al contrincante y no dejar que esta rebote en el piso más de una vez, porque el punto sería para el contrincante.

EL DEPORTE BLANCO

Por su parte, “el tenis brinda beneficios mentales, sociales y emocionales; afina la coordinación, desarrolla pensamientos tácticos y de resolución de problemas. Es ideal para hacer contactos de negocios”, afirma Uriel Oquendo, director de la Academia Colombiana de Tenis. Y es que, definitivamente, el tenis está de moda, por lo que crece la oferta de clubes, cursos y torneos.

Los ejecutivos, explica Oquendo, “se benefician de este que es muy divertido, mejora la flexibilidad, la coordinación y la salud; desarrolla la ética, la responsabilidad, la disciplina y enseña lecciones de vida”.

En general, los mantiene fuertes física y mentalmente. “El resultado del partido depende en un 60 por ciento de la fortaleza mental, muy necesaria en el trabajo de los ejecutivos”, afirma Hernando Jaime, médico del deporte, quien agrega que, por sus características, “el tenis demanda rapidez física y mental, toma de decisiones y estrategia para triunfar o salir de una situación difícil; también, capacidad para aguantar el partido, lo que se traduce en esfuerzo y persistencia, y por ende, éxitos. Eso, sin duda, es algo muy similar a lo que ocurre en una empresa”.

La concentración también se fortalece. Significa “mantener la mente en el aquí y en el ahora. La concentración relajada es el arte supremo porque nada se puede dominar sin ella, pero con ella se logran muchas cosas”, dice Timothy Gallwey, uno de los pioneros en psicología deportiva, exjugador de tenis y autor de libro El juego interior del tenis. Según el autor, “el tenis es estupendo para desarrollar la concentración, habilidad que puede mejorar tu rendimiento en cualquier aspecto”.

LA PRECISIÓN DEL GOLFISTA EJECUTIVO            

Muchos negocios se han logrado mientras se camina por un campo de golf.

Es llamado el deporte de los negocios, pues se constituye en un gran puente para iniciar o sellar relaciones laborales, sociales y profesionales.

El golf ofrece múltiples ventajas, como el “contacto directo con la naturaleza, que ayuda a reducir el estrés laboral”, dice el doctor Hernando Jaime, médico del deporte.

Además, las caminatas por el campo y al aire libre ayudan a mantener el organismo en buena forma, pues, contrario a lo que se cree, se requiere buena preparación física, lo que ayuda a prevenir lesiones y a mejorar el desempeño.

Además, su práctica juiciosa exige a las personas trabajo mental y de cálculo para cada golpe, para mejorar el swing y así lograr un puntaje ideal, alcanzando los 18 hoyos que se deben superar, y haciendo una perfecta lectura del green.

Estas habilidades, dice Jaime, también se pueden trasladar a la oficina en todo contexto y escenario, y mucho más, a la hora de hallar soluciones.