Los desafíos que traen las NIIF

El programa empresarial consta de cuatro etapas, lideradas por expertos en diagnóstico, capacitación y entrenamiento, migración a la convergencia de NIIF e implementación y acompañamiento.

Desde el 16 de junio la Universidad del Norte comenzó un programa para la implementación de las NIIF para pymes grupo 2.

Archivo particular

Desde el 16 de junio la Universidad del Norte comenzó un programa para la implementación de las NIIF para pymes grupo 2.

Empresas
POR:
agosto 28 de 2014 - 12:07 a.m.
2014-08-28

Desde 2015, las empresas del país estarán obligadas a implementar las normas internacionales en sus informes contables. Las transformaciones no solo se exigirán al sector empresarial, sino también al académico.

En cuanto al área contable se refiere, Colombia es uno de los países de la región más atrasados frente al mercado mundial, por eso la aplicación de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) es una prioridad en la agenda competitiva del país.

Para el 2015, todas las empresas deberán adoptar este lenguaje común, según las exigencias del Gobierno Nacional que pretende en su estrategia económica de expansión en el contexto de la globalización.

Para este propósito, a través de la Ley 1314 de 2009, el Gobierno precisa cuáles son las autoridades competentes, el procedimiento para la expedición de los principios y normas de contabilidad e información financiera y de aseguramiento de información que serán aceptados en Colombia, así como señala cuáles son las entidades responsables de vigilar su cumplimiento.

De cara a los tratados de libre comercio en vigencia y los nuevos acuerdos comerciales que tiene pensado llevar a cabo el Gobierno, este proceso se convierte para las empresas en una forma de reflejar una imagen financiera y operativa más organizada y confiable, pues la información contable será más acorde a su realidad financiera y a los estándares internacionales.

Esto les permitirá poder tener criterios muchos más sólidos para la toma de sus decisiones, como lo afirmó Alfredo Borrero, docente investigador de la Escuela de Negocios de la Universidad del Norte. “Le dará a las empresas mejor acceso a recursos con la Banca, con inversionistas extranjeros o con clientes y proveedores en el exterior que requieran información de las empresas para facilitar sus negociaciones”, agregó.

En ese sentido, las empresas tienen que adecuarse porque es la única manera de hacer negociaciones con otras compañías y de conseguir inversionistas internacionales. Actualmente, las compañías se encuentran en un proceso de transición. Respondiendo a esa coyuntura, desde el 16 de junio la Universidad del Norte comenzó un programa para la implementación de las NIIF para pymes grupo 2, para darle apoyo al sector empresarial en la adopción y la convergencia.

El programa empresarial consta de cuatro etapas, desarrolladas en un tiempo de 3 meses, lideradas por expertos en cada área, que son: diagnóstico inicial, capacitación y entrenamiento, migración en el desarrollo de la convergencia a las NIIF e implementación y acompañamiento. En estos momentos se está formando el primer grupo de 10 empresas de la región Caribe y ha evidenciado los desafíos que tienen por afrontar con esta adaptación financiera, que por años se realiza tradicionalmente.

“Hemos encontrado personal con disposición al proceso, donde alrededor del 60% de los líderes del área contable ha realizado algún curso con respecto al tema, pero hay deficiencia en formación y manejo de la matemática financiera que, en el proceso de adopción de las NIIF, toma relevancia al momento de mostrar el valor razonable de los activos y pasivos financieros”, expresó Borrero.

Esto conlleva que en el proceso de convergencia, las empresas necesiten de un aliado que los guíe en el proceso final.

Además, no se han destinado los presupuestos necesarios para poder contemplar todos los requerimientos en formación del personal y apoyos en sistemas de información requeridos. Y se hace evidente la vital importancia de contar con un contador que esté bien preparado, que reúna las características de un contador internacional.

A nivel nacional hay escasez de profesionales con ese tipo de perfil, lo cual significa que el reto no es solo de las empresas, las cuales han venido formando a sus contadores actuales en esas áreas, a través de seminarios, certificaciones y diplomados, sino que implicará que los centros de educación superior ajusten los programas.

“Desde la Escuela de Negocios, con el programa de contaduría, se desarrolla en su pénsum académico las habilidades y competencias del contador que necesitan las empresas para afrontar estos cambios. Estamos formando un profesional con un perfil crítico con una gran capacidad de interpretación de las normas, altísima habilidad en el área de matemáticas y con énfasis en matemáticas financieras, bilingüe y con una orientación internacional, que va a poder liderar no solo las áreas contables de las organizaciones, sino también las financieras”, concluyó Borrero.

Alfredo Borrero
Especial para Portafolio
Docente investigador de la Escuela de Negocios de la U. del Norte