Edificios de oficinas con propietarios únicos aumentan

Hay más proyectos corporativos que se ofrecen con este esquema, sobre todo en Bogotá.

Atrio, de la firma Arpro, se construye en el Centro Internacional de Bogotá. Manejará el modelo de dueño único en sus oficinas.

Archivo particular

Atrio, de la firma Arpro, se construye en el Centro Internacional de Bogotá. Manejará el modelo de dueño único en sus oficinas.

Empresas
POR:
junio 02 de 2015 - 04:12 a.m.
2015-06-02

Edificios de oficinas para la renta, donde exista un único dueño y los inquilinos tengan un solo interlocutor, son la tendencia que se está consolidando en Colombia.

Así lo confirmó Claudia Samper, gerente de proyectos de la constructora Arpro, que actualmente impulsa en Bogotá cuatro obras con esa figura.

“El negocio cambió y actualmente el mercado corporativo no es de oferta sino de demanda; es decir, el que está buscando oficinas pone las condiciones”, explicó la directiva, quien agregó que esto ha obligado a las compañías a reinventarse para atraer a más arrendatarios y el modelo del único dueño es una respuesta a esa dinámica.

Con este es posible tomar decisiones de forma más expedita sin los tropiezos que conlleva, en algunas ocasiones, tener muchos copropietarios que actúan como si fueran ‘islas’, guiados por intereses personales y no comunes.

Andrés Arango, presidente de Ospinas & Cía. explica: “Conozco casos de multinacionales que requieren muchos metros cuadrados, pero que han visto truncada su intención porque los dueños son cinco o diez que no se ponen de acuerdo”.

El directivo considera que esto debe atenderse con prontitud, ya que el negocio es cada vez más institucional y corporativo, a través de la administración del activo.

Una muestra de ello –anota Arango–, es el edificio de oficinas en el centro comercial Titán Plaza, en Bogotá. Son 15 mil metros cuadrados de área privada arrendable a través de un fideicomiso, que presta un buen servicio a los inquilinos administrando la copropiedad.

“Esto permite ser flexibles a la demanda y, por ejemplo, que oficinas que no cumplen los propósitos comunes puedan ser cambiadas, claro, respetando las normas”, anota.

En la misma línea está el gerente de la firma inmobiliaria Avacol, Manuel Alfonso Carrillo, quien incluso define el modelo como “la figura perfecta para la inversión”. Según el empresario, centrar todo en una sola administración permite la unidad de criterio para todo; por ejemplo, para hacer arreglos o tomar decisiones trascendentales.

“Aunque hay que reconocer que el país ha avanzado bastante en el tema, especialmente en los centros comerciales con dueño único, aún falta mucho por hacer”, anota el directivo, quien –de todas formas– considera valioso que el mercado corporativo haya entrado en la dinámica.

“Incluso, sería ideal para la vivienda; de hecho, hay un proyecto consolidando el esquema para este segmento”, señaló.

gabflo@eltiempo.com