Dirigente gremial, un cargo muy estable

En promedio, los líderes gremiales más antiguos del país tienen 17,5 años al frente de sus asociaciones, lo cual evidencia la estabilidad y respaldada por su gestión.

Camilo Llinás, presidente de la Asociacion Colombiana de Fabricantes de Autopartes (Acolfa).

Portafolio.co

Camilo Llinás, presidente de la Asociacion Colombiana de Fabricantes de Autopartes (Acolfa).

POR:
febrero 09 de 2013 - 12:06 a.m.
2013-02-09

En Colombia, al menos 27 gremios de carácter nacional tienen dirigentes con 10 años o más en su cargo. Esta particularidad certifica los buenos resultados y el liderazgo que caracteriza a las organizaciones gremiales que defienden a los intereses de los productores.

El fenómeno no es propio de ningún sector o industria, pues los hay de todo tipo: desde agricultores, hasta el financiero, industrial y de profesionales. Si se sumara la experiencia que ellos agrupan, serían, al menos, 474 años de puro conocimiento.

Según Luis Fernando Jaramillo, director de Inalde Business School, este fenómeno implica muchas ventajas, como el conocimiento que estas personas acumulan de su propio mercado, pues saben leer la economía desde su gremio; además, al llevar tantos años en el cargo, conocen perfectamente a sus agremiados y sus necesidades. El experto también señala que la trayectoria hace posible que se construyan buenas relaciones con personas que están fuera de la asociación, como miembros del Gobierno y universidades, las cuales pueden ser muy beneficiosas para trabajar en pro de los intereses del gremio.

Sin embargo, Jaramillo advierte que si el tema no se maneja correctamente pueden crearse picos de botella en los ascensos dentro de un gremio, lo que puede frustrar o hacer que este pierda personal talentoso.

“Muchas veces no tienen la fuerza suficiente para defender algo porque no les parece interesante ni quieren tener una disputa. Son más respetuosos de lo políticamente correcto cuando llevan muchos años y más agresivos cuando apenas empiezan”, señaló Jaramillo.

Por su parte, Duarte Ramos, gerente de Hays Colombia, afirma que la estabilidad en los cargos gremiales no es única de Colombia y representa un reconocimiento a la buena gestión de los dirigentes gremiales.

Portafolio habló con algunos de los presidentes de gremios para conocer sus opiniones respecto a la clave para liderar de manera prolongada y exitosa este tipo de organizaciones de productores y profesionales.

El decano de los presidentes

El dirigente gremial más antiguo del país ha dedicado la mitad de su vida a trabajar por los autopartistas.

Camilo Llinás, presidente de la Asociacion Colombiana de Fabricantes de Autopartes (Acolfa), ostenta la corona del líder gremial más antiguo de Colombia. Tiene 31 años en su cargo y dice que espera que vengan muchos más. Su historia se remonta a 1982, cuando su industria, dice, era muy pequeña, comparada con la magnitud “de clase mundial” que tiene en este momento.

Según dijo Llinás, no todos los años han sido fáciles. Por ejemplo, recuerda cuando, entre 1999 y el año 2000, el dólar rozaba casi los 3.000 pesos, lo cual dificultaba la gestión. Sin embargo, “este es el momento más difícil que he tenido que manejar, porque nos han tocado revaluación y tratados de libre comercio juntos”, expresa Llinás.

Al cuestionarlo sobre el secreto de su éxito en Acolfa, Llinás no duda en responder: “me esfuerzo todos los días por los industriales, quienes ven la dedicación y los resultados, que no son míos, sino de mi equipo. Esta es la ratificación permanente a un sistema de trabajo”.

“Nunca pensé que duraría tanto tiempo, la mitad de mi vida, pero fue tanto lo que me atrajo que se me volvió, prácticamente, un reto personal y más en estos momentos de crisis, cuando es necesario salir adelante”, finalizó.

Tener un norte claro: el secreto

El líder de los arroceros en el país dice que trazarse metas es el primer paso para alcanzarlas.

Rafael Hernández, director ejecutivo de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), dice que cuando entró al gremio, en 1982, solo estaba pensando en ejercer la agronomía, la profesión que amaba. Hace 23 años logró dirigir la entidad, luego de haber escalado por todas las posiciones dentro de la federación.

“Si uno se propone unos objetivos claros, se consiguen con la permanencia”, dijo Hernández sin titubear.

Aunque jamás pensó que duraría tanto en el cargo, dice que le encanta su trabajo. “La peor crisis que he tenido que enfrentar fue la de los años 90, cuando casi desaparece el sector. Pero con un equipo de trabajo, nos propusimos sacar al sector adelante”, aseveró. “Trabajamos para tener un gremio sólido, fuerte, que además va a tener una representación muy importante a nivel nacional e internacional. Hemos avanzado mucho”.

Respecto a lo que más le gusta de dirigir Fedearroz, Hernández asegura: “lo más gratificante de mi trabajo es cumplir con mi deber y haber tenido logros, aunque ahorita estamos en otra crisis pero pienso que el diálogo y la actitud positiva pueden sacar adelante muchos propósitos”, afirmó.

Un liderazgo que trasciende fronteras

Es uno de los líderes mejor reputados del país. Su influencia se extiende a diversos sectores.

Luis Carlos Villegas, abogado y socioeconomista de la Universidad Javeriana, fue designado en 1996 presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), cargo que lo ha posicionado como uno de los líderes mejor reputados del país. Por su buen trabajo, ha sido reconocido por el Gobierno Nacional con la Cruz de Boyacá, por el de Brasil con la Orden de Río Branco y por el Rey de España con la Orden Isabel La Católica, entre otros. Actualmente paricipa en la mesa de negociación con las Farc.

‘Hacer la tarea’, la recomendación

Para el líder de los exportadores, el servicio es un eje central en la labor de un gremio moderno.

Para Javier Díaz, presidente de Analdex, los últimos 16 años han sido muy gratificantes, pues siente que ha visto crecer su agremiación. “En los gremios, el tema del servicio a los afiliados es muy importante, porque antes estaban muy basados en el lobby”, aseguró.

Según explica, su larga trayectoria es un reconocimiento a una labor bien hecha. “Es una muestra de que uno está haciendo la tarea. Si no fuera así ya me habrían hecho llegar mensajes... Intenté irme como 3 veces y no me han dejado”, sostuvo.

La prudencia, la base para generar armonía

Saber negociar y ser firme son algunos de los secretos en la gestión de Rafael Mejía.

Aunque al principio opuso resistencia a aceptar el cargo, Rafael Mejía lleva 12 años a la cabeza de la Sociedad de agricultores de Colombia (SAC), cargo que también ocupó, en su momento, su abuelo.

Respecto a su trabajo, Mejía dice que, al dirigir un gremio amplio, coordinar los intereses puede ser, en ciertas ocasiones, un desafío. “La Sac representa intereses generales de todas las personas del agro y los armoniza con los de la nación. Eso es muy interesante pues debe tener autonomía respecto a los intereses del Estado y los particulares de los gremios”, aseguró.

Respecto a cómo lo logró, dice que empezó “a buscar la aromización entre todos los gremios para que hubiera un entendimiento y se comprendiera que los diálogos transversales le permitían tener unas posiciones sobre lo básico ante el gobierno”. “Todos los días ha habido algún problema, lo que pasa es que las crisis y los problemas se manejan, en primer lugar, a través de una prudencia y una firmeza, sabiendo qué somos, por qué estamos, para dónde vamos, qué vamos a hacer y qué representamos, teniendo muy presentes a las personas”, dijo.

cribus@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido