Empresa colombiana ganó el premio Business for Peace 2018

Se trata de Corpocampo, una compañía que llevó al Putumayo un proyecto que permitía reemplazar el cultivo de coca por palmitos y azaí.

Corpocampo

Hoy trabajan con 1.200 familias campesinas y con 200 empleados en planta, que en su mayoría son mujeres cabeza de familia.

Cortesía Corpocampo

POR:
Portafolio
mayo 18 de 2018 - 07:28 p.m.
2018-05-18

El pasado 16 de mayo, la empresa exportadora de palmito y azaí, Corpocampo recibió un reconocimiento por la Fundación Business for Peace de Noruega por su aporte al valor económico y social de comunidades vulnerables.

La empresa pertenece a la iniciativa Business Call to Action (BCtA), liderada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), quienes además, nominaron a Corpocampo al reconocimiento.

(Lea: Los proyectos innovadores a los que se les miden los campesinos colombianos)

“Fue una competencia entre 170 empresas y quedamos tres ganadores. Fuimos seleccionados por Premios Nobel de Paz, les llamó la atención lo que hacíamos, nuestra historia. Con esto logramos visibilidad ante la comunidad internacional para conseguir recursos de cooperación o posibles inversionistas”, aseguró Édgar Montenegro, creador de la compañía.

(Lea: El agro debe saltar de la ‘precisión’ a la ‘decisión’

De acuerdo con Montenegro, la compañía se creó en el año 2003 con el objetivo de brindar a los campesinos del Putumayo una oportunidad de tener un ingreso diferente al que recibían por cultivar coca. “Se estaban buscando alternativas, el departamento era el que mayor concentración en hectáreas de coca tenía cultivadas. Se empezó a buscar la viabilidad de construir una planta y así nació el proyecto con el apoyo de Naciones Unidas”, dijo el empresario.

(Lea: She Is, la fundación que empodera a las mujeres rurales del país

En sus inicios, Corpocampo comenzó vendiendo palmito en Bogotá. El producto se transportaba en bus en un trayecto de 14 horas para luego ser distribuido en algunos restaurantes y supermercados.

Para el 2006, la compañía realizó su primera exportación de palmito y en el 2014 salió al exterior con el azaí, el fruto de la palma de palmito que se recolecta y se transforma en pulpa para jugos, salsas y aderezos. Actualmente estos dos productos llegan a Francia, Holanda y Líbano.

“El azaí es una fruta silvestre que trabajamos de manera natural. Tiene muchos beneficios antioxidantes que hace que haya un mercado creciente en Europa y Estados Unidos”, comentó Montenegro.

Hoy trabajan con 1.200 familias campesinas y con 200 empleados en planta, que en su mayoría son mujeres cabeza de familia.

“Queremos generar realmente un cambio, es la única manera para tener mejores perspectivas para los próximos años. Los campesinos que han vivido directamente de la coca, sienten miedo por sustituir estos cultivos, hay que cambiar el pensamiento de estas personas para mirar un futuro diferente”, puntualiza.

De acuerdo con la Fundación Business For Peace, Montenegro es reconocido por sus logros los cuales demuestran que el sector privado “puede construir paz identificando oportunidades de negocio que pueden ayudar a los grupos marginados a ser más resilientes”.

Año tras año la Fundación Business For Peace reconoce a líderes del mundo empresarial que trabajan y ejecutan proyectos que van acorde con los fundamentos de la organización.

Los ganadores son seleccionados por Premios Nobel de Paz después de una preselección que hace la Cámara de Comercio Internacional y la Organización para las Naciones Unidas.

Siga bajando para encontrar más contenido