Ecopetrol ‘toma el control’ de emergencia en Caño Limón

La petrolera informó que en desarrollo del plan de contingencia, que se activó por los recientes ataques contra la infraestructura petrolera en Norte de Santander, se pusieron en marcha varias acciones con el fin de mitigar el impacto de los atentados en las comunidades y el medio ambiente.

Esta es una de las imágenes que se conocen después de los atentados en Tibú.

Cortesía de @tomasge

Esta es una de las imágenes que se conocen después de los atentados en Tibú.

Empresas
POR:
junio 17 de 2015 - 08:25 p.m.
2015-06-17

Ecopetrol notificó que puso en marcha acciones para superar emergencia por los atentados perpetuados por guerrilleros de las Farc en Norte de Santander.

La primera medida fue la protección de la bocatoma del acueducto municipal de Tibú y la instalación de dos puntos de control operativos en la desembocadura de Caño Cinco y Los Samanes sobre el río Tibú, con el fin de contener el crudo derramado.

También se activó un punto de control permanente en la vereda Club de Leones, en el mismo afluente, y se mantiene activado otro punto en La Gabarra sobre el río Catatumbo.

La petrolera apoyará la emergencia con 12 carrotanques de agua, los cuales serán entregados al Consejo Municipal de Gestión del Riesgo y Desastres de Tibú para su distribución a la comunidad. Los ataques contra el oleoducto Caño Limón se registraron el martes en jurisdicción de la vereda Guachimán en Tibú y en la vereda Filo Guamo en el municipio de Teorama, ambos en el departamento de Norte de Santander.

Adicionalmente se registró un atentado contra el oleoducto I 21 en la vereda Campo Seis, propiedad de Ecopetrol, a la altura del km 13 + 135, en el municipio de Tibú.

Con el apoyo de las Fuerzas Militares se están asegurando las zonas afectadas para que el personal técnico de Ecopetrol ingrese a realizar las labores de atención de la emergencia, limpieza de áreas afectadas y reparación de la infraestructura.

Ecopetrol rechaza enfáticamente estas acciones ilícitas que ponen en riesgo la integridad de las personas, afectan gravemente el medio ambiente, impiden el bienestar de las comunidades y el normal desarrollo de las actividades petroleras.