'Duro' de Fidupetrol perdería la mansión donde está recluido

Apartamentos y acciones de Hélbert Otero Pacheco bajo medidas cautelares por nexo con Fondo Premium.

La Fiscalía le imputó a Helbert Otero tráfico de influencias.

Archivo particular

La Fiscalía le imputó a Helbert Otero tráfico de influencias.

Empresas
POR:
septiembre 07 de 2015 - 11:23 a.m.
2015-09-07

El oscuro empresario Hélbert Otero, señalado cerebro del soborno que Fidupetrol habría pagado para obtener un fallo a favor en la Corte Constitucional, está confinado en una lujosa mansión ubicada en Altos de Yerbabuena (Cundinamarca), con más de 1.300 metros cuadrados.

La casa de Otero, investigado por la Fiscalía como presunto autor intelectual de pago a magistrados, tiene piscina, canchas de microfútbol y tenis, plazoleta y jardines. Según un reciente avalúo en poder de este diario, vale más de 5.000 millones de pesos y está a nombre de su empresa Tecfin, con la que tiene la mayoría de acciones en Fidupetrol.

Y aunque la decisión de darle casa por cárcel indignó a algunos, EL TIEMPO estableció que Otero está a punto de perderla por una turbia deuda con el Fondo Premium, creado por su amigo Juan Carlos Ortiz, preso por estafa.

Efectivamente, Otero obtuvo tres millonarios desembolsos de Premium por cerca de 15.000 millones de pesos y logró que, poco antes de que estallara el escándalo, le cambiarán los plazos de pago hasta octubre del 2014.

El Comité de Crédito de Premium Capital Investments Advisors (la empresa de Ortiz y de Tomás Jaramillo que manejaba a Premium) resolvió, el 5 de septiembre del 2011, reestructurar los créditos que se tenían con las empresas de Otero, reduciendo la tasa de interés al 14 por ciento y ampliando el plazo entre 18 y 24 meses.

Según la Fiscalía, días antes de que se vencieran, el liquidador de Premium, Alejandro Revollo, ordenó el embargo de la mansión.

Pero ese no es el único predio que Otero –protagonista de otros escándalos como Interbolsa y Proyectar Valores– tiene embolatado por esa deuda.

Además, le fueron embargados dos apartamentos en la calle 98 con carrera 9.ª, norte de Bogotá; los derechos fiduciarios de un megalote en Suba; 3 millones de acciones en la Bolsa Nacional Mercantil; 300 millones de pesos en bancos y los derechos en varios locales en los centros comerciales Hayuelos y San Martín, de la capital. Además, dos fincas.

La Fiscalía indaga la legalidad del crédito que Ortiz le ayudó a aprobar a Otero. Además, si la prórroga de los créditos por parte de un comité de Premium le permitió esconder bienes para no responder por la deuda. También se indaga por qué si, desde finales de los 90, autoridades financieras tenían en el radar a Otero, por protagonizar un escándalo en el Citibank, que lo denunció penalmente, no estaba siendo investigado por sus nexos con Interbolsa, Premium y Proyectar Valores.

CASO DE FIDUPETROL

Ahora, la Fiscalía tiene evidencia de que Otero fue quien buscó al abogado Víctor Pacheco para influir ante magistrados de la Corte Constitucional y lograr un fallo a favor de Fidupetrol, quien debía pagarle 22.500 millones de pesos al departamento de Casanare.

Él no admitió los señalamientos, pero correos y testimonios rezan en su contra. Por eso es probable que deje de disfrutar de su casa en Yerbabuena. Ya sea por un remate o por la decisión de la Fiscalía de enviarlo a una celda.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com