Elevado uso de fertilizantes en Colombia

El nivel aplicado por tonelada en el país por es el mayor del mundo, según una muestra de 76 naciones.

POR:
agosto 02 de 2012 - 11:13 p.m.
2012-08-02

En una muestra de 76 países, en la que se evalúan las condiciones de seguridad alimentaria de la población, Colombia muestra una tendencia a la baja en la producción de granos al tiempo que crecen las importaciones de los mismos, durante la última década.

Al analizar la disponibilidad de alimentos a nivel mundial, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos indica que la población cuyo consumo de alimentos está por debajo de las 2.100 calorías diarias, por habitante, se mantendrá en alrededor de 800 millones de personas de aquí al 2022, a pesar del mayor crecimiento de la producción agrícola a nivel global.

Aunque, a nivel mundial, el promedio de producción es de 3,7 toneladas por hectárea, en el grupo de 76 países donde se encuentra Colombia, acompañado de otros 10 países latinoamericanos, el promedio baja a 1,7 toneladas por hectárea y a menos de una tonelada entre los 16 que están en peor situación.

En sus proyecciones, dicha entidad tiene en cuenta diversos factores que influyen en el suministro de alimentos para la gente, como su capacidad de compra, el transporte, el almacenamiento, la investigación y la tecnología agrícola aplicada.

En ese sentido, anota que hay contrastes sustanciales como en el caso del nivel de fertilización de los suelos, donde Colombia bate record con un volumen de 521 kilogramos por hectárea, en contraste con la más baja aplicación de apenas medio kilo por hectárea en Nigeria.

En América Latina, el promedio de aplicaciones de fertilizantes es de 148 kilogramos por hectárea; en Asia, 85 kilos; en el Norte de África, 157, y en África al sur del Sahara, 10 kilos, en promedio.

En relación con la producción de granos en Colombia, el informe revela que de una cosecha de 3,7 millones de toneladas en el 2003 se pasó a un volumen de 3,4 millones en el 2011.

Para el caso de los tubérculos, la producción pasó de 1 millón de toneladas a 1,2 millones, entre las fechas indicadas. En igual periodo, las importaciones de granos pasaron de 3,6 millones de toneladas a 5,3 millones, aumentando de esa forma la dependencia de los suministros desde el exterior.

En su pronóstico sobre América Latina, el informe señala que la región podrá reducir su población en condiciones de inseguridad alimentaria de un total de 48 millones de personas, en la actualidad, a alrededor de 41 millones para el 2022.

Para esa fecha, la producción de granos se espera que pase de 16 a 19,6 millones de toneladas, al tiempo que sus importaciones se incrementen de 16,2 millones de toneladas a 20,7 millones en el 2022.

Indica que Colombia y Honduras mantendrán una dependencia de un 50 por ciento en importaciones de granos.

Siga bajando para encontrar más contenido