El mundo ya preparara llegada de la telefonía 5G

El director de Innovación de Nokia en A. Latina, dice que Colombia debe
alistarse.Tema crítico: dónde ubicar nuevas celdas que reciban la señal.

Demetrio Rakitin, director de Tecnología e Innovación de Nokia en Latinoamérica.

Demetrio Rakitin, director de Tecnología e Innovación de Nokia en Latinoamérica.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
abril 28 de 2016 - 07:42 p.m.
2016-04-28

Sin que el país aún alcance la cobertura total con la tecnología 4G para la telefonía móvil y transmisión de datos, en el mundo hay avances importantes hacia la 5G y se espera que hacia el año 2020 ésta ya se esté masificando.

Demetrio Rakitin, director de Tecnología e Innovación de Nokia en Latinoamérica, explica los pasos que se están dando al respecto.

¿Qué es el 5G?

No es una tecnología disruptiva, sino un cambio en lo que se va a poder hacer con la red. Nokia está liderando su introducción a nivel mundial, pero eso no quiere decir que estemos descuidando lo que ya tenemos. Se va a apalancar en el 4G incorporando nuevas frecuencias y capacidades que permitirán cosas que hoy no son posibles.

¿Como cuáles?

Cuestiones que requieren respuesta inmediata, como carros que se conducen solos. O cuando alguien esté haciendo algo en la computadora pero en realidad la respuesta viene de un servidor lejano. Así mismo, puede ser todo lo relacionado con realidad virtual, como dos personas interactuando en un juego y que perciben en forma inmediata las reacciones del otro.

Otra cosa que traerá es la confiabilidad: los servicios de misión crítica que no pueden tolerar fallas puedan ser montados sobre una red 5G con la confianza de que no van a fallar. Por otro lado, el 5G permitirá una velocidad máxima instantánea en un sector de por lo menos 10 gigabytes por segundo. Hoy el límite estándar es de 100 megas por segundo.

"Conectará la fábrica del futuro y
ayudará a crear un sistema de
producción automatizado y flexible".

COMPARTIR EN TWITTER



¿Qué tiene qué ver con el internet de las cosas?

El 5G no es internet de las cosas, sino que va a permitir aumentar el ecosistema del internet de las cosas que hoy ya existe sobre otras tecnologías, lo que significa que millones de dispositivos se puedan conectar simultáneamente y responder cuando alguien se los pida. Hoy día ya estamos llegando a 6 mil millones de conexiones móviles en el mundo y se espera que al 2025 sean unos 45 mil millones.

¿En las empresas qué tan útil puede ser?

Cuando llegue el momento, el 5G conectará la fábrica del futuro y ayudará a la creación de un sistema de producción totalmente automatizado y flexible. Será el habilitador de una infraestructura muy eficiente con ahorros importantes de recursos, realidades aumentadas y escenarios virtuales que ya han empezado a cambiar los procesos de negocio.

¿Qué tanto se ha avanzado en el 5G?


La tecnología está en fase de estandarización. Las primeras pruebas se concluirían en el 2017 o 2018 y los productos comerciales se verían hacia el 2020. Hoy no hay redes 5G, solo que hay son pruebas del concepto que están usando bandas muy elevadas para ver cómo se comportan bajo ciertos escenarios, pruebas de latencia y confiabilidad, etc.

¿Nokia quiere ser pionera en este campo?

Nokia está liderando el 5G. De hecho, está el 5G Nokia, que es un organismo de estandarización en el que somos pioneros, aunque también participan otros fabricantes, competidores y complementarios a nosotros.

¿Qué tantos recursos destinan a ello?

Son 4.500 millones de euros al año en investigación y desarrollo. No está discriminado, pero un porcentaje importante es para este proyecto, porque es lo que va a permitir continuar teniendo productos competitivos, y no estamos tan lejos del 2020.

¿En esto, como está América Latina?

Países como Brasil, Colombia, Chile, Argentina, Perú y México, con una alta penetración de la telefonía móvil y que cuentan con planes de crecimiento de la banda ancha, son los que más rápidamente deben prepararse para la transición de la cuarta a la quinta generación de la comunicación móvil.

Actualmente la región cuenta con el 5 % de penetración de banda ancha móvil basada en 4G, y no solo tendrán que adaptar sus legislaciones o reglamentaciones frente a la nueva tecnología 5G, sino también sus infraestructuras.

SE REQUIERE UN CAMBIO DE ARQUITECTURA EN LAS REDES ACTUALES


Demetrio Rakitin explica que el 5G va a reutilizar las antenas actuales de sistemas LTE, e incorporará otras frecuencias más altas, de 6 a 100 gigahertz, aunque el estándar aún no está definido. Se van a necesitar celdas pequeñas de manera masiva, porque la frecuencia es tan alta que el alcance será corto, prácticamente de visión directa. “Las autoridades debieran facilitar o preparar el ecosistema para que los operadores puedan contar con la facilidad de ubicarlas”, dice.

El tamaño de la inversión necesaria dependerá del estado de la red de cada operador y de la estrategia que tenga este para posicionarse.

“Las redes actuales van a necesitar, así mismo, ciertos cambios arquitectónicos de conceptos y para poder moverse en esta dirección lo primero que tienen que hacer los operadores es ver qué pasos pueden dar, porque no pueden darlos todos al tiempo”, añade.

Uno de esos pasos está relacionado con disponer de lugares para las celdas, y el otro es la interconexión de las celdas pequeñas con las antenas actuales.