Empresa chilena revivirá la venta de las tiendas de barrio

Con la ilusión de erradicar el “impuesto a los pobres”, la empresa llega al país, vía Barranquilla, con un novedoso sistema de venta en las tiendas de barrio a precio de mayorista.

En noviembre se instalarán las primeras 15 máquinas de Algramo en Colombia.

Archivo

En noviembre se instalarán las primeras 15 máquinas de Algramo en Colombia.

Empresas
POR:
agosto 02 de 2015 - 05:00 p.m.
2015-08-02

Su fundador es Juan Manuel Moller, un ingeniero comercial que se convirtió en emprendedor social, cuando se dio cuenta de que la gente de menos recursos termina pagando hasta 30 % más con la compra en ‘sachets’ o en gramos, por no poder tener cómo pagar en kilos o al por mayor.

El concepto de negocio ideado por Moller tiene objetivo es reducir los precios en “las compra de las familias de menos recursos de manera sustentable e inteligente” y, además, apoyar a las tiendas de barrio a competir con las cadenas de supermercados.

El concepto le valió el premio mayor de 300 mil dólares, en la recién finalizada competencia internacional al mejor emprendedor de ‘The Venture’, patrocinada por Chivas Regal, en evento realizado en la cuna del emprendimiento y la innovación, Silicon Valley, California.

“Ese dinero va para reforzar el proyecto de ingreso a Colombia”, reveló triunfal Moller a Portafolio. “Empezaremos por Barranquilla en un proyecto piloto de un año, en 150 tiendas de barrio, para luego ampliarnos al resto de Colombia”, comentó optimista.

Ya en Chile cuentan con más de 300 puntos de venta y por eso ven el potencial en el resto de América Latina. “Colombia es un buen piloto y de ese proyecto depende que nos expandamos a otros países de la región”, refirió.

EL EXPERIMENTO

La idea del proyecto nació cuando estudiaba Ingeniería Comercial en la Universidad Católica de Santiago en el 2011.

Como parte de la actividad académica, le tocó vivir en un barrio pobre de la ciudad por un año y medio.

“Dentro de esta experiencia, a mí me tocó cocinar y comprar los productos, y me di cuenta que a la gente le salía mucho más caro comprar los productos básicos cuando lo hacían en pequeños formatos”, contó Moller, al referir que en las tiendas de barrio se paga hasta 30 % más que lo que se pagaría en mayores cantidades.

“A las familias de bajos ingresos, que son los que mayoritariamente compran en pequeños formatos, se les castiga con un precio más alto”, aseguró.

Otro hallazgo que le dio la idea a Moller para crear su empresa es que “al comprar en pequeños formatos, se generaba más basura, debido a la cantidad de envases que se utilizaba y botaba”.

Con esas dos problemáticas por resolver, se ingenió un sistema para a las personas no les saliera tan caro comprar en formatos pequeños en las tiendas del barrio y, de paso, que compitieran con las cadenas de supermercados.

LA DISPENSADORA

De allí nació Algramo, cuyo concepto es instalar máquinas dispensadoras de productos en las tiendas, similar a gaseosas, donde la gente deposita $500 o $1.000 para comprar arroz, frijoles, lentejas, garbanzos o detergente.

¿Cómo hace para que el precio sea más bajo? Simple, la idea es reducir la cadena de distribución, al comprar directamente al productor y la ganancia la divide 50-50 con el dueño de la tienda.

“Acabar con la cadena de distribución, que incrementa el precio del producto, hace que el consumidor termine pagando un precio justo”, apuntó.

“Pese al bajo precio en el que venden los productos, 30 % a 40 % menos que comprar lo mismo en el supermercado, la calidad de estos no tiene nada que envidiarles a los de marca.

Incluso, el arroz que vendemos nosotros es de mejor calidad que el que venden en grandes tiendas. La calidad de los productos es un elemento que no podemos disminuir”.

Los productos de Algramo son envasados en frascos retornables, para disminuir la basura.

“Los clientes compran los productos recargados, los consumen y luego vuelven con el envase vacío para comprar otro lleno”, contó orgulloso Moller.

SE ESTRENAN CON CINCO PRODUCTOS

Arroz, lentejas, azúcar, frijol zaragoza y detergente en polvo serán los primeros productos que Algramo venderá en las tiendas de barrio en Barranquilla.

Su gerente en el país, Carlos Jaramillo Rios, explicó que “estos productos se comercializarán inicialmente a través del formato de venta retornable”. Adelantó que en noviembre se instalarán las primeras 15 máquinas dispensadoras de Algramo en Colombia.

La meta es poder estar trabajando codo a codo con 150 tiendas de la ciudad de Barranquilla a febrero del 2016, así como también poder ir incorporando más productos que sean para cubrir necesidades básicas de las familias colombianas.

María Victoria Cristancho
Subeditora
@mavicristancho