Diseño de oficinas, clave para productividad de una empresa

El espacio físico determina en gran medida la satisfacción de los colaboradores. Según revela un estudio reciente, el 41 por ciento de los empleados no se siente satisfecho con su lugar de trabajo.

La capacidad de elegir brinda satisfacción.

Agencias

La capacidad de elegir brinda satisfacción.

Empresas
POR:
junio 28 de 2014 - 12:08 a.m.
2014-06-28

Apagar el despertador, saltar de la cama, darse una ducha rápida, tomar un café y dirigirse a la oficina es la manera habitual de empezar el día para miles de personas, aunque no todas ellas lo hacen de buena gana.

De hecho, muchas no se sienten a gusto en los lugares en los que trabajan.

“Los espacios de trabajo suelen diseñarse sin un propósito o con uno muy elemental, centrado en aprovechar metros cuadrados y reducir costos.

Pero muy pocas empresas llegan a entender todo el potencial que tiene el espacio de trabajo para influir en el ánimo de las personas”, señala Alejandro Pociña, presidente para España y Portugal de Steelcase, una multinacional especializada en el asesoramiento, diseño y equipamiento de los espacios de trabajo.

Según refleja una encuesta realizada por la empresa Ipsos para Steelcase, entre más de 70.000 trabajadores de diez países, entre los principales motivos de insatisfacción con el espacio de trabajo figuran el estrés, la dificultad para concentrarse, la imposibilidad de teletrabajar y no disponer de privacidad al trabajar en espacios abiertos.

En lo relativo al estrés, apenas el 56 por ciento de los trabajadores dijo que su entorno de trabajo le permitía sentirse relajado y calmado.

Asimismo, la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo señala que aproximadamente la mitad de los trabajadores en el Viejo Continente considera que el estrés es un elemento común en sus centros de ocupación.

Además, este organismo manifiesta que el estrés contribuye casi a la mitad de todas las jornadas laborales perdidas.

ELECCIÓN DE ESPACIOS

Otro elemento de insatisfacción es la dificultad para concentrarse, lo que está directamente relacionado con el tipo de espacio en el que se trabaja.

En este sentido, la tendencia actual se centra en la creación de espacios diáfanos que fomentan la colaboración y la transparencia. Sin embargo, solo el 54 por ciento de los trabajadores encuestados dijo que podía trabajar en grupo sin ser interrumpido y el 50 por ciento señaló que no disponía de espacios adecuados para concentrarse.

Para Pociña, “resulta fundamental disponer de espacios que te permitan desarrollar las distintas actividades con comodidad”.

“Es importante que los trabajadores tengan la capacidad de elegir. Por ejemplo, si tienen que hacer un trabajo de síntesis, deben estar en un lugar sin distracciones, donde no sean molestados.

En cambio, si tienen que compartir datos con un equipo, necesitan una sala con tecnología a su disposición donde puedan reunirse”, comenta el experto.

“Es imposible que con un solo espacio de trabajo puedas hacer distintas funciones.

Por lo tanto, hay que diseñar los lugares para que los empleados tengan esa capacidad de elección de espacios”, subraya.

Por otro lado, la incapacidad de teletrabajar también figura en la lista de elementos causantes de insatisfacción.

De hecho, según el estudio de Steelcase, el 62 por ciento de los empleados se sienten “encerrados en sus oficinas” y nunca tienen la posibilidad de trabajar en ningún otro sitio que no sea en las instalaciones de su empresa.

Para Alejandro Pociña, el teletrabajo aporta muchas ventajas.

“Ahora mismo la tecnología permite trabajar a distancia y creo que las empresas tenemos que favorecerlo. Pero el teletrabajo, en exceso, te puede aislar un poco de la corriente, de la cultura y del sentido de pertenencia a la compañía, pues entiendo que la interacción social con los compañeros también es importante”, destaca.

Además, este experto indica: “Es relevante que quienes trabajan fuera de la oficina sepan que, cuando necesiten ir allí, tendrán un espacio donde poder realizar su tarea, pensado para cuando ellos lleguen”.

CUESTIÓN DE COMPROMISO

Un buen espacio puede influir, incluso, en la fidelidad que los trabajadores tienen hacia su empleador.

Otro elemento destacado de cara a la satisfacción de los trabajadores es la posibilidad de elegir y controlar su espacio de trabajo.

Así, según se desprende del estudio, cuanto mayor es la capacidad de elección de un trabajador, mayor es su satisfacción y más alto es su sentimiento de pertenencia a la compañía, lo que se traduce en una mayor productividad.

Según una investigación del Instituto Gallup, el 62 por ciento de los trabajadores en España no se sienten comprometidos con su empresa. Hay un 18 por ciento que sí lo está y 20 por ciento que está “activamente no comprometido”, lo que supone una influencia negativa y potencialmente hostil para la organización.

“Los elementos de insatisfacción, primero el salario y luego el espacio de trabajo, tienen una gran influencia en el nivel de compromiso de las personas”, reitera Alejandro Pociña.

El presidente de Steelcase para España y Portugal apunta que el primer paso a la hora de diseñar un espacio de trabajo es la salud de los trabajadores.

“Debe ser un entorno en el que, al menos, sientan que cuando se van de la oficina no salen peor que cuando entraron, a nivel físico”, precisa.

Para que los trabajadores se sientan cómodos en el lugar en el que desempeñan su actividad laboral, “una vez cubierto lo básico, como la ergonomía, la luz o el ambiente, es importante que a las personas les resulte fácil hacer su trabajo allí”, afirma.

“Hay que hacer un diseño que entienda qué tipo de actividades se hacen en esa empresa y tener espacios especializados para ellas, con el objetivo de que los trabajadores no tengan que saltar obstáculos para hacer su labor”, explica.

En este sentido, Pociña asegura que “el bienestar de los trabajadores se ve reflejado en las cuentas de resultados de las empresas”.

Según el estudio de Steelcase, el bienestar de los trabajadores va más allá de la ergonomía y tiene que ver con distintos factores, como mostrarse participativo en el trabajo, demostrar autenticidad en la vida profesional, gozar de optimismo, sentirse conectado con otras personas, disfrutar de vitalidad física e intelectual y creer que tenemos un objetivo claro en nuestro trabajo.

EFE Reportaje