Educación e innovación, claves para ser más competitivos

La calidad del capital humano es básica para que las empresas crezcan y para el desarrollo de un país.

Lograr innovar en el mercado va de la mano con los avances del conocimiento.

Archivo Portafolio

Lograr innovar en el mercado va de la mano con los avances del conocimiento.

Empresas
POR:
noviembre 05 de 2014 - 12:26 a.m.
2014-11-05

De manera general, la economía colombiana va por buen camino, con un crecimiento lento pero seguro, así lo demuestran los resultados del Dane: el PIB nacional creció 5,4% en el primer semestre del año. Pero este crecimiento depende en gran parte de la demanda interna, lo que evidencia la oportunidad que las empresas nacionales aún tienen para hacer parte de la dinámica del comercio internacional.

Lograr que las pequeñas y medianas empresas (pymes) del país empiecen cada vez más a buscar opciones para sus productos en mercados internacionales sigue siendo una tarea pendiente.

Así lo ha entendido el Gobierno Nacional, por lo que a partir de los tratados de libre comercio firmados, convirtió en un propósito nacional mejorar la competitividad de las empresas y la infraestructura necesaria para promover el comercio internacional.

En este contexto los ojos están sobre la región Caribe, por su valor estratégico para facilitar la logística comercial. De este modo, se han realizado inversiones para atender demandas en infraestructura, conectividad e inversión social. Ejemplo de ello es la política para recuperar la navegabilidad del río Magdalena, que reduciría el costo del transporte entre la costa y el interior del país.

Otros proyectos de gran impacto son el mejoramiento de la vía entre Cartagena y Barranquilla, de la Circunvalar de la Prosperidad y la construcción de museos. Todas estas inversiones buscan hacer del Caribe una región próspera y competitiva que potencialice aún más la economía del país.

La región Caribe brinda numerosas ventajas para que compañías de todo tipo, ya sean nacionales, multinacionales o globales desarrollen inversiones en esta zona del país como por ejemplo: zonas francas, parques industriales, beneficios tributarios, personal capacitado, la inversión del Gobierno en la mejora de infraestructura lo cual motiva al progreso e impulso de la empresas en esta zona del país.

Es por ello, que esta región debe desarrollarse como productiva, compacta y por supuesto, competitiva, para ser el motor de desarrollo del país.

“El Caribe cuenta con tres puertos importantes y una entrada al río, lo cual ha potencializado el desarrollo del sector turístico, agroindustria, petroquímico, manufacturero, farmacéutico, de metalmecánica, de dotación hospitalaria, de la moda, entre otros. Y para aumentar la competitividad debemos trabajar conjuntamente todas las ciudades de la región”, señaló Harold Silva Guerra, director del Centro de Estrategia y Competitividad de la Escuela de Negocios de Uninorte. Y es que todavía falta mucho por hacer. Pese a que Colombia subió del puesto 69 al 66 entre 144 economías del escalafón global de competitividad del Foro Económico Mundial en el 2014, los logros en materia de crecimiento y desarrollo no son significativos. Las inversiones públicas y privadas, sin discusión, transformarán y jalonarán el crecimiento de la región, pero para lograr el éxito la educación y la innovación se imponen como pilares esenciales.

En síntesis, las organizaciones que deseen conquistar nuevos mercados deben actualizarse con mucho dinamismo y rapidez para fortalecerse y ajustarse a los vaivenes del entorno. Michael Porter, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, afirma “no se trata de cambiar lo que se produce. El secreto es cambiar la forma como se produce”.

EL CONOCIMIENTO  

Hoy nadie duda de que el conocimiento es una ventaja competitiva importante. Existe una relación directa entre la educación y la productividad, razón por la cual la calidad del capital humano es fundamental, no solo para que las empresas crezcan, sino también para el desarrollo de un país.

“Aunque subimos tres puestos en el Foro Económico Mundial, no es un buen puesto, tenemos que seguir progresando. Y para ser más competitivos lo primero que hay que hacer es organizar la casa y prepararse. Un factor primordial para ello es que las empresas conozcan sobre lo que hacen, eso conlleva a la necesidad constante de capacitarse técnica y académicamente”, expresó Silva.

Para el docente, la formación de las capacidades laborales son esenciales para el éxito en el mercado internacional, y existen experiencias exitosas que demuestran que la educación del personal se convierte en una inversión que a largo plazo potencializa el sector productivo.

“Otros países han hecho mucho hincapié en la educación como motor del desarrollo. Por ejemplo, Corea del Sur, hace más de 60 años era un país pobre comparado con Colombia, y pasó de no tener nada a tenerlo todo.

Su fuente primordial fue la educación, se enfocaron en apoyar a su población con estudios de maestría y doctorado”, observó Silva.

PRODUCTOS INNOVADORES PARA NUEVOS CONSUMIDORES 

Las empresas colombianas les hace falta invertir más fuertemente en la innovación, un factor que en la actualidad es quizá el más relevante a la hora de competir globalmente. Todavía son pocas las patentes nacionales que se registran en comparación con otros países.

“El éxito está en crear productos innovadores para nuevos consumidores. No podemos seguir con la idea de copiar lo de otros países, debemos desarrollar nuestra propia tecnología, y hay que saber que ese es un camino todavía largo pero al que hay que llegar”, advierte Silva.

En ese sentido, ofrecer productos diferentes y nuevos mantendrá en vigencia a las empresas, razón por la cual la innovación se convierte en un factor estratégico.