‘Devaluación, oportunidad para el negocio inmobiliario’

Para el presidente de la compañía Coldwell Banker, las transacciones basadas en la preventa ofrecen más seguridad. A esto le suma la ventaja de que los constructores inician obra solo al lograr el punto de equilibrio y la acertada participación del fideicomiso en la administración de recursos.

David Bassan, presidente para Latinoamérica de Coldwell Banker.

Archivo particular

David Bassan, presidente para Latinoamérica de Coldwell Banker.

Empresas
POR:
septiembre 04 de 2015 - 02:42 a.m.
2015-09-04

La multinacional de servicios inmobiliarios, Coldwell Banker, abrió recientemente dos oficinas en Colombia –una en Montería y otra en Ibagué–, con las cuales suma 17 en el país.

A esto hay que agregarle 190 profesionales que manejan negocios de arrendamientos y de vivienda nueva y usada. Además, su inventario actual es de 4.800 unidades por un valor de 4,5 billones de pesos.

Sobre esta dinámica y lo que viene para el mercado inmobiliario, tras diez años de entender y aprender de lo que sucede localmente, habló David Bassan, presidente para Latinoamérica de la compañía, que realizó su cumbre anual en Bogotá.

Coldwell Banker se mueve bastante en el mercado de vivienda, pero ¿cómo va la dinámica en otros segmentos y usos?

Efectivamente, el proceso de crecimiento ha sido constante y nos ha permitido liderar los mercados de vivienda nueva y usada; sin embargo, a través de nuestra red también manejamos arrendamientos que, a la fecha, suman 700 contratos por más de 2.000 millones de pesos.

También le hemos hecho seguimiento a las oficinas y hemos encontrado que hay una gran oferta que tomará algún tiempo en ser adquirida, sin que implique mayor riesgo.

¿Qué ventajas tiene manejar una red de negocios tan consolidada?

Contar con esta red en 50 países nos permite manejar propuestas en todo el mundo y concretar negocios globales. En Latinoamérica, México y Colombia son los que más atraen la atención del exterior y eso hay que aprovecharlo.

¿Cuáles son las ciudades que más demandan los inversionistas extranjeros?

Bogotá llegó a representar el 60 por ciento del mercado inmobiliario en el país; sin embargo, otras ciudades le quitaron cerca del 20 por ciento. Entre ellas están Cartagena, Bucaramanga, Medellín, Cali y Pereira.

También vemos oportunidades en las que tienen más de un millón de habitantes.

¿Por qué Colombia es un buen país para los negocios inmobiliarios?

Porque se basan en la preventa y esto nos da más seguridad. Por eso, el hecho de que los constructores inicien obra solo al lograr el punto de equilibrio es una gran ventaja; si a esto le sumamos la participación del fideicomiso a través de la administración de los recursos de las ventas, pues no hay duda de que nos movemos en un entorno más favorable.

Pero ahora la situación es complicada. ¿Qué opina de la devaluación del peso y su impacto?

A pesar de que afecta a algunos sectores, no hay que desconocer que se constituye en una oportunidad para los exportadores y para los inversionistas extranjeros; hacer negocios en dólares hoy, 50 por ciento más barato, obviamente es muy atractivo. Esto, de hecho, nos ofrece la posibilidad de analizar desarrollos residenciales con inversión extranjera.

A propósito, en el país se trató de tramitar la Ley de Segunda Vivienda para incentivar la inversión extranjera, pero quedó engavetada en el Congreso. En otros países ha sido exitosa, ¿qué opina?

Para Colombia sería importante. Basta citar el caso de Panamá, que aprovechó una ley similar, con exenciones y características económicas atractivas para los constructores e inversionistas, y les fue muy bien.

Gremios como Fedelonjas y el Gobierno han advertido sobre la necesidad de profesionalizar la actividad inmobiliaria, ¿cree que hay mucha informalidad?

En Coldwell Banker somos conscientes de eso y por eso tenemos claro que la excelencia de quienes están vinculados a la actividad solo se logra con algo que defino como 'formación, formación y formación'.

Esto significa que vemos muy bien que en el país se impulsen estas iniciativas, sobre todo ahora cuando están llegando tantas firmas extranjeras y los negocios del sector necesitan gente preparada.

¿Cuáles son las proyecciones de la compañía?

Ya nos estamos proyectando hacia el 2017, año en el que esperamos sumar 36 oficinas en Colombia con la idea de cubrir todo el territorio nacional.

De hecho, con las 17 que manejamos actualmente, ya tenemos una participación de 62 por ciento.

CLASE MEDIA FORTALECIDA

David Bassan considera que la clase media de Colombia, como la de otros países emergentes, se ha ganado un lugar importante en la economía.

“Al sector inmobiliario, esto le ha permitido fortalecerse. Incluso, con la política acertada del Gobierno, que atiende este segmento, las oportunidades de negocios han aumentado”, asegura el directivo, quien agrega que en los estratos altos, al hablar de precios, se llegó a niveles internacionales.

Sin embargo, según Bassan, la devaluación permitirá que el estrato alto tenga precios más aterrizados y lógicos.

Gabriel E. Flórez G.

Economía y Negocios