‘Uso del efectivo cuesta entre el 0,5 y el 1,5% del PIB'

Ann Cairns, presidenta de Mercados Internacionales de MasterCard, habló con Portafolio sobre la importancia para las economías de usar medios electrónicos de pago. Aseguró, además, que las transacciones a través de los equipos móviles van a tener un gran impacto en América Latina.

Ann Cairns presidenta de Mercados Internacionales de MasterCard.

Archivo particular

Ann Cairns presidenta de Mercados Internacionales de MasterCard.

Empresas
POR:
agosto 27 de 2014 - 04:09 a.m.
2014-08-27

Ann Cairns, presidenta de Mercados Internacionales de MasterCard, estuvo en Cartagena en la versión número 49 de la Convención Bancaria como conferencistas, en donde enfatizó la importancia de la adopción de las tecnologías en las transacciones bancarias.

En entrevista con Portafolio, Cairns, quien tiene una experiencia de más de 20 años en ejecución de operaciones de banca minorista global, resaltó los beneficios en las economías de los países que tienen un alto desarrollo en pagos virtuales.

Ustedes han dicho que el uso de plástico y el desarrollo económico van de la mano. ¿Por qué?

Primero que todo, hay muchas pérdidas en la productividad usando efectivo y también muchos costos. Las pérdidas están entre el 0,5 y 1,5 por ciento del PIB del país debido al agujero negro de la economía informal. Si realmente se hace un cambio en el suministro de acceso electrónico, se logran reducir todos los costos y eso es probablemente es de alrededor del 13 por ciento.

En su conferencia mencionó las diferencias en el uso del efectivo en los países de América Latina
¿Qué explicación le da a esta situación?

Creo que depende de cómo es el desarrollo del país, cuáles son las barreras para adoptar la tecnología y reducir la economía informal. Pienso que Chile tiene un mercado más abierto que lo que Colombia ha tenido en el pasado. Si buscamos algo como Brasil, que es el país número uno fuera de América del Norte, con pagos electrónicos con MasterCard, la razón de esto es la urbanización rápida, y eso hace que las personas se adapten a las tecnologías de manera acelerada.

¿El hecho de tener un impuesto a las transacciones bancarias, como el caso de Colombia, influye en esa situación?

Sí, creo que todo lo que impida a las personas hacer pagos electrónicos influye y tener un impuesto por transacción es definitivamente un impedimento.

En algunos países, los gobiernos están haciendo lo opuesto, están promocionando los pagos electrónicos porque es más barato para el consumidor.
En el caso específico de MasterCard, ¿es Latinoamérica lo que estaban esperando?

Latinoamérica es uno de los continentes de más rápido crecimiento para nosotros, ese crecimiento está entre 6 y el 20 por ciento en los últimos años.Creemos que los pagos electrónicos desde el celular van a despegar aquí en un modo mucho más grande.

¿La erupción de las transacciones móviles en una región como América Latina donde la penetración es grande los ayudará a crecer?

Absolutamente. En especial en lugares como Colombia, donde hay muchas áreas de baja penetración de los dispositivos web. Creo que los móviles van a resolver muchos de los problemas para movernos a esos espacios.

¿Cómo ha evolucionado la compañía de ser un proveedor de plástico a estar enfocada en las transacciones, sin importar cómo son estas son conducidas?

Somos una empresa de tecnología y nos dimos cuenta de que tenemos un gran sistema que mueve dinero en todo el mundo, que es increíblemente seguro y fácil de usar. También reconocemos la ventaja de los celulares y tabletas, entonces decidimos hacer algo que es muy innovador.

Diseñamos productos que se ajusten a que los clientes no estén preocupados en cómo y dónde van a comprar, sino simplemente en qué quieren comprar.

El sistema debería ser algo muy simple, particularmente cosas como poder dar recompensas cuando haces las compras, en lugar de preocuparse por un cupo del 10 por ciento que debe recortar de una revista e ir a la tienda. Todas esas cosas se pueden hacer inmediatamente vía electrónica mientras compro un par de zapatos u otras cosas así.

Recuerda que algo como el 85 o el 80 por ciento de las compras en el mundo son hechas por mujeres, por lo que muchas de las cosas que diseñamos son para ser usadas por las mujeres. Es bastante interesante, pensando en cómo está funcionando el comercio.

¿El futuro ya está acá o está por venir?

Creo que el futuro está aquí, pero no está bien distribuido. Si vas a diferentes partes del mundo, si viajas a Estocolmo o a la región escandinava, puedes ver que son altamente electrónicos, las personas están viviendo en una era diferente.

Ricardo Ávila Pinto
Director de Portafolio